La Protección De Refugiados Y La Protección International En Las Américas: Consideraciones de Protección en el Contexto de la Migración Mixta

Date Publish: 
Jueves, Noviembre 19, 2009 - 03:29
Speaker: 
Sra. Laura Thompson, Directora General Adjunta de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM)
Location: 
Costa Rica

 

Excelentísima señora Ministra de Gobernación, 
Policía y Seguridad Pública de Costa Rica
Janina del Vecchio
Excelentísimo Señor Ministro de
Relaciones Exteriores de Costa Rica,
Bruno Stagno
 
Honorable Señora Alta Comisionada Asistente en Materia de Protección
del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados,
Erika Feller
 
Honorable Embajadora de la Secretaría Ejecutiva
de la Comisión Interamericana de Mujeres, OEA, 
Carmen Moreno Toscano,
 
Honorable Señora Sonia Dentzel,  
de la Oficina de Población, Refugiados y Migración del
Departamento de Estado de los Estados Unidos
 
Honorables señoras y señores miembros del Cuerpo diplomático 
y representantes de Organismos Internacionales
 
Distinguidos delegados y delegadas a esta Conferencia
 
Señoras y señores
 
Es un gran honor para mí participar en la Conferencia Regional sobre Protección de Refugiados y Migración Internacional en las Américas – Consideraciones sobre la Protección en el Contexto de Migraciones Mixtas’’. Me resulta también muy grato acompañar a los señores Ministros de Gobernación; Policía y Seguridad Pública y de Relaciones Exteriores, Janina Del Vecchio y Bruno Stagno, así como a la Alta Comisionada Asistente para Protección, Erika Feller en esta oportunidad.
 
Igualmente quisiera saludar la participación de la Organización de los Estados Americanos (OEA), como entidad co-organizadora de este evento y agradecer al Departamento de Estado de los Estados Unidos de América, por su generosa contribución financiera para facilitar la realización de esta Conferencia, al igual que el aporte de la Unión Europea.
 
Quisiera mencionar que esta importante Conferencia resulta trascendental para la OIM, como expresión del compromiso anunciado por el Director General, William Swing y por mi persona, de promover una fluida y positiva colaboración con nuestros socios en la Comunidad Internacional. Además como todos y todas entenderán, es particularmente significativo para mí participar en una conferencia en mi propio país, Costa Rica, a menos de tres meses de haber asumido el cargo de  Directora General Adjunta de la OIM.
 
La colaboración con el ACNUR en aspectos relacionados con la implementación del Plan de Acción de  los 10 puntos, así como de otros temas relativos a nuestros respectivos mandatos, constituyen un ejemplo muy positivo de la aplicación de esta política de cooperación. La participación conjunta en dos Conferencias previas sobre flujos migratorios mixtos en Sanaa, Yemen y en Dakar, Senegal, el año pasado y la realización de esta Conferencia en las Américas constituyen expresiones muy concretas de dicha cooperación.
 
En igual medida, la cooperación con la Organización de los Estados Americanos, con la cual recientemente hemos suscrito un Memorándum de Entendimiento, resulta de alta valía para la OIM.  La calidad de la OEA como principal foro político en las Américas y su creciente involucramiento en el tema migratorio, son aspectos que han conducido a una coordinación más estrecha entre ambos Organismos.
 
En adición a la participación activa y fundamental de los Gobiernos presentes en esta Conferencia, quisiera mencionar la presencia de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, así como de otras agencias del Sistema de las Naciones Unidas y la importante contribución de organizaciones de la Sociedad Civil y de la Academia, que resultan indispensables para una discusión integral en relación a esta temática.
 
La protección de las personas migrantes en el contexto de los flujos migratorios mixtos es un tema al que he dado seguimiento en el pasado, particularmente cuando como Representante Permanente de Costa Rica ante las Naciones Unidas y otros Organismos Internacionales, ejercí la Presidencia del Comité Ejecutivo del ACNUR,  entre los años  2008 y 2009.
 
En lo institucional, OIM ha propiciado la discusión sobre este tópico entre sus Estados Miembros. En ese contexto, una nota para discusión fue presentada a la sesión del Consejo de la OIM, que tuvo lugar el año pasado. Este año en la sesión del Consejo que se desarrollará la semana entrante, un documento sobre las actividades de la OIM en relación con la migración irregular y los flujos mixtos, será sometido a consideración de los Estados Miembros.
 
Una rápida definición sobre los flujos mixtos indica que éstos son movimientos complejos de personas dentro de los cuales se encuentran refugiados, solicitantes de asilo, migrantes económicos y otros migrantes. La complejidad de los mismos deriva de sus tres principales características. La primera característica de los flujos migratorios mixtos es que sus causas son sumamente diversas; la segunda es que estos  flujos se desplazan frecuentemente de forma irregular. y la tercera tiene que ver con  las necesidades y perfiles altamente diferenciados de las personas que los integran. A nivel global, el concepto de los flujos migratorios mixtos adquiere particular importancia en un contexto en que la movilidad humana, así como las causas que la motivan, se incrementan. Muchas causas alimentan esta tendencia, como la evolución demográfica, el cambio climático, los conflictos de distinta naturaleza, los desastres naturales y las crisis económicas, pero sobretodo la necesidad de buscar mejores oportunidades económicas y laborales.
 
La concurrencia de estos motivos para emigrar, hace más difícil distinguir entre las razones que motivan estos flujos y requiere al mismo tiempo de un mayor esfuerzo de coordinación y formulación de políticas en relación con la protección de las personas migrantes que pudieran ser vulneradas en sus Derechos. El objetivo de la cooperación requerida en torno a los flujos migratorios mixtos, es la protección y promoción de los Derechos Humanos de las personas Migrantes así como la Protección Internacional de los Refugiados.
 
Las actuales dinámicas de las Américas en materia migratoria, reflejan una presencia de flujos mixtos tanto a nivel de movimientos intra-regionales como extra-regionales. Cabe notar que la región de las Américas presenta una tasa de migración sur-norte que es considerada una de las más elevadas del mundo, en la que se estima que la mayoría de los migrantes viven en los Estados Unidos. Sin embargo también cabe destacar que los flujos  intra-regionales sur-sur están cobrando creciente importancia.
 
Otro cambio importante en años recientes, tiene que ver con el incremento que se ha registrado en los flujos migratorios provenientes de las Américas que se dirigen hacia Europa y a algunos países de Asia. De igual manera, se registra en la región un aumento del flujo de migrantes extra-regionales que arriban a ella como migrantes irregulares y que son traídos por poderosas y sofisticadas redes de traficantes de migrantes. Tanto el cambio en los roles migratorios de algunos países, como la diversificación de los destinos migratorios de las personas migrantes de la región y los métodos de desplazamiento e internamiento empleados por estos flujos, representan importantes retos para los países involucrados quienes deben adaptar sus políticas para dar adecuada respuesta a las nuevas realidades migratorias.
 
La responsabilidad de brindar respuestas adecuadas a las realidades migratorias vigentes, no es exclusiva de los países de origen y destino, sino que cada día en mayor proporción lo es también de los países de tránsito, a medida que van aumentando los flujos migratorios y se evidencia su  impacto en los territorios por los que transitan.
 
Por otra parte la gestión de los flujos migratorios en las áreas fronterizas ha adquirido una relevancia especial dentro de la gestión integral de las migraciones, como punto de entrada y de salida de todo flujo migratorio.  En este sentido, el control de las fronteras marítimas y en general, la migración marítima,  presenta desafíos particulares para los Estados en relación con las prácticas de interceptación y otros procedimientos que deben
 
realizarse  salvaguardando siempre los Derechos Humanos y la dignidad de las personas migrantes. 
Evitar las violaciones y los abusos que muchas veces ocurren en las áreas de control y gestión migratoria, proveer de albergue seguro, instalaciones de salud y tratamiento médico especializado, acceso a intérpretes y a cónsules y otras medidas de protección de los migrantes más vulnerables, son parte sustancial de las respuestas que se requieren frente a los retos que plantean los flujos mixtos.
 
Como se dijo anteriormente, una de las características de los flujos migratorios mixtos es que la composición de estos flujos es variada. Es necesario señalar que no todos los migrantes son vulnerables y que son solo algunas categorías específicas las que requieren especial protección de los Estados y de la Comunidad Internacional. Algunas de estas categorías las constituyen las víctimas de la Trata de Personas; quienes han sido objeto del Tráfico Ilícito de Migrantes; los y las migrantes varados; los niños, niñas y adolescentes migrantes no acompañados; las mujeres en estado de embarazo; los y las migrantes que han sido víctimas de violencia, incluida aquella basada en género; así como los refugiados y en general las personas en búsqueda de protección internacional. Quisiera enfatizar en este particular, que América Latina presenta el mayor porcentaje de mujeres entre los migrantes internacionales en los países en desarrollo.
 
Para la OIM, las respuestas a los desafíos que presentan los flujos migratorios mixtos, deben darse desde un enfoque integral sobre la gestión migratoria. Es necesario que se formulen e implementen políticas que tomen en cuenta dos de los principales componentes en materia de Derecho Internacional de la Migración: La autoridad legítima y soberana de los Estados y el respeto a los Derechos Humanos fundamentales de las personas migrantes.
 
Resulta también relevante considerar todos los momentos del ciclo migratorio, es decir desde su partida, tránsito, arribo al país de destino, así como la integración en el país de destino o su eventual retorno al país de origen. Las necesidades específicas de protección varían precisamente de acuerdo con estos momentos migratorios y por tanto varía también el tipo de respuesta que debe darse en los países de origen, tránsito y destino.
 
Un área que requiere una particular prioridad es la de la capacitación de los funcionarios para que éstos puedan distinguir entre las distintas categorías de migrantes y realizar  consecuentemente un análisis caso por caso, con el fin de determinar si existen necesidades de protección.  Las consideraciones basadas en género, edad o estado de salud resultan variables fundamentales en cada situación y disponer de estas herramientas de análisis constituye un elemento trascendental para un mejor tratamiento de esta realidad y una gestión migratoria más eficiente.
 
La OIM en cumplimiento de su mandato de contribuir a las migraciones ordenadas y en condiciones de dignidad para los migrantes, y con el objetivo de servir a los Estados Miembros y a los migrantes, ejecuta programas y proyectos en cooperación con nuestros socios gubernamentales, de la comunidad internacional y de la sociedad civil; creando capacidades en los Estados y en la Sociedad para la identificación de esas vulnerabilidades, la protección de los migrantes afectados y el apoyo para poder identificar sus derechos su efectiva ejecución.
 
Asimismo la Organización asiste a los Estados,  a las víctimas de la Trata de Personas y a quienes han sido objeto de Tráfico Ilícito , mediante la capacitación a funcionarios de gobiernos y otras contrapartes a nivel nacional y regional; el asesoramiento para la modernización legislativa en esta materia; la atención directa a las víctimas, incluyendo la reinserción en algunos casos; la realización de campañas de información para la prevención de la Trata y el Tráfico y la realización de estudios e investigaciones sobre este particular. También contamos con un Fondo Global de Emergencia de la OIM, que brinda asistencia a casos específicos de hombres, mujeres, niños y niñas víctimas de la Trata que requieren retornar en forma voluntaria a sus países de origen.
 
En las Américas, gracias al esfuerzo de los Estados, el apoyo de la Sociedad Civil y de la Comunidad Internacional; numerosos países cuentan hoy en día con legislaciones más fuertes, funcionarios gubernamentales más capacitados, una institucionalidad más sólida y una sociedad más informada, lo que permite abordar con mayor éxito la Trata de Personas y el Tráfico Ilícito de Migrantes, flagelos contra los cuales queda mucho por hacer.
 
En relación con esta temática quisiera destacar muy especialmente el trabajo conjunto que están desarrollando el ACNUR y la OIM para producir un manual de procedimientos operativos comunes en materia de cooperación en la lucha contra la Trata de Personas y la asistencia a las víctimas, instrumento que permitirá distinguir con claridad, los roles y funciones que ambas organizaciones deben cumplir para la mejor complementariedad de sus mandatos en esta materia.
 
Otra área en la que encontramos una alta vulnerabilidad a la explotación y a la violación de los derechos de las personas migrantes, especialmente aquellas en situación irregular, es la de las migraciones laborales. En particular, la demanda de trabajadores migrantes con escasas calificaciones, es un campo propicio para la vulneración de sus derechos. 
 
La necesidad de adoptar políticas que reconozcan este fenómeno, que puedan vincular las políticas de empleo y las políticas migratorias y establezcan programas de migración laboral regulares, donde sean respetados los derechos de los y las trabajadoras migrantes, reconocidos en diversos instrumentos internacionales en la materia, particularmente en la Convención Internacional sobre la protección de los Derechos de Todos los Trabajadores Migratorios y de sus Familiares, contribuirá a mejorar esta situación. Como aporte en esta temática la OIM está desarrollando junto con los Estados en la región,  una serie de lineamientos, herramientas y módulos de capacitación que contribuyen en la dirección mencionada.
 
Una categoría muy especial de migrantes vulnerables, la constituyen los niños, niñas y adolescentes migrantes no acompañados que representan el testimonio de una realidad dramática, de separación familiar, migración irregular y carencias sociales, económicas y afectivas que se presentan cada vez más recurrentemente y que exigen un tratamiento prioritario para superar sus causas y efectos.  En tal sentido importantes esfuerzos por abordar mejor esta situación se están llevando a cabo por parte de los Estados con el apoyo de la cooperación internacional.
 
La Conferencia Regional sobre Migraciones (CRM) ha adoptado recientemente unos ‘’Lineamientos para la Atención de Niñas, Niños y Adolescentes Migrantes No Acompañados’’ que aborda esta problemática.  En el Caribe, el CARICOM, UNICEF y la OIM, han apoyado en sociedad con 9 Estados de esta región, la elaboración de recomendaciones para la asistencia de menores migrantes y particularmente la de aquellos menores no acompañados que han migrado a países del CARICOM. También a nivel del MERCOSUR, este tema constituye una preocupación creciente y relevante y se está avanzando en medidas y normativas de procedimiento para la protección de este grupo.
 
La violencia por razones de género se presenta lamentablemente con mayor frecuencia como causa de vulnerabilidad de los migrantes y es por ello que con respecto a este grupo también se requiere una especial atención; así como con los migrantes varados, es decir aquellos que han ingresado a un país de tránsito o de destino, pero que no les ha sido autorizada su entrada, y que al mismo tiempo y por diversos factores no pueden retornar a sus países. Esta categoría requiere de una mayor cooperación entre Estados que pueda facilitar una rápida resolución de estas situaciones.
 
Como parte de la gobernabilidad migratoria y en la búsqueda de respuestas a los desafíos anteriormente mencionados y a otros en materia migratoria, la OIM apoya la constitución y desarrollo de procesos regionales de consulta, como modalidad de espacios de diálogo y foro permanente no vinculante entre los Estados de origen, tránsito y destino, sobre los Derechos Humanos de los Migrantes y la temática migratoria en general.
 
En el ámbito de las Américas, la OIM apoya a la Conferencia Sudamericana sobre Migraciones (CSM) y a la Conferencia Regional sobre Migraciones (CRM), que cubren las áreas de  Sudamérica y Centro América, México, Estados Unidos, Canadá y parte del Caribe, respectivamente,  y que además de debatir sobre políticas migratorias, identifican mejores prácticas e implementan proyectos que contribuyen a la protección de los migrantes vulnerables, entre otras funciones.  En el Caribe, la OIM y el ACNUR, junto con países de esta región, apoyan desde el año 2003, con el financiamiento de la Oficina de Población, Refugiados y Migración de  los Estados Unidos de América, una serie de seminarios sobre los flujos migratorios mixtos tomando en cuenta de manera principal la protección de las personas migrantes.
 
En relación a los órganos de integración, y otras iniciativas subregionales, la OIM coopera como se ha mencionado con el MERCOSUR y el CARICOM, así como con la Comunidad Andina de Naciones y el Sistema de Integración Centroamericana. Asimismo trabajamos en el ámbito iberoamericano, en sociedad con la Secretaría General Iberoamericana y con la CEPAL.
 
Antes de finalizar quiero referirme a algunos aspectos que considero fundamental tener en cuenta:
 
En primer lugar, resulta muy importante enfatizar que al referirnos a la protección de los Derechos Humanos de las personas migrantes, estamos indicando que los mismos deben ser aplicados a todos los migrantes, independientemente de su estatus migratorio.  Este principio ha sido recogido en los diversos instrumentos del Derecho Internacional de la Migración, tanto a nivel del Sistema de las Naciones Unidas como del Sistema Interamericano de Derechos Humanos.
 
Asimismo, que los flujos mixtos estén vinculados mayoritariamente a las migraciones irregulares, no debe incentivar el análisis de esta problemática exclusivamente desde el ángulo de su estatus migratorio. El hecho de haber viajado como parte de un flujo mixto por canales irregulares, no descalifica al migrante para acceder a la protección por ejemplo en el caso de víctimas de Trata, niños y niñas migrantes no acompañados o solicitantes de asilo.
 
En relación con el rol de la OIM, es importante destacar que si bien es cierto que la Organización no tiene un mandato jurídico de protección, si es un hecho que sus actividades contribuyen a proteger los Derechos Humanos y tienen por efecto o consecuencia la protección de personas concernidas por la migración. Es nuestra intención firme complementar y cooperar en la mejor medida posible con el ACNUR en su mandato de protección internacional sobre los refugiados.
 
Como se menciona en los objetivos de esta Conferencia, una de las metas de este ejercicio es la identificación de áreas donde los Estados requieran más apoyo específico por parte de ACNUR, de la OIM y de otras organizaciones internacionales y no gubernamentales para desarrollar e implementar respuestas de protección dentro del contexto de la migración mixta.
 
Para finalizar quisiera señalar que en este tema, así como en otros que hacen a la gobernabilidad migratoria, es importante enfatizar la necesidad y los beneficios de la cooperación entre los Estados,  particularmente a nivel regional, donde los flujos migratorios ocurren.  Los esfuerzos de cooperación técnica, en materia de  intercambios de información, capacitación, recolección de estadísticas, sistematización de buenas prácticas, investigación y estudios, así como la cooperación con Organismos Internacionales y  con la Sociedad Civil, constituyen los pilares de un tratamiento adecuado del desafío de los flujos mixtos.
 
Precisamente, ese es el objetivo de esta Conferencia, que estoy segura permitirá arribar a conclusiones y recomendaciones importantes sobre el tratamiento de los flujos migratorios mixtos así como  permitirá también a la Región brindar nuevamente un aporte importante en este tema..
 
Muchas gracias.
Speaker Type: