El Gobierno del Reino Unido y diversos socios proponen una serie de pasos para acelerar el acceso al empleo de refugiados

Posted: 
05/03/19
Themes: 
Labour Migration

Las empresas pueden dar pasos muy simples para emplear a  más refugiados y permitirles que se integren de mejor manera en el Reino Unido y que contribuyan con su economía.

Londres – Los refugiados tienen una baja representación en la fuerza de trabajo del Reino Unido y por ello se está perdiendo una gran oportunidad de que contribuyan al desarrollo del país y se integren de mejor manera al mismo, de acuerdo con directrices que fueron dadas a conocer hoy por la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), por el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), por Business in the Community (BITC por su sigla en inglés) y por el Gobierno del Reino Unido.

Impulsando el Potencial: Directrices para ayudar a que los Negocios en el Reino Unido empleen a Refugiados, establece simples pasos que las empresas pueden dar para permitir que los refugiados puedan ingresar ininterrumpidamente a la fuerza de trabajo y desarrollar sus habilidades, beneficiando de tal modo tanto a tales empresas como a la economía nacional.

“Lo normal es que cuando las comunidades y la fuerza de trabajo son más inclusivas esto genere mayores beneficios económicos”, dijo el Jefe de Misión de la OIM en el Reino Unido Dipti Pardeshi. “No tiene que ver solamente con el hecho de que los refugiados aprendan más cosas sobre la vida aquí en Gran Bretaña. Para contar con sociedades y fuerza de trabajo inclusivas, los empleadores también pueden dar pasos más largos para comprender mejor a los refugiados e identificar oportunidades de empleo que sean beneficiosas, tanto para las empresas como para los refugiados”.

Los refugiados desean autoabastecerse y contribuir en sus nuevas comunidades. Sin embargo, con frecuencia uno de los obstáculos que deben enfrentar es el de la pobre comprensión del idioma y de las prácticas comerciales, el no reconocimiento de sus cualificaciones, y a veces el impacto de sus experiencias antes de llegar al Reino Unido en condiciones de seguridad. Hay medidas que pueden adoptarse para apoyar a los refugiados a que consigan empleo. Entre las mismas pueden mencionarse: adaptar los procesos de reclutamiento y de entrevista para aliviar a los refugiados; reconocer la experiencia y los conocimientos adquiridos en otros lugares; ofrecer capacitación en idioma inglés que esté integrada a los lugares de trabajo; capacitación sobre la cultura reinante en el lugar de trabajo y desarrollo del compañerismo; asegurar iguales oportunidades de progreso para trabajadores de tiempo parcial y flexibles; y crear pasantías, aprendizajes o esquemas voluntarios para permitir que los refugiados agreguen cualificaciones y habilidades, o adaptar su experiencia a los nuevos sectores.

“Existe una muy amplia capacidad para que los refugiados contribuyan con la economía del Reino Unido, ya sea apuntalando las habilidades con las que ellos ya cuentan o bien ayudándolos a agregar otras nuevas”, dijo la Representante del ACNUR en Reino Unido Rossella Pagliuchi. “Realmente hay un potencial que aún no se ha desarrollado y que podría ser muy beneficioso para la economía local y al mismo tiempo un poderoso vehículo para lograr una mejor integración”.

El ACNUR estima que hay unos 120.000 refugiados en el Reino Unido que tienen derecho a trabajar aquí, y al hacerlo ello ayuda en el desarrollo de su independencia y a que pueden contribuir a la economía. Representan una amplia gama de nacionalidades con diferentes trasfondos que podrían por ello diversificar la cultura de los negocios y atraer a nuevos talentos. Pero aún así los refugiados están luchando para ingresar y poder progresar en el mercado laboral. De acuerdo con un reciente estudio, la tasa de desempleo en el Reino Unido de personas que llegaron originalmente a ese país en calidad de refugiados es del 18%, tres veces superior a la que corresponde a la población nacida en el Reino Unido, Mientras tanto, los empleadores en el Reino Unido se encuentran luchando para cubrir roles, en particular en puestos en niveles de ingreso. Muchos refugiados están también dispuestos a asumir roles que requieren de mayores cualificaciones; casi la mitad ya contaba con tales cualificaciones antes de llegar al Reino Unido y muchos tenían experiencia previa como profesionales.

La Ministra de Inmigración Caroline Nokes señaló que “El Reino Unido se compromete a brindar su apoyo a los refugiados para que puedan reconstruir sus vidas en este país, incluyendo en tal apoyo oportunidades en los lugares de trabajo. Emplear a refugiados puede reportar numerosos beneficios a los negocios, personas y comunidades. Estas directrices ponen de relieve el rol crucial que le compete al sector privado, en sociedad con el Gobierno y con otros actores, en cuanto a ayudar a los refugiados que se encuentran en el país a conseguir empleo”.

El Ministro de Trabajo Alok Sharma agregó que: “Los empleadores están perdiendo un cúmulo de talentos sin explotar al descartar la apertura de oportunidades de empleo para quienes han se han hecho acreedores del estatus de refugiado en el Reino Unido. Una parte del proceso de crear una sociedad que sea inclusiva tiene que ver con asegurar que todos tengan acceso al empleo, motivo por el cual el Gobierno está comprometido con el apoyo a los grupos en desventaja para que accedan a empleos. Mientras que la fuerza de trabajo del Reino Unido sigue diversificándose, más y más negocios están reconociendo el valor que esto trae aparejado y estas directrices ayudarán a avivar el nivel de empleo registrado”.

Las compañías informan que el hecho de emplear a refugiados tiene un impacto positivo en sus propias fuerzas de trabajo, incluyendo un conocimiento y diversidad cultural más óptimos, una reducción de los prejuicios que se dan de forma inconsciente, y el agregado de nuevas cualificaciones y puntos de vista. Esto se da mientras más y más ciudadanos esperan que el mundo de los negocios actúe como una fuerza que genere cambios positivos en la comunidad.

Nicola Inge, Director de la Campaña de Empleo de BITC, ha dicho que: “Los negocios responsables ya están ofreciendo empleos amigables con los refugiados mediante la preparación de los mismos para el lugar de trabajo, quitando barreras en el reclutamiento y brindándoles un entorno con características inclusivas. Estas nuevas directrices ayudarán a que más empleadores introduzcan cambios prácticos y descubran los beneficios de dar empleo a los refugiados – ya sea cubriendo la falta de talentos, mejorando el nivel de compromiso de los empleados o aumentando la diversidad”.

El lanzamiento incluye estudios de casos tomados de la experiencia de empleadores que ya iniciaron programas que han allanado el camino de los refugiados para poder conseguir empleo. Waitrose & Partners, negocio minorista, ofrece puestos de trabajo para refugiados sirios que se han reasentado en sociedad con el programa de BITC Ready for Work (Listos para trabajar). Le brinda a los participantes capacitación para que se preparen para el lugar de trabajo, tras lo cual reciben durante dos semanas apoyo en materia de ubicación en puestos de trabajo y apoyo posterior a dicha ubicación. Grant Thornton, la firma de servicios profesionales, se encuentra trabajando con el Instituto de Contadores  Certificados en Inglaterra y Gales para explorar el modo en el que pueden brindar su apoyo a las personas que tienen conocimientos contables no reconocidos en la actualidad en el Reino Unido. IKEA, grupo que fabrica mobiliario, ha financiado a 122 refugiados para que accedan a apoyo referido a posibilidades de empleo de parte de Breaking Barriers; hasta ahora 30 refugiados han conseguido trabajo en almacenes de Londres.

John Pettigrew, CEO de National Grid dijo: “Reconocemos el valor agregado que los refugiados traen a nuestra empresa por medio de sus cualificaciones y la riqueza que aporta su experiencia, lo cual asegura que tengamos las mejores cabezas del mundo para cubrir las necesidades de nuestros clientes y de quienes pagan nuestras facturas. La integración de más refugiados a la fuerza de trabajo del Reino Unido no es solamente lo correcto sino que tiene también sentido desde el punto de vista comercial. Aumentar el empleo de los refugiados significa que el Reino Unido no solamente obtiene los beneficios económicos adicionales de su trabajo sino también una cohesión comunitaria mejorada”.

Los socios que han redactado las Directrices se encuentran trabajando con la Red de Empleo a Refugiados, que es un grupo conformado por diversas instituciones que brindan apoyo a los refugiados para lograr su acceso al mercado laboral.

Acerca de las Directrices

Las Directrices fueron redactadas por la OIM, el ACNUR, BITC, la Oficina Central y el Departamento de Trabajo y Pensiones (DWP por su sigla en inglés). Fueron desarrolladas a fines de 2018 y en 2019. Además de brindar sugerencias destinadas a estimular el empleo y preparar a las empresas para que den empleo a refugiados, proporcionan una guía para los empleadores acerca de las reglas y regulaciones que cubren el empleo de refugiados y su derecho a trabajar. Su lanzamiento provee vínculos con sociedades privadas y con ONG que trabajan en el sector y también un anexo sobre estatus migratorio y el derecho a trabajar. También hace referencia a un Plan de Acción de 10 puntos del ACNUR y de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OECD por su sigla en inglés) de diálogos regionales con empleadores para inspirar la acción en materia de políticas y aumentar la coordinación entre los empleadores, gobiernos, actores de la sociedad civil y refugiados, para ayudar a que la sociedad pueda sacar el mayor provecho de las habilidades y la experiencia de los refugiados. El documento será distribuido entre todos los empleadores del Reino Unido y estará disponible en los sitios web de los organizadores.    La Red de Empleo a Refugiados fue establecida en 2018 y cuenta con una membrecía de más de 80 organizaciones de apoyo a la integración a refugiados en todo el Reino Unido. Esos miembros apoyan a los refugiados en el Reino Unido para que puedan acceder a empleo o auto empleo adecuado, satisfactorio y bien remunerado. También trabajan para establecer directrices vinculadas a las buenas prácticas en la materia y para ofrecer apoyo a organizaciones que quieren lograr esos estándares. El ACNUR está organizando un evento de lanzamiento en Canary Wharf Londres el 2 de mayo de 2019. Los medios periodísticos interesados en concurrir deberán escribir a  saltmars@unhcr.org.

Para mayor información por favor contactar a:

OIM:  Abby Dwommoh, Email: adwommoh@iom.int, Tel: 020 7811 6060

ACNUR: Matthew Saltmarsh, Email: saltmars@unhcr.org, Tel: 07880 230 985

BITC: Cathy Beveridge, Email: Cathy.Beveridge@bitc.org.uk, Tel: 020 7566 6634

  • Nuevas directrices establecen simples pasos que las empresas en el Reino Unido pueden dar para permitir el ingreso permanente de los refugiados a la fuerza de trabajo. Foto: OIM.