Declaración del William Lacy Swing en el Foro Mundial Sobre Migración y Desarrollo

Date Publish: 
Martes, Octubre 28, 2008 - 16:00
Speaker: 
Mr. William Lacy Swing, Director General, International Organization for Migration
Location: 

Excelentísima Señora Presidenta Arroyo,

Excelentísimo Señor Secretario General Ban,

Excelentísimo Señor Secretario General de la
Secretaría del Grupo de Estados de África, el Caribe
y el Pacífico,

Honorables Ministros, Excelentísimos señores,
Distinguidos Delegados y colegas:

Es un verdadero honor para mí participar en el Segundo
Foro Mundial sobre Migración y Desarrollo – cuando no
se ha cumplido todavía un mes de haber asumido el cargo de
Director General de la Organización Internacional para las
Migraciones. Mi presencia hoy, aquí, es una
confirmación de mi mensaje principal.

I. El Diálogo Mundial – la
Pieza Faltante en el Mosaico de la Migración

La OIM tiene la firme convicción de que el diálogo
es uno de los elementos cruciales para la comprensión y la
cooperación internacionales en relación con la
migración.  Los Estados han desarrollado este foro como
uno de esos vehículos, que añade profundidad y
dimensión, en el plano mundial, al mosaico de oportunidades
existentes para el debate informal en los planos nacional,
bilateral y regional.  Al igual que con los catorce procesos
consultivos regionales sobre migración a los que presta
apoyo la OIM, deseo asegurar a este Foro que estamos dispuestos a
responder favorablemente a toda solicitud que puedan
presentar. 

En los últimos años se han alcanzado enormes
progresos en el diálogo entre los Estados sobre el tema de
la migración en el plano mundial.  El Diálogo de
alto nivel sobre la migración internacional y el desarrollo
celebrado en la Asamblea General de las Naciones Unidas en 2006 fue
un evento innovador.  La comunidad internacional era
consciente desde hacía algún tiempo que la
migración ameritaba una atención detenida y
permanente.  Sin embargo, faltaba un tema sólido y
unificador que aportara coherencia de pensamiento y obra.  La
migración y el desarrollo han surgido como el vínculo
que puede unir a los numerosos y distintos interesados directos:
los países de origen, de tránsito y de destino, las
organizaciones internacionales, la sociedad civil, el sector
privado, los sindicatos y, de mayor importancia aún, los
propios migrantes.  El Diálogo de alto nivel ha
demostrado que todos los Estados del mundo pueden unirse en debates
constructivos aún cuando sus perspectivas y experiencias de
migración sean distintas.  El espíritu de debate
positivo es uno de sus mayores logros.  El Foro Mundial
permite ahora a los Estados aprovechar las conclusiones del
Diálogo de alto nivel determinando medios prácticos y
orientados hacia la acción para examinar los vínculos
entre la migración y el desarrollo.

Tal vez la mejor indicación de la creciente confianza en
el diálogo entre los Estados sobre la migración sea
el tema de este Foro Mundial: “Proteger y habilitar a los
migrantes con miras al desarrollo”.  Hace tan
sólo unos pocos años, muchos lo habrían
considerado que se trataba de un tema demasiado divisivo como para
examinarlo a nivel mundial.  Aplaudo al Gobierno de Filipinas
por el liderazgo que ha demostrado al abordar este crítico
tema de manera tan constructiva, intentando determinar enfoques
prácticos y poniendo de relieve al mismo tiempo el principio
de la responsabilidad compartida.

II.  Migración y Desarrollo
– el Vínculo Indispensable

El vínculo entre la migración y el desarrollo es
de crítica importancia.  Existe una doble
vinculación, positiva y negativa.  La migración
puede ser el resultado de falta de desarrollo; al mismo tiempo, el
subdesarrollo puede aliviarse o exacerbarse con la
migración.  Por lo tanto, se puede afirmar
categóricamente que la migración no es ni un
obstáculo para el desarrollo ni una varilla mágica
para alcanzarlo.  Más bien, tanto en el ámbito
de la migración como en la esfera del desarrollo, debemos
tratar de elaborar políticas con el objetivo preciso de
promover los beneficios potenciales de la migración para el
desarrollo, reduciendo al mismo tiempo las repercusiones
negativas.

Aunque hay cada vez mayor conciencia de la conexión entre
la migración y el desarrollo, la mayoría de las
estructuras estratégicas de desarrollo, incluidos los
Objetivos de Desarrollo del Milenio y la mayoría de las
políticas nacionales de desarrollo, como los documentos de
estrategia de lucha contra la pobreza, aún no aplican la
integración sistemática de las cuestiones
relacionadas con la migración.  Sin embargo, se
está produciendo un cambio gradual.  La OIM alienta a
la comunidad internacional a hacer de las cuestiones relacionadas
con la migración un componente más frecuente de las
políticas y la planificación para el
desarrollo.  Con esos propósitos, la OIM colabora con
varios países en la integración de la
migración en sus documentos de estrategia de lucha contra la
pobreza y, junto con las organizaciones asociadas está
elaborando un Manual para ayudar a los países en desarrollo
a convertir en realidad la vinculación entre la
migración y la reducción de la pobreza.  En
términos más generales, la Organización
procura identificar políticas migratorias que sean
“propicias para el desarrollo” e incluir una
perspectiva de desarrollo más sólida, con el fin de
alcanzar metas como los Objetivos de Desarrollo del Milenio. 
Es grato constatar que esas ideas efectivamente están
teniendo cada vez más cabida en un creciente número
de planes nacionales de desarrollo.

¿Cómo podemos hacer realidad nuestro
interés común en aprovechar el positivo potencial de
desarrollo de la migración?  Para abordar con
éxito la vinculación entre la migración y el
desarrollo se requiere un enfoque de carácter amplio. 
Eso significa tener en cuenta no solamente la vinculación
entre la migración y el desarrollo sino también su
vinculación con otras esferas normativas
críticas.  En ese sentido se están tomando
medidas positivas – por ejemplo, la compleja relación
entre la migración, el desarrollo y el comercio es un tema
que figura cada vez más en los debates.  Sin embargo,
hay otros ámbitos con importantes vinculaciones con la
migración y el desarrollo que merecen mayor
atención:  la salud, por ejemplo, es una
cuestión que suele pasarse por alto en el debate mundial
sobre migración y desarrollo, pese a que el ocuparse de las
necesidades en materia de salud y de los derechos de los migrantes
es de fundamental importancia para que la experiencia de la
migración sea más humana y productiva, para las
personas y las sociedades por igual.  La escasez de personal
sanitario en los lugares en que existe una necesidad vital de
servicios de salud, ocasionada en parte por la migración, es
asunto de creciente preocupación en el plano mundial. 
La educación y el medio ambiente, para citar sólo
otros dos temas, también merecen un análisis
más detenido. 

III. La Gobernanza de la
Migración depende de la Capacidad

Ayudar a los Gobiernos a desarrollar las capacidades
indispensables para aprovechar el potencial de desarrollo de la
migración es la principal tarea que tenemos por delante
– y es de fundamental importancia para una buena
gobernanza.  Sin los elementos fundamentales necesarios
– políticas amplias y coherentes, estructuras
administrativas y jurídicas equitativas y eficaces, personal
con la formación adecuada – los gobiernos
seguirán careciendo de los medios para aprovechar los
beneficios potenciales de la migración. 
Básicamente, ha llegado el momento de que la gobernanza de
la migración sea un elemento prioritario en los planos
nacional e internacional.  Y ha llegado también el
momento de que las actividades de consolidación
institucional se pongan a disposición de los Gobiernos que
las precisan.

El respeto de los derechos humanos es un componente fundamental
de la gobernanza de la migración.  El auténtico
respeto de los derechos humanos de los migrantes es la base de las
contribuciones positivas de la migración al desarrollo de
los países de origen y de los países de
destino.  Igualmente importante es asegurar la
protección de sus derechos humanos para que la
migración sea una experiencia segura, digna y enriquecedora
para los propios migrantes.  La plena realización del
potencial humano incluye la posibilidad de tener la
auténtica opción de migrar o no, lo que pone de
relieve que el desarrollo empieza por casa.  La
protección de los derechos de los migrantes es necesaria en
todas las etapas del ciclo de la migración; es preciso
rechazar categóricamente todas las formas de
discriminación, intolerancia y racismo.  La
prestación de una atención especial a las necesidades
de los migrantes particularmente vulnerables – incluidas las
consideraciones basadas en el género, la edad o la salud
– debe ser una prioridad en todo momento.

La preocupación por el bienestar de los migrantes ha
estado presente en los documentos constitutivos de la OIM – y
se ha hecho patente en sus actividades y programas– desde que
se creara la Organización hace más de medio siglo. La
OIM está consagrada a trabajar con miras al respeto efectivo
de los derechos humanos de todos los migrantes.

Unas palabras de cautela con respeto al actual entorno
económico: ahora, como en anteriores períodos de
deterioro de la economía, existe el riesgo de que los
migrantes sean señalados y estigmatizados.  Tenemos que
hacer un esfuerzo concertado para evitarlo y asegurar que el
público tenga una imagen justa y equilibrada de los
migrantes.  Es cierto que la demanda de trabajadores
migratorios puede disminuir en algunos contextos y reducirse el
nivel de las remesas.  Sin embargo, la necesidad fundamental
de trabajadores migrantes en algunos países y sectores
seguirá siendo la tendencia dominante a largo plazo debido a
realidades económicas y demográficas persistentes,
como se demuestra en el Informe de la OIM sobre las Migraciones en
el Mundo en 2008 - Encauzar la movilidad laboral en una
economía en plena evolución.  Las
políticas sobre migración laboral deben seguir siendo
flexibles y responder a la evolución de las circunstancias,
pero no nos limitemos a una posición de poco alcance que nos
haga perder de vista los elementos fundamentales ni permitamos que
los migrantes sean blanco de la xenofobia o el racismo.  En el
proceso de elaboración de las respuestas para mitigar las
repercusiones de la desaceleración económica,
asegurémonos de que las necesidades de los migrantes se
tengan específicamente en cuenta en las soluciones y que se
tenga una buen comprensión de las repercusiones sobre ellos,
tanto de la desaceleración económica como de las
medidas para remediarla.

IV.  Asociaciones – la Clave
del Éxito

Las asociaciones son primordiales y las iniciativas en los
planos nacional, regional, interregional y mundial son
complementarias.  Me he referido ya a la importancia de
integrar la migración en los programas nacionales de
planificación del desarrollo.  En el plano regional,
quisiera destacar los procesos consultivos regionales sobre
migración y otros medios oficiosos y oficiales de
diálogo y cooperación regionales.  Se trata de
mecanismos de enorme importancia para alcanzar una
comprensión multilateral y la adopción de medidas con
respecto a cuestiones relacionadas con la migración. 
Los procesos consultivos regionales han florecido durante los
últimos dos decenios y ahora abarcan prácticamente el
mundo entero.  Numerosas consultas regionales dan prioridad a
las cuestiones relacionadas con la migración y el desarrollo
mientras que otras adoptan un enfoque más ad hoc.  En
el transcurso de 2009 tendremos la oportunidad de reunir a los
Gobiernos que ocupan la Presidencia y a las Secretarías de
los principales procesos consultivos regionales para explorar las
posibles sinergias entre ellos y promover el aprendizaje
mutuo.  Cada vez hay mayores oportunidades de entablar un
diálogo sobre cuestiones de migración por conducto de
las organizaciones regionales y subregionales y los procesos de
integración económica que en los últimos
años han incluido el tema de la migración a sus
programas.  Importantes diálogos interregionales se
ocupan ahora de la vinculación entre la migración y
el desarrollo y pueden aportar valiosos medios de
cooperación en relación con las corrientes
migratorias interregionales.

Así como la cooperación entre los Estados se
consolida cada vez más, las asociaciones entre las
organizaciones son igualmente fundamentales.  La OIM ha
recibido de sus Estados Miembros el mandato de ocuparse de la
migración en sus múltiples facetas.  Al mismo
tiempo, reconocemos los valiosos conocimientos especializados de
otras organizaciones y entidades sobre diversos aspectos de la
migración.  Acogemos con agrado su
participación.  En relación con este punto,
quisiera destacar la función del Grupo Mundial sobre
Migración -el mecanismo de coordinación de varias
organizaciones intergubernamentales que realizan actividades en el
ámbito de la migración.  El Grupo Mundial sobre
Migración puede desempeñar una función
decisiva en lo que respecta a aumentar los beneficios de la
migración, por ejemplo optimizando la coherencia y la
complementariedad de las políticas y la
programación.  Las organizaciones del Grupo Mundial
sobre Migración acaban de publicar un informe conjunto sobre
la Migración Internacional y los Derechos Humanos, con
ocasión del 60º Aniversario de la Declaración
Universal de los Derechos Humanos y como contribución a este
Foro Mundial sobre Migración y Desarrollo.  Es mucho lo
que se puede y debe hacer.

Por su parte, la OIM tiene el firme propósito de apoyar
el continuado éxito del Foro Mundial sobre Migración
y Desarrollo.  Con esa intención, la OIM
adscribió un experto sobre migración al grupo de
trabajo sobre la primera y segunda reuniones del Foro Mundial sobre
Migración y Desarrollo.  Hemos respondido positivamente
a las invitaciones cursadas por el Gobierno de Filipinas y varios
otros Gobiernos para contribuir a los preparativos de las
deliberaciones que celebraremos hoy y mañana, con
inclusión de la elaboración de los documentos de
trabajo para los debates de la Mesa Redonda y la
organización de otras aportaciones en estrecha
colaboración con los principales Gobiernos. 

Permítanme concluir asegurándoles que la OIM tiene
la firme intención de ayudar a la comunidad internacional a
aprovechar el pleno potencial de desarrollo de la migración
y promover una migración más ordenada y humana, con
pleno respeto de los derechos humanos de todos los migrantes.

La OIM aguarda con gran interés y con ánimo de
apoyo los resultados de vuestras deliberaciones en este Foro
Mundial de Manila sobre Migración y Desarrollo.

Speaker Type: