Los refugiados rohingya continúan llegando a los atestados asentamientos de Cox’s Bazar

Posted: 
10/06/17
Themes: 
Humanitarian Emergencies, Refugee and Asylum Issues

Cox's Bazar - Aproximadamente 2.000 refugiados rohingyas ingresan por día a Cox’s Bazar en Bangladesh tras haber escapado de la violencia en el Estado de Rakhine al norte de Myanmar, de acuerdo con información brindada por el equipo de la OIM que monitorea la frontera entre Bangladesh y Myanmar.

Estas nuevas llegadas llevan la cifra total de refugiados que cruzan a Bangladesh desde el 25 de agosto a aproximadamente 515.000. Los observadores creen que unas 100.000 personas más pueden estar esperando para cruzar a Cox’s Bazar desde el municipio de Buthidaung ubicado al norte de Rakhine.

Muchos de los refugiados llegan a Teknaf – el upazila o sub-distrito más meridional de Cox’s Bazar – pero luego se trasladan al norte, al sub-distrito de Ukhiya y a los vastos y pululantes asentamientos temporarios de Kutupalong, Balukhali y sitios satelitales vecinos.

Llegan allí exhaustos, hambrientos y generalmente sin nada más que su ropa en la espalda, habiendo caminado durante días y tras haber enfrentado un peligroso cruce de río o de mar. Muchos muestran señales de desnutrición.

En el día de ayer Nunavet, de 70 años de edad, caminó sin rumbo fijo por Kutupalong, cansada y desesperada. La frágil y esquelética mujer estaba hambrienta. Su cara, surcada por profundas arrugas, nos hablaba no solamente de fatiga sino de una vida de dificultades soportadas a lo largo de los años. Venciendo las barreras idiomáticas ella balbuceó a pesar de sus dolores y señaló su estómago vacío, su espalda dolorida y sus pies descalzos.

La OIM en su calidad de Organismo de las Naciones Unidas para la Migración apeló esta semana a la comunidad internacional a fin de solicitar la suma de 120 millones de dólares hasta marzo con el fin de poder proporcionar ayuda que se necesita desesperadamente para los refugiados de Nunavet y otros rohingyas que han estado llegando a Cox’x Bazar en las últimas seis semanas. Tiene como objetivo llegar a 450.000 personas (90.000 hogares) en los próximos seis meses.

El llamamiento de la OIM es parte de un plan de respuesta humanitaria más amplio que busca recaudar 434 millones de dólares para ayudar a 1.200.000 personas, incluyendo a la comunidad receptora de Bangladesh.

A pedido del Gobierno de Bangladesh, la OIM se encuentra organizando el Grupo de Coordinación Entre Sectores, el cual coordina el trabajo de las agencias que brindan asistencia en respuesta a la crisis humanitaria que se ha desatada por el influjo de refugiados. También está liderando la coordinación de tres sectores – albergue y artículos básicos de asistencia, gestión del sitio de desplazamiento y comunicación con las comunidades desplazada y receptora.

Las operaciones de la OIM ponen el foco de atención en seis sectores: albergue y artículos básicos de asistencia; gestión de sitios; agua, sanidad e higiene (WASH por sus siglas en inglés); salud; coordinación; protección; y comunicación con las comunidades.

Los servicios vitales brindados por la OIM y por sus asociados incluyen sanidad y agua potable, albergue, comida, seguridad, cuidado de la salud, educación y apoyo psicológico para las personas más vulnerables, muchas de las cuales padecen trauma agudo o han sobrevivido a violencia sexual.

En los asentamientos, las personas que están haciendo fila para pedir ayuda se mueven por entre los varios puntos de distribución que han sido establecidos por las organizaciones de asistencia y por las ONG locales. Mientras esperan durante horas para recibir arroz, bizcochos, láminas plásticas, bidones tipo jerry y materiales de higiene, se puede apreciar que hay una buena cantidad de niños. Se estima que un 58 por ciento de los refugiados tienen menos de 18 años.

Hasta la fecha, la OIM ha distribuido cerca de 40.000 lonas impermeables para brindar albergue básico a los refugiados desde el 25 de agosto. Los mismos incluyen 4.000 kits de albergue con dos láminas de plástico, dos sogas, dos frazadas, y una colchoneta para dormir por familia, todo lo cual ha sido donado por el Departamento para el Desarrollo Internacional del Reino Unido (DFID por sus siglas en inglés).

Los números en aumento de nuevos arribos han provocado a una peligrosa congestión en los asentamientos existentes. El 14 de septiembre, el Gobierno de Bangladesh asignó 2.000 acres de terreno de bosques para establecer un Nuevo campamento junto al asentamiento temporario ya existente en Kutapalong. En el día de ayer, asignó otros 1.000 acres de terreno para poder confrontar las cifras que aumentan de forma creciente.

Los funcionarios a cargo planean usar el vasto sitio a fin de acomodar a todos los refugiados rohingyas en Cox’s Bazar – tanto los recién llegados como los llegados con anterioridad. Con una cifra cercana a las 700.000 personas, este será el campamento de refugiados más grande del mundo.

Los desafíos de establecer el campamento en un terreno inaccesible y con colinas son muchos. No hay nada en el sitio y habrá que planificar e invertir en infraestructura para la construcción de caminos y de puentes, la instalación de sistemas de desagüe, y en trabajos para la proteger el suelo y reducir el riesgo de aludes. Actualmente se puede acceder al mismo por un solo camino – la carretera Cox’s Bazar–Teknaf – que de por sí ya se encuentra congestionada por los camiones de asistencia y por el tránsito local.

Mientras tanto, las agencias de asistencia están hacienda advertencias en cuanto a la escasez de alimentos, que en breve podría derivar en un estado de desnutrición extendido. Se  estima que cerca de 218.000 personas ya necesitan urgente apoyo en materia de nutrición, incluyendo a 145.000 niños de menos de cinco años de edad y miles de mujeres embarazadas o que están amamantando.

El equipo médico de la OIM, que ya ha recibido más de 33.000 consultas desde el 25 de agosto, dice que el cuidado de la salud está también ya al límite de su capacidad, en parte debido a la falta de acceso a agua potable y a los números en aumento de casos de diarrea que se relacionan con el hecho de no contar con agua segura. La OIM ya ha hecho entrega de 310.000 litros de agua potable en sitios de refugiados pero esto sigue siendo como una gota en un océano en el contexto de las necesidades cotidianas.

En el día de ayer la OIM y la Organización Mundial de la Salud (WHO) lideraron una reunión del sector de salud con cerca de 30 agencias para trabajar en un plan de preparación para un eventual brote de diarrea. Las agencias del sector de salud lanzarán asimismo una campaña de vacunación contra el cólera el 10 de octubre. El año próximo, 650.000 personas serán vacunadas en los asentamientos y en las comunidades receptoras adyacentes.

Para mayor información, por favor contactar a la OIM Bangladesh:
Hala Jaber en Cox’s Bazar, Tel: +8801733335221, Email: hjaberbent@iom.int
Peppi Siddiq en Dhaka, Tel: +8801755568894, Email: pksiddiq@iom.int

  • Nunavet, de 70 años de edad, llegó recientemente al asentamiento en la extensión de Kutupalong. A pesar de las barreras idiomáticas, balbuceó señalando su estómago vacío, su espalda agotada y sus pies doloridos. Fue acompañada a un centro de salud de la OIM en donde recibió alimento y atención médica. Foto: OIM/Muse Mohammed.