El bienestar y la seguridad de los trabajadores migrantes en el Líbano se ha deteriorado aún más desde las explosiones en Beirut

Posted: 
10/16/20
Themes: 
Labour Migration, Migrants in Vulnerable Situations

Beirut – Las dos explosiones en el Puerto de Beirut han dejado en los últimos dos meses a miles de trabajadores migrantes que se encuentran en el país totalmente desamparados y con la acuciante necesidad de recibir asistencia, de acuerdo con datos recientes recopilados por medio de la Matriz de Seguimiento de Desplazamiento (DTM) de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM).

El Líbano es un país con casi siete millones de habitantes y con aproximadamente 400.000 trabajadores migrantes*, muchos de los cuales proceden de algunos de los países más pobres del planeta. Tras las dos explosiones mencionadas, en la actualidad muchos de ellos están sufriendo sus consecuencias.

“Los migrantes en el Líbano deben enfrentar una realidad que es cada vez más desesperante. Un número creciente necesita contar con un ingreso más sostenible, un lugar seguro para vivir, un modo de escapar de las situaciones de explotación o bien la oportunidad de poder regresar a sus hogares”, dijo Carmela Godeau, Directora Regional de la OIM para Medio Oriente y el Norte de África.

“La comunidad humanitaria tiene ahora a su cargo la tarea de responder a este desafío mediante la provisión de asistencia sostenible”, agregó.

Las comunidades de trabajadores migrantes ya estaban luchando con los efectos negativos de la crisis económica y la vinculada al brote de COVID-19 incluso mucho antes de que las dos explosiones ocurrieran, pero ahora, esas dos crisis se han profundizado aún más. En aquel momento la OIM estimó que unos 24.500 migrantes se habían visto directamente afectados por las explosiones, habiendo perdido sus empleos, sus casas o medios de subsistencia. Desde ese momento, la situación para muchos ha empeorado.

Un análisis surgido de una evaluación de necesidades coordinada por la Cruz Roja del Líbano con el apoyo de la DTM indica que tras las dos explosiones las necesidades de las familias de nacionales extranjeros – entre los cuales se cuentan los trabajadores migrantes – son diferentes a las de las familias libanesas.

Los nacionales extranjeros han declarado que sus necesidades principales son las de contar con alimentos y dinero en efectivo, indicando que padecen la acuciante necesidad de acceder a los servicios básicos. En comparación con esto, las necesidades principales de las familias libanesas son las de reparación de los albergues.

En otra encuesta de la DTM que puso el foco exclusivamente en los trabajadores migrantes, un 91 por ciento declaró padecer dificultades financieras – muchos de ellos señalando que necesitan contar con un apoyo cada vez mayor para poder pagar la renta y que han estado luchando para conseguir trabajo en un entorno que es cada vez más inseguro desde el punto de vista económico. Un 70 por ciento de los encuestados informaron que deseaban regresar a sus países de origen en los siguientes tres meses.

“Cada vez hay más trabajadores migrantes durmiendo en las calles o siendo forzados a quedarse en barrios cerrados, muchos en una habitación. Estamos realmente muy preocupados de que la COVID-19 empiece a propagarse entre estas personas”, dijo Godeau.

“La pérdida de ingresos que se ha venido a agregar a condiciones de vida tan precarias ponen a aquellos migrantes que ya eran susceptibles de caer en las garras de los tratantes en un riesgo aún mayor”.

Una evaluación de seguimiento – que ha puesto el foco en los migrantes de Bangladesh, Egipto, Etiopía y Sudán – ha revelado asimismo que una cifra cada vez mayor de migrantes no pudieron acceder a cuidados de la salud, en especial si se los compara con los libaneses que resultaron afectados.

Las seis necesidades prioritarias de los nacionales extranjeros y de los libaneses encuestados:

En respuesta a las necesidades identificadas por la DTM, la OIM sigue intentando paliar estas necesidades tan acuciantes.

La OIM ha asistido a 85 migrantes para que pudieran retornar voluntariamente a sus hogares gracias a fondos aportados por los Gobiernos de Alemania y Dinamarca. La OIM también ha brindado asistencia en efectivo a 157 migrantes – dinero que será usado para el pago de la renta, alimentos y otros servicios básicos.

 

*La cifra posiblemente está por debajo de los números reales debido a la condición irregular de muchos migrantes que se encuentran en el Líbano.

Para más información por favor contactar a Tala Al-Khatib en la OIM Líbano, Correo electrónico: talkhatib@iom.int, Tel: +96176042080 o Angela Wells en la Sede de la OIM, Correo electrónico: awells@iom.int, Tel: +41 79 403 50365 

  • Más del 90 por ciento de los trabajadores migrantes encuestados a través de la Matriz de Seguimiento de Desplazamiento de la OIM en el Líbano han informado acerca de dificultades financieras desde las explosiones en Beirut. Foto: OIM/Muse Mohamed