Los asociados de la OIM en Indonesia brindan ayuda a las víctimas de la trata

Date Publish: 
07/30/14
Region-Country: 
Indonesia / Asia es

Con motivo del primer Día Mundial contra la Trata de Personas, este artículo pone de relieve la extraordinaria colaboración entre la OIM y la Asociación Indonesia de Abogados.

Generalmente, las víctimas de la trata no pueden asumir los gastos de la asistencia jurídica. Por ello, con miras a administrar justicia a las víctimas de la trata en Indonesia, la OIM se ha asociado con PERADI (Perhimpunan Advokat Indonesia – Asociación Indonesia de Abogados), con la que colabora para proporcionar asistencia jurídica a las víctimas. En los últimos diez años, la OIM ha proporcionado asistencia a más de 6.000 víctimas de la trata en Indonesia.

En ese contexto, ya se ha dictado sentencia para diversos casos de explotación laboral y sexual ocurridos en Java occidental, Nusa Tenggara occidental y Yakarta, y los culpables han sido condenados a penas entre 5 y 11 años de prisión. Ello demuestra el potencial de esta prometedora colaboración para velar por las víctimas y ayudarles a recuperar su dignidad a través de la justicia.

La OIM y PERADI comenzaron su colaboración en 2011 para fomentar el acceso a la justicia de las víctimas de la trata, con el apoyo de la Oficina de Vigilancia y Lucha contra la Trata del Departamento de Estado de los Estados Unidos de América. La OIM se comprometió a proporcionar formación sobre la legislación pertinente a los miembros de la asociación PERADI, que a su vez se comprometió a ofrecer servicios jurídicos pro bono a las víctimas que la OIM remitiera a la Asociación. Hasta la fecha, la OIM ha impartido dicha formación a 166 abogados de PERADI.

Rivai Kusumanegara, el recién nombrado Jefe del Centro de Asistencia Jurídica de PERADI, ha presentado la iniciativa para promover los servicios pro bono por parte de los abogados en Indonesia, y afirmó que “el mandato del Centro de Asistencia Jurídica radica en poner en contacto a los abogados que todavía no han ofrecido servicios pro bono con quienes en su infortunio requieren asistencia jurídica”.

PERADI se fundó en 2004 y exige a todos sus abogados que cumplan con el principio contemplado en el artículo 2 del Reglamento 83/2008 del Gobierno de Indonesia, que establece que los abogados deben ofrecer asistencia jurídica gratuita a las personas sin recursos económicos. Además, PERADI cuenta con su propio Reglamento 1/2010 sobre las “Directrices de aplicación de la asistencia jurídica gratuita” y, en 2009, estableció el “Centro de asistencia jurídica”, que se ocupa de preparar a las filiales nacionales de PERADI para que estén en condiciones de ayudar a quienes necesitan asistencia jurídica. PERADI cuenta con 35.000 abogados afiliados a las 57 filiales locales de la Junta Ejecutiva de PERADI, que abarcan todo el territorio, desde la provincia de Aceh hasta Papua.

En 2013, PERADI facilitó asistencia a 54 trabajadores que habían sido forzados a trabajar en una fábrica en la provincia de Banten. Los trabajadores sufrían con frecuencia abusos físicos y psicológicos por parte de los capataces de la fábrica; trabajaban en un entorno peligroso, en turnos de hasta 22 horas diarias, sin recibir remuneración y en condiciones de vida inadecuadas. Los vecinos que protestaron por el deterioro que causaban los residuos de la fábrica en los alrededores fueron amenazados por bandas criminales.

El 3 de mayo de 2013, la Policía del distrito de Tangerang llevó a cabo una redada en la fábrica y rescató a 34 trabajadores. Asimismo, descubrió que se estaba explotando a 54 obreros, incluidos tres menores, que estaban confinados en la fábrica y sufrían abusos constantes. Algunos de ellos estaban casi desnudos y tenían moratones y heridas que evidenciaban el maltrato.

PERADI y la Comisión para personas desaparecidas y víctimas de la violencia ofrecieron asistencia jurídica gratuita a las 54 víctimas. En ese quehacer, lograron presentar cargos y los culpables fueron condenados a 11 años de prisión, en virtud de la Ley TIP Nº 21 de 2007 de Indonesia sobre la erradicación del delito de trata de personas.

PERADI trabajó con el Instituto para la protección de testigos y víctimas durante el proceso judicial a efectos de obtener indemnizaciones para las víctimas. No obstante, el tribunal denegó la petición debido a que se presentó fuera de plazo. PERADI sigue intentando obtener una indemnización a través del tribunal de apelación, cuyo fallo se espera para los próximos meses.

La función que cumple PERADI no se limita a la resolución del caso, sino que también se ocupa de velar por la situación y la condición económica de las víctimas. Es más, se esfuerza por fomentar su autosuficiencia, ayudándoles a encontrar empleo o a recibir formación profesional.

En vista de la cantidad de casos de trata que se registran en Indonesia, el Sr. Kusumanegara, Jefe del Centro de Asistencia Jurídica de PERADI, subrayó la importancia de fortalecer la cooperación con otras organizaciones que también se consagran a la lucha contra la trata de personas en Indonesia; entre estas, la OIM, por ser un asociado de primer orden.

Para concluir, afirmó: “Consideramos que la OIM es un asociado fundamental para la labor de la PERADI, puesto que ambos argüimos que la trata de personas constituye un crimen de lesa humanidad. La red internacional de la OIM también nos ha permitido mantenernos al día con respecto a las pautas aplicadas a escala mundial en materia de políticas y de cumplimiento de la ley, y en lo relativo al convenio internacional sobre la lucha contra la trata de personas.”

Uno de los principales problemas que aborda la OIM en todo el mundo es la trata de personas, a través de diversas iniciativas y actividades de lucha contra la trata orientadas a prevenir, en particular, la trata de mujeres y niños, y a proteger los derechos de los migrantes. © OIM