La OIM y sus socios en materia de salud lanzan una vacunación masiva contra el cólera en Cox’s Bazar

Posted: 
10/10/17
Themes: 
Humanitarian Emergencies, Migration Health, Refugee and Asylum Issues

Cox's Bazar  –  En una carrera para prevenir un brote de cólera entre más de medio millón de refugiados rohingyas que han llegado en las últimas seis semanas, los equipos sanitarios que se encuentran en Cox’s Bazar, Bangladesh, lanzaron hoy una operación masiva de inmunización para  aplicar la vacuna oral contra el cólera (OCV).

La campaña se da tras un esfuerzo conjunto internacional para movilizar 900.000 dosis de la vacuna desde reservas para emergencias mundiales y tras una planificación detallada hecha por el Ministerio de Salud de Bangladesh y por las agencias internacionales, entre las cuales pueden mencionarse la Organización Mundial de la Salud, la OIM, UNICEF y MFS.

La primera ronda de esta campaña, que se realizó a nivel de los sub-distritos conocidos con el nombre de upazilas, brindará inmunización a 650.000 hombres, mujeres y niños rohingyas, de un año de edad y más, en los próximos siete días.

El Ministerio de Salud y de Bienestar Familiar solicitó la vacuna de parte del Grupo Internacional Coordinador para la Provisión de Vacunas (ICG) el 27 de septiembre. El Grupo ICG constituye un mecanismo coordinador que reúne a la OMS, UNICEF, MSF y a la Federación Internacional de la Cruz Roja.

GAVI, la alianza para la vacunación provee apoyo financiero y varias agencias nacionales e internacionales se encuentran implementando la campaña, entre ellas la OIM en su calidad de Organismo de las Naciones Unidas para la Migración.

Más de 200 equipos móviles de vacunación, cada uno de ellos compuesto por cinco miembros, han sido movilizados y dispersados a lo largo de los 12 campamentos rohingyas y de los asentamientos temporarios para dar a conocer la campaña.

La misma apuntará a los nuevos asentamientos localizados en los sub-distritos de Ukhiya y de Teknaf en Cox’s Bazar, y al de  Naikkhongchorri en el sub-distrito de Bandarban, como así también a las comunidades receptoras cercanas.

La OIM que ha movilizado a 200 voluntarios para que realicen la campaña, comenzó hoy a trabajar en el asentamiento temporario de Jamtoli.

Los voluntarios de la OIM irán juntos casa por casa, junto con los miembros de los puntos focales de la comunidad, para asegurar que todos los refugiados reciban la vacuna que los protegerá del cólera.

En la segunda ronda de la campaña, 250.000 niños de entre 1 a 5 años recibirán una dosis de refuerzo entre los 14 días y los 3 meses de la aplicación de la primera dosis.

Desde el 25 de agosto, una cantidad aproximada de 519.000 refugiados rohingyas han llegado a Bangladesh tras haber huido de la violencia en Myanmar en lo que ha sido el mayor y más veloz desplazamiento de una población civil en Asia desde la década del setenta.

El cólera es una enfermedad diarreica severa que puede matar a las personas con mucha rapidez si no es tratada de manera oportuna. Si el caso es agudo, puede conducir a una intensa deshidratación, a un estado de conmoción y de muerte en tan sólo un par de horas. Entre los síntomas del cólera se pueden mencionar la diarrea acuosa y los vómitos, calambres en los músculos y debilidad generalizada. Se contrae principalmente bebiendo o comiendo algo que ha sido contaminado por las heces o por vómito infectado con los gérmenes del cólera.

Se puede diseminar con mucha facilidad en comunidades densamente pobladas en las que el acceso a agua segura y a servicios sanitarios es muy pobre. La poca higiene, el volumen limitado de contenedores, la distribución de jabón y el tratamiento de las aguas como así también la alta densidad de población son todos agentes que influyen en la enfermedad. El hecho de vivir en entornos superpoblados, apiñados y sin higiene, con pocos o directamente sin servicios sanitarios, crea las condiciones perfectas para que se produzca un brote de la enfermedad.

Más de 4.500 rohingyas han ya sido tratados por diarrea y muchos otros por deshidratación, y más de 14.000 niños de menos de 5 años de edad padecen desnutrición severa, de acuerdo con el Grupo de Coordinación Entre Sectores que se encuentra en Cox’s Bazar. Los niños desnutridos tienen seis veces más probabilidades de morir de una enfermedad que provoca diarreas como es el cólera.

En el pasado grandes brotes de cólera en campamentos de refugiados llegaron con una tasa de ataque de entre 1-5%  con un pico que se alcanzó tras 2-4 semanas; la duración de la epidemia puede ir de 1 a 3 meses.

Si bien la vacuna oral contra el cólera es una herramienta segura y efectiva, no brinda protección contra otras causas de diarrea y sigue siendo importante seguir las medidas preventivas para las enfermedades que la provocan: beber solamente agua que ha sido adecuadamente hervida o tratada, practicar buena higiene alimentaria y contar con servicios sanitarios adecuados, además de procurar tratamiento inmediato en los centros de salud si la persona se siente enferma.

“Esta iniciativa que tiene una importancia crítica en cuanto a proteger a las poblaciones de por sí vulnerables contra el cólera es bienvenida y los esfuerzos colaborativos de todos los que en ella están involucrados son meritorios. Pero hay aún numerosos y serios riesgos de salud para esta población de refugiados y un aumento de recursos y de respuesta integral son necesarios para mitigar los riesgos adicionales de enfermedades que amenazan la vida de las personas,” sostuvo Patrick Duigan, Funcionario Médico Regional de Rango Senior de la OIM para la zona de Asia y del Pacífico, al hacer uso de la palabra en Cox’s Bazar.

Para mayor información por favor contactar a:

En Cox’s Bazar:
Hala Jaber, Tel: +8801733335221, Email: hjaberbent@iom.int
Leonard Doyle, portavoz de la OIM, Tel: +41 792857123, Email: ldoyle@iom.int

En Dhaka:
 Shirin Akhter Tel: +8801711187499, Email: sakhter@iom.int

  • Un joven rohingya recibe una de las primeras dosis de la vacuna contra el cólera en una clínica de la OIM en Jumbali, en el marco de la segunda campaña de inmunización masiva contra esta enfermedad más grande del mundo, la cual comenzó esta mañana (10/10).  Foto: OIM/Muse Mohammed, 2017.