La OIM envía ayuda médica y provee apoyo en materia de vivienda para los sobrevivientes del ciclón Nargis

Date Publish: 
07/01/08
Region-Country: 
Myanmar / Asia es

"¡Diles que aceptaremos todo lo que tengan!", grita Federico
Soda, coordinador de las operaciones de emergencia de la OIM, a
través de la entrecortada línea de Skype que lo
comunica, desde su oficina en el Trader's Hotel de Yangon, con el
equipo de respuesta a la emergencia que rodea el altavoz del
teléfono en la oficina regional de la OIM para el sureste de
Asia, en Bangkok.

Está haciendo referencia a los cuatro aviones de carga
USAAF C-130 que se encuentran en la pista de la base aérea
militar Utapo, en Tailandia. Tres de ellos están cargados
con 8500 estuches de higiene personal para las familias y abordo
del cuarto hay 224 rollos de plástico de 30m x 7m, que
equivalen a 2240 lonas, que USAID acaba de donar a los
sobrevivientes del ciclón Nargis.

Días antes, otra donación de USAID, que
incluyó cuatro lanchas inflables Zodiac con motores fuera de
borda, 2400 garrafas de 10 litros y 768 botiquines médicos,
le alegró el día a Soda. Las lanchas llegaron a
Yangon el 26 de mayo y están desempeñando un papel
fundamental en la respuesta a la emergencia por parte de la OIM,
pues les permiten a los equipos médicos con base en Bogale,
en el delta del Irrawady, llegar hasta las poblaciones más
remotas que necesitan ayuda urgentemente y a las que sólo se
tiene acceso por agua.

Con unas 130.000 personas muertas o desaparecidas y 2,4 millones
más necesitadas de ayuda humanitaria luego de que el
ciclón azotara Yangon y la zona del delta del Irrawady el 2
y 3 de mayo, la OIM y otras agencias de socorro tienen muy claro
que las necesidades de los sobrevivientes en esta zona de antemano
empobrecida son enormes.

"Sabemos que a dos meses del paso del ciclón (fecha en la
que se imprimió Migraciones) la ayuda posiblemente ha
llegado a menos de la mitad de la población afectada, por lo
que nuestros equipos móviles están ofreciendo
tratamiento médico y evaluando las necesidades de la
población en la zona del delta. Estamos transportando los
medicamentos básicos y materiales para la
construcción de refugios de emergencia como se puede",
afirmó Mac Pieczkowski, jefe de misión de la OIM en
Yangon.

De acuerdo con Al Meneses, oficial de logística de
emergencia de la OIM, la ONG International Medical Corps (IMC)
donó provisiones y equipo médicos, que incluyen
paquetes sanitarios para paliar las necesidades de 10.000 personas
durante tres meses, que llegaron a Tailandia para que enseguida se
los enviara a Yangon a través del aeropuerto Don Muang,
nuevo centro de operaciones de la OIM en Bangkok.

"Gracias a los vuelos organizados por la ONU cada semana, en las
próximas semanas transportaremos 40.000 lonas de
plástico y 147 purificadores de agua portátiles de
parte de proveedores en la India, además de medicamentos que
se compraron en el lugar. Todo ello pasará por Don Muang",
explicó Meneses.

Al aterrizar los aviones, el cargamento de provisiones de
socorro y equipo de emergencia se descarga y almacena en una bodega
de la OIM en Yangon, para que enseguida el personal médico
de emergencia de la OIM o las ONGs asociadas se encarguen de
distribuirlo en la zona del delta, en conjunto con la ONU y los
socios del Gobierno. Hasta ahora, las provisiones han incluido unas
14 toneladas métricas de medicamentos que donó la ONG
AmeriCares Foundation y 10.000 mosquiteros tratados con insecticida
por parte de la Corporación Suiza para el Desarrollo.

La OIM ha estado trabajando en Myanmar desde 2004, año en
el que firmó un memorando de entendimiento con el Ministerio
de Salud de Myanmar. Cuando el ciclón azotó, la OIM
tenía a 200 miembros del personal trabajando a nivel local
en proyectos de salud para migrantes en el estado Mon. Desde la
fecha del desastre, la Organización ha desplegado a
más miembros del personal médico al estado Mon, en la
zona del delta, ha contratado a nuevo personal local e
internacional en Yangon, y ha enviado a expertos en casos de
emergencia de los países vecinos para que ofrezcan su apoyo
a la misión.

"Actualmente tenemos a ocho equipos médicos trabajando
desde nuestra suboficina en Bogale. Uno de ellos se está
concentrando en tratar a las personas desplazadas que se encuentran
refugiadas en templos y otros refugios urbanos temporales. Los
otros equipos móviles ofrecen ayuda médica a las
comunidades al sur de Bogale y en Mawlamyine Kyune; a muchas de
estas comunidades sólo se tiene acceso por lancha",
explicó Soda. "La mayoría de los casos son
infecciones respiratorias agudas, heridas y diarrea, pero
también se necesita apoyo psicosocial para las personas
traumadas por el paso del ciclón, por lo que estamos
coordinando el trabajo de otras agencias internacionales capaces de
proporcionar esta ayuda en el sector de salud del comité
compuesto por las agencias humanitarias (Inter Agency Standing
Committee, IASC Health Cluster), en Yangon" agregó.

El 25 de mayo, el Director General de la OIM, el Sr. Brunson
McKinley, asistió a una conferencia internacional de
donantes para la emergencia del ciclón Nargis que se
celebró en Yangon y en cuya organización
participó la Asociación de Naciones del Sureste
Asiático (ASEAN, por sus siglas en inglés). En
aquella ocasión, McKinley declaró que la OIM
había aumentado súbitamente el número de
trabajadores que tiene en Myanmar con el fin de hacer frente a la
emergencia y, si el gobierno de Myanmar y la comunidad
internacional se lo pidieran, la Organización podría
intensificar los esfuerzos de socorro y reconstrucción
aún más.

"Myanmar ha declarado preferir a trabajadores humanitarios
provenientes de los Estados miembros de la ASEAN. Contamos con el
apoyo de 1300 miembros del personal de la ASEAN en ocho de los 10
países miembros de esta Asociación a los que
podríamos desplegar en cualquier momento, siempre y cuando
el Gobierno decida otorgarles visas y acceso gratuitos",
aclaró el Director General.

La respuesta internacional a la emergencia del ciclón
sigue siendo obstaculizada por cuestiones de acceso para los
trabajadores humanitarios y artículos de socorro. Por ello,
los donantes que asistieron a la conferencia en Yangon, quienes se
comprometieron a cubrir un 65 cinco por ciento de los US$ 200 mil
millones que se pidieron mediante una Solicitud de emergencia (UN
Flash Appeal) con el fin de ayudar a las víctimas,
advirtieron al Gobierno de Myanmar que la entrega de una gran parte
del dinero dependerá de que el país otorgue
más visas y libre acceso hasta las zonas afectadas a los
trabajadores de emergencia internacionales.

En el momento en el que se redactó este artículo,
la OIM había recibido visas para unos 13 miembros de su
personal internacional, la mayoría de ellos, originarios de
países miembros de la ASEAN. Dichas visas permiten la libre
circulación en Yangon, pero no garantizan el acceso a las
áreas afectadas por el ciclón en la zona del
delta.

Como resultado de la conferencia en Yangon han surgido algunas
señales positivas de un mayor acceso a la zona del delta y
son varias las agencias que han reportado que su personal
internacional tuvo acceso a ciertas zonas en compañía
de oficiales ministeriales. Sin embargo, los avances siguen siendo
sumamente lentos ante las crecientes necesidades humanitarias de
los sobrevivientes hasta los que aún no se ha llegado y en
vísperas del monzón.

La OIM está solicitando US$ 8 millones para ofrecer
refugios de emergencia, financiar proyectos de salud y coordinar
las actividades de un grupo de trabajo que forma parte del "IASC
Emergency Shelter Cluster" en Yangon y que se concentrará en
los asentamientos temporales para las personas desplazadas por el
ciclón que actualmente están refugiadas en
campamentos, templos o edificios públicos.

Hasta la fecha, la OIM ha recibido US$ 1,88 millones, que
incluyen US$ 1,45 millones del Fondo Central de Respuesta a
Emergencias de la ONU (CERF, por sus siglas en inglés), US$
400.000 de Chevron Corporation y US$ 31.500 del Gobierno de
Dinamarca.

© IFRC 2008 - MMM0011