Estudio de la OIM sobre la vulnerabilidad de las trabajadoras del sexo al VIH en Ghana

Posted: 
04/12/13

Ghana – La Oficina de la OIM en Ghana ha publicado un nuevo estudio sobre el VIH y la movilidad de la población basado en el comportamiento, titulado: HIV Vulnerability Among Female Sex Workers Along Ghana’s Tema-Paga Transport Corridor (“Vulnerabilidad de las trabajadoras del sexo al VIH en el corredor de transporte de Ghana entre Tema y Paga”, disponible únicamente en inglés).

El Jefe de la Unidad de Migración y Salud de Ghana de la OIM, el Dr. Aden Guliye, señaló: “La circulación de personas, bienes y servicios en Ghana sigue aumentando, incluidas diversas poblaciones migrantes. Por lo tanto, es importante comprender las conexiones entre el VIH, la migración y la movilidad, con el fin de crear intervenciones programáticas eficaces sobre el VIH.”

En el estudio, financiado por ONUSIDA y llevado a cabo por la OIM en colaboración con Management Strategies for Africa (MSA) y con el Programa de África Occidental para combatir el SIDA y las ETS  (WAPCAS, por sus siglas en inglés), se examina específicamente la asociación entre la movilidad y el riesgo de infección por el VIH entre las trabajadoras del sexo en Ghana.

En noviembre y diciembre de 2011, se entrevistó a 559 trabajadoras del sexo (75% itinerantes y 25%  sedentarias) en ocho lugares identificados previamente a lo largo del corredor de transporte de Ghana entre Tema y Paga. Este corredor Norte-Sur atraviesa seis de las diez regiones de Ghana, y sirve de enlace para los centros de tránsito y de comercio tanto en Ghana como en los países limítrofes.

En Ghana existen dos categorías principales de trabajadoras del sexo, a saber, las que son itinerantes y se desplazan para buscar activamente clientes, y las sedentarias, que son estacionarias y que trabajan frente a sus hogares o en burdeles.

Para poner en perspectiva la situación de las trabajadoras del sexo, Ghana tiene una población de 24,6 millones de habitantes y, en 2011, la prevalencia general de infección por el VIH era del 1,5%. Se desconoce la cifra exacta de trabajadoras del sexo, pero su población oscila entre 47.780 y 58.920, y el 90% de ellas se considera itinerante. En 2011, la prevalencia general de infección por el VIH entre las trabajadoras del sexo en Ghana se estimó en el 11,1%, con una prevalencia del 6,6% entre las itinerantes y del 21,4% entre las sedentarias.

La gran mayoría de las trabajadoras del sexo a las que se entrevistó eran ciudadanas ghanesas (91%) mayores de 20 años. Éstas afirmaron que la pobreza les había llevado a trabajar en la industria del sexo y que continuaban con este trabajo a causa de sus dificultades económicas. Los investigadores también descubrieron que la mayoría de ellas pretendía abandonar este trabajo si recibía asistencia financiera alternativa.

Entre las principales conclusiones figuró el alto nivel de utilización sistemática de preservativos por las trabajadoras del sexo con sus clientes (90,2%), aunque la mayoría (53,3%) no utilizaba sistemáticamente preservativos con sus parejas que no pagaban. También se concluyó que las trabajadoras itinerantes del sexo tenían muchas más parejas que no pagaban que sus homólogas sedentarias.

Las trabajadoras del sexo también se desplazaban, ya que el 46% de las encuestadas había viajado por motivos de trabajo sexual en los tres meses anteriores a la entrevista. Los destinos más populares eran Kumasi, Tema y Techiman, a lo largo del corredor de transporte entre Tema y Paga y, fuera del corredor, Accra, Sunyani y Takoradi.

El equipo de investigación concluyó que las trabajadoras itinerantes del sexo eran más vulnerables a la infección por el VIH que las sedentarias, debido a sus frecuentes desplazamientos, a las múltiples relaciones simultáneas con parejas que no pagan, y a que no siempre disponen de preservativos en el trabajo. Las conclusiones también indican que las trabajadoras sedentarias del sexo son de mayor edad, menos itinerantes, y tienen más hijos y menos ingresos provenientes del trabajo sexual que sus homólogas itinerantes. 

La OIM y sus asociados en la investigación recomiendan modernizar los programas de prevención del VIH, con el fin de que los mensajes de las comunicaciones para el cambio de hábitos, y las actividades generadoras de ingresos para poner fin al trabajo sexual, no se dirijan únicamente a las trabajadoras del sexo en Ghana, sino también a sus clientes y parejas que no pagan. Los puntos de reunión e interacción entre las trabajadoras sexuales, sus clientes y sus parejas que no pagan podrían ser puntos óptimos para llevar a cabo intervenciones de prevención del VIH.

Para más información, sírvase ponerse en contacto con el

Dr. Aden Guliye
en la Oficina de la OIM en Ghana
Correo electrónico: gaden@iom.int.

Para consultar el informe HIV vulnerability in Ghana, visite el sitio web:
http://www.iom.int/files/live/sites/iom/files/pbn/docs/HIV-Vulnerability-among-FSWs-along-Tema_Paga-Transport-Corridor.pdf.