El artista de las hojas de banana

Date Publish: 
04/09/13
Region-Country: 
Tailandia / Asia es

En un buen día, Tzing, de 47 años de edad, puede ganar tres dólares. Podría ganar algo más si pudiera sembrar y cosechar arroz, pero está recuperándose de una tuberculosis y no puede permanecer de pie durante mucho tiempo sin sufrir dolores. En cualquier caso, nadie quiere emplear a alguien que padece tuberculosis.   

Así pues, ahora recolecta hojas de banana y hace una especie de esteras, a falta de una palabra mejor. En un día, puede confeccionar 50 esteras, lo que equivale a unos ingresos de 50 bahts tailandeses, o algo inferiores a 2 dólares EE.UU.  

Tzing cruzó la frontera hace 26 años, dejando atrás el peligro de la guerra en Myanmar, su tierra natal. Conoció a una mujer perteneciente a su mismo grupo étnico, y tienen una bonita y encantadora hija de 13 años que adora el tailandés y el arte, y que confía en que su padre se recupere y en poder permanecer en la escuela el tiempo suficiente para pasar sus exámenes e ir a la universidad. Su padre quiere que sea maestra. 

Los tres miembros de esta familia, Tzing, Yang y su hija Boot Nong, se quieren y cuidan uno del otro. Viven en una cabaña fabricada con hojas de banana y de tongtung, situada a la vera del camino y expuesta a las condiciones climatológicas adversas. Cualquiera podría entrar en ella, en cualquier momento, y hacerse con las escasas, pero valiosas, pertenencias de la familia. Una tormenta o una inundación podrían hacerles pasar de la pobreza a la indigencia en cuestión de minutos.           

En agosto, Tzing comenzó su tratamiento contra la tuberculosis. Había estado enfermo durante mucho más tiempo, pero no tosía; sólo le dolían la espalda y las piernas, por lo que el hospital local tardó en decidir que debía someterse a una prueba de tuberculosis. Se hizo una radiografía y se confirmó su enfermedad. Tzing se fue debilitando, y tanto su mujer como su hija tuvieron que hacer el trabajo físico duro, preocupadas cada día por lo que obtendrían para subvenir a sus necesidades. Sin embargo, tras tres meses de medicación, Tzing fue recuperándose lentamente y pudo empezar a recolectar hojas de banana. 

En la actualidad, sueña con dedicarse nuevamente a la agricultura. Su rostro se ilumina cuando afirma: “Cultivar el arroz. Eso es lo que me gusta hacer.”

Los enfermos de tuberculosis deben medicarse cada día durante seis meses. © Mikel Flamm 2013
La Dra. Upin Katikut mira cómo Tzing (47) toma su medicamento diario contra la tuberculosis  en la aldea de Pang Mu village, al norte de Tailandia. © Mikel Flamm 2013
Tzing abre la boca para mostrar que se ha tragado su medicamento diario contra la tuberculosis, de conformidad con el protocolo internacional de tratamiento de la tuberculosis. © Mikel Flamm 2013
“Esteras” fabricadas con hojas de banana con miras a su utilización como material de pared que venden Tzing y su familia. Esta pila se vende por 1,50 dólares EE.UU. © Mikel Flamm 2013
En el interior de la cabaña fabricada con hoja de banana y de tongtung. La ventilación insuficiente aumenta el riego de transmisión de tuberculosis. © Mikel Flamm 2013
La Dra. Katikut, Boot Nong, Yang, y Tzing frente a su hogar en Pang Mu, en el norte de Tailandia. © Mikel Flamm 2013
La recuperación de Tzing se supervisa en el hospital de Mae Hong Son, donde le fue diagnosticada inicialmente su tuberculosis. © Mikel Flamm 2013