La lucha diaria de las mujeres continúa seis meses después de la catástrofe

Date Publish: 
07/11/10
Region-Country: 
Haití / America es

Aunque las mujeres supervivientes del terremoto, obligadas a vivir
en tiendas de campaña, hayan dejado de llorar la
trágica pérdida de sus hijos y maridos, tal y como
inforna Géraldine Sainville del Haiti Press Network, seis
meses después son muchas las que siguen luchando diariamente
para sobrevivir.

Sentada en una desvencijada silla encajada entre hileras
de  refugios abarrotados, Stalia hace la colada del
día.  A pesar de estar resguardada del sol, el sudor se
le escurre por su jóven pero curtido rostro.  Con una
ligera sonrisa, esta madre de tres hijos y 30 años de edad
nos habla de la incómoda y, en ocasiones, angustiosa vida
que lleva junto a las 47.000 personas sin hogar que residen en uno
de los superpoblados campamentos del vecindario de Carrefour, al
sur de Puerto Príncipe.

«Me siento incómoda viviendo sin privacidad y
respeto.  Mi vida ha cambiado para peor», se lamenta
Stalia.

Los utensilios de cocina que pueden verse apilados en una
palangana son una prueba de las duras condiciones en las que viven
esta madre y sus tres hijos.

"CLEAR: right; BORDER-RIGHT: rgb(51,102,204) 1px solid; BORDER-TOP: rgb(51,102,204) 1px solid; BACKGROUND: rgb(153,204,255) 0% 50%; FLOAT: right; MARGIN: 0pt 0pt 10px 10px; BORDER-LEFT: rgb(51,102,204) 1px solid; WIDTH: 200px; BORDER-BOTTOM: rgb(51,102,204) 1px solid">
"PADDING-RIGHT: 3px; PADDING-LEFT: 3px; BACKGROUND: rgb(51,102,204) 0% 50%; PADDING-BOTTOM: 3px; PADDING-TOP: 3px">Documento
Relacionado alt="" border="0" height="12" hspace="0" src=
"/jahia/webdav/site/myjahiasite/shared/shared/mainsite/graphics/interface/icons_buttons/blue_link_box.gif"> "http://publications.iom.int/bookstore/index.php?main_page=product_info&cPath=40&products_id=608&zenid=6b4c41995b91b983013e870612fc027f"
target="" title="">Migraciones – Verano 2010

«Compartimos esta chabola con otra familia», explica
Stalia mientras señala un refugio reparado con
láminas plásticas y erigido en mitad de un espacio de
recreo del campamento de Carrefour.

En condiciones de hacinamiento y superpoblación, las
mujeres se enfrentan diariamente a toda una serie de riesgos. 
A pesar de los esfuerzos realizados por la OIM y otras
organizaciones dedicadas a asuntos relacionados con el agua y el
saneamiento, una abrumadora mayoría de desplazadas siguen
sin disponer de un espacio privado donde asearse y vestirse. 
Este colectivo solicita igualmente que se destinen más
letrinas sólo para mujeres como medida de reducción
de la violencia crónica que experimentan.

«Las letrinas se encuentran en un estado
lamentable», explica Farvenise, de 27 años, mientras
trenza el blanco cabello de su abuela y añade: «Los
baños están llenos de mosquitos y
cucarachas».

Se han identificado más de 1.000 campamentos en Puerto
Príncipe y sus alrededores, gran parte de los cuales carece
de un saneamiento adecuado.  Además, la
superpoblación de los campamentos hace aumentar tanto las
situaciones violencia como de riesgo para la salud, sobre todo
entre las mujeres.

«La situación es lamentable», constata
Yolette Mengual, del Ministerio hatiano sobre la Condición y
los Derechos de la Mujer.  «Algunos campamentos deben
hacer frente a problemas de agua potable y saneamiento.  En
consecuencia, un 80 por ciento de las residentes presenta
síntomas de infecciones vaginales».

Dicho Ministerio, en colaboración con organizaciones
humanitarias, está llevando a cabo una serie de esfuerzos de
mejora de las condiciones sanitarias en los campamentos, al mismo
tiempo que ha establecido una unidad móvil de ayuda a las
mujeres.

La violencia contra las mujeres se ha disparado en campamentos y
asentamientos espontáneos.

«La superpoblación y unas pobres condiciones de
vida fomentan la violencia contra las mujeres, inclusive los casos
de violaciones», explica Myriam Espérance, trabajadora
de la ONG local Réseau des Femmes pour Gagner. 
Presente en tres campamentos, esta ONG de base popular ubicada en
el vecindario de Martissant, brinda apoyo a las víctimas de
la violencia sexual.

Además de ello, también realizan actividades de
concienciación en los campamentos. «A pesar de los
esfuerzo en curso, todavía queda mucho por hacer»,
asevera Espérance.

La Unidad de Salud y de Operaciones de Gestión de los
Campamentos de la OIM juega igualemente un importante papel en la
ayuda a las víctimas de la violencia sexual y en su
remisión a sus socios del grupo de protección,
quienes proporcionan una serie de servicios de apoyo y
seguimiento.

El grupo de gestión y coordinación de campamentos
(CCCM, por sus siglas en inglés) lleva un registro de todos
los delitos sexuales cometidos, información que comparte con
los socios pertinentes, para así asegurarse de satisfacer
las necesidades de cada una de las víctimas.

Los equipos médicos y psicosociales de la OIM, encargados
de ofrecer ayuda psicosocial a las víctimas, están
presentes en 21 campamentos y en el hospital psiquiatríco de
Beudet.

Asimismo, la OIM apoya la formación de asistentes
sociales entre la comunidad humanitaria y los gerentes de los
campamentos en materia de mecanismos de seguimiento de las
víctimas de la violencia sexual.

Dentro de esta iniciativa, se lleva a cabo la compilación
de información sobre violencia sexual con el objetivo de
identificar las zonas con mayores índices de este tipo de
violencia. Esta información, la cual se comparte con la
Policía de la ONU y el grupo de trabajo conjunto, resulta
fundamental para ofrecer servicios de protección, apoyo y
remisión adecuados, así como para mejorar los
esfuerzos en materia de asesoramiento y tratar de reducir la
violencia y el abuso contra las mujeres.

Por otro lado, los equipos de planificación de
campamentos de la OIM siguen trabajando para poder conseguir aseos
y duchas separadas para hombres y mujeres y así reducir las
situaciones de riesgos entre mujeres y menores.  La mejora de
las condiciones de vida en los campamentos supone un importante
avance.  No obstante, las asociaciones de mujeres en
Haití consideran que aún hay mucho por hacer para
acabar con dicho problema.

© IOM 2010 (Photo: Jared Bloch)