En 2020 el desplazamiento interno en Yemen supera la cifra de 100.000, siendo la COVID-19 una nueva causa del mismo

Posted: 
07/21/20
Themes: 
COVID-19

Adén – Han pasado ya casi seis años, pero el conflicto en Yemen no muestra señal alguna de calmarse. Hasta ahora en 2020, más de 100.000 personas se han visto forzadas a huir, sobre todo por los enfrentamientos y la inseguridad. Ahora, la COVID-19 está comenzando a emerger como una nueva causa de desplazamiento interno en todo el país.  

Desde el 30 de marzo al 18 de julio, la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), por medio de su Matriz de Seguimiento de Desplazamiento (DTM), registró más de 10.000 personas en movimiento debido a la COVID-19, y esos movimientos en general se vincularon al temor de contagiarse el virus y el impacto del brote sobre los servicios y el empeoramiento de la crisis económica.  

“La situación en Yemen es muy extrema, en particular en lugares como Adén en donde los hospitales están rechazando los casos sospechosos y los informativos han difundido la trágica noticia de que se están cavando una gran cantidad de tumbas y que las familias están  huyendo de los focos infecciosos”, sostuvo la Jefa de Misión de la OIM Yemen, Christa Rottensteiner.  

“Las comunidades desplazadas en Yemen han sido las más afectadas por el conflicto. Ahora estamos viendo que los brotes de COVID-19 están teniendo un gran impacto negativo sobre ellas”, agregó.  

El brote y la escasez de fondos para hacer frente al mismo plantean importantes desafíos para la comunidad humanitaria que se encuentra trabajando para asistir a las personas desplazadas internamente que viven en sitios informales atestados con acceso muy limitado a servicios esenciales.  

La cantidad oficial de casos de COVID-19 en Yemen sigue siendo baja. Sin embargo, debido a la limitada capacidad para realizar pruebas y las preocupaciones de la población local respecto de la posibilidad de acceder a tratamientos, la comunidad humanitaria está trabajando partiendo de la base de que las cifras son, en realidad, muy superiores.  

Hay informes que dan cuenta del aumento en los contagios y en la cantidad de muertes en las comunidades de todo el país y los mismos confirman tal conjetura. Las personas desplazadas han ahora comenzado a mencionar al brote como otro motivo más para desplazarse. 

La mayor parte de las personas se están desplazando desde Adén, y también en menor medida desde Lahj y otras gobernaciones, hacia otras zonas en Lahj menos afectadas por el brote, en tanto que otras personas están yendo hacia distritos en Al Dhale y Abyan, a pesar de los numerosos enfrentamientos que están teniendo lugar en otras áreas de esa Gobernación.  

Actualmente, y debido a restricciones vinculadas al acceso, la DTM de la OIM, solamente compila datos relacionados con el desplazamiento en algunas zonas del país – en distritos ubicados en 12 gobernaciones sobre un total de 22. Por consiguiente, la cifra de desplazamientos en 2020 probablemente sea mucho más alta de la registrada.

“El Coronavirus ha empeorado nuestra situación – todo el mundo está agotado”, sostuvo Salam, una mujer desplazada originaria de Al Hudaydah que actualmente se encuentra en un albergue en un sitio de desplazamiento en Adén.   

“Algunas personas han tenido que vender sus colchones, frazadas y la ropa de sus hijos. Trabajábamos como mucamas, pero ahora tenemos que ir puerta por puerta a ofrecer nuestros servicios, pero nos piden que nos retiremos porque temen que los infectemos. Dado que no me dan trabajo en sus casas, me veo obligada a mendigar en las calles”, agregó Salam. 

Muchos de los desplazados a raíz del brote ya estaban viviendo en situación de desplazamiento y se están moviendo por segunda, tercera y hasta cuarta vez.  

“Todo el tiempo, las personas tienen miedo de desarrollar los síntomas del coronavirus, y no tienen con qué protegerse”, dijo Rawdah, desplazado desde un distrito a otro en Taizz y quien se encuentra ahora en un sitio de desplazamiento.  

La situación relacionada con el agua y el saneamiento en muchos de los sitios de desplazamiento en Yemen es extremadamente preocupante, y los yemenitas desplazados se encuentran con muchos obstáculos para poder acceder a la atención sanitaria. Esto ocurre especialmente en Marib en donde la mayor parte de las personas se han visto desplazadas este año – más de 66.000 personas.  

Debido a la gran cantidad de personas desplazadas que se encuentran en albergues en la ciudad de Marib y sus alrededores, los sitios informales de desplazamiento están atestados y no cuentan con acceso a servicios esenciales.  

En todo Yemen, las restricciones al acceso a los sitios de desplazamiento para prevenir la infección y las medidas de control, tanto para los trabajadores humanitarios como para los residentes desplazados, están obstaculizando la respuesta de la OIM. El acceso limitado a las instalaciones médicas y las oportunidades de empleo figuran entre las preocupaciones claves de las comunidades desplazadas.  

Además de compilar información acerca de los movimientos y las necesidades de las personas internamente desplazadas en Yemen, la OIM les brinda asistencia humanitaria y protección. La Organización garantiza que las comunidades desplazadas en todo Yemen cuenten con acceso a atención sanitaria, a agua apta para el consumo, a saneamiento seguro, a materiales para albergues y a artículos domésticos. En 2019 la OIM llegó hasta más de cinco millones de personas, una gran mayoría de las cuales eran desplazadas.  

“Las personas desplazadas necesitan más apoyo que nunca, pero no hay suficientes fondos este año. Si no recibe financiamiento urgente, este año la OIM no podrá socorrer a las 2,5 millones de personas desplazadas y migrantes necesitadas”, concluyó Rottensteiner.  

Para más información por favor contactar a Olivia Headon de la OIM Yemen, Tel: +251926379755, WhatsApp: +967730552233, Correo electrónico: oheadon@iom.int .

 

  • Un padre y sus hijos en la entrada de su tienda en un sitio de desplazamiento en los suburbios de la ciudad de Marib. La familia fue desplazada en marzo a Marib desde otro sitio de desplazamiento que se había vuelto peligroso por la proximidad del conflicto. Foto: Olivia Headon