IOM Assesses Damage, Launches Early Recovery Activities

Posted: 
09/18/08

La oficina regional de la OIM en Costa Rica se unió al
Centro Internacional para los Derechos Humanos de los Migrantes
(CIDEHUM) y a otras instituciones, incluyendo la comunidad
indígena Ngäbe-Buglé, para celebrar el Mes
Nacional del Migrante.

Con el lema Nï ngäbë büklë
srïbï kä dïë mïkäkä
(celebrando las contribuciones de los Ngäbe-Buglé), los
migrantes compartirán su música, experiencia y
cultura con el pueblo costarricense.

Cada año aproximadamente 12.000 hombres, mujeres y
niños de la tribu Ngäbe-Buglé viajan de
Panamá a Costa Rica para trabajar en la cosecha de
café.

"Si vives en los valles de verde exuberante de Los Santos o San
Vito, la presencia de miles de migrantes Ngäbe-Buglé
trabajando en los cultivos es tan parte del paisaje como los
camiones rebosantes del rojo brillante de los granos de
café.  Pero para muchos costarricenses los detalles de
la vida de estos migrantes son invisibles" explica Rosilyne
Borland, de la OIM.

En San José, los amantes de la música que se
reunirán esta noche para escuchar la popular banda
Malpaís tocando en vivo en el club Jazzcafe también
escucharán música tradicional indígena. 
Parte de los ingresos generados por la venta de boletos
apoyará un proyecto de salud que desarrolla la OIM en fincas
cafeteras, llamado Finca Sana.

Un video-foro que se realizará el próximo martes,
en colaboración con la Universidad Nacional y el Ministerio
de la Mujer, mostrará la experiencia de las mujeres
migrantes, y fotos tomadas por un grupo de jóvenes
Ngäbe-Buglé serán expuestas en el Museo de los
Niños a principios de octubre.

Los Ngäbe-Buglé son un grupo migrante
transfronterizo con una gran presencia en Panamá, una
más pequeña en Costa Rica y una población
móvil que viaja entre las dos anteriores.  Los
migrantes llegan a Costa Rica en septiembre y pasan por diferentes
fincas siguiendo la maduración del café, algunos de
ellos hasta durante siete meses.  La mayoría se las
arregla para ahorrar hasta US$ 500, suficiente para regresar a sus
comunidades en Panamá y subsistir allí durante el
resto del año.

Pese a ser vitales para la industria cafetera, los migrantes
viven y trabajan generalmente en condiciones difíciles y
subnormales, y enfrentan barreras para acceder a los servicios
sociales básicos.  Muchas fincas tienen un acceso
mínimo al agua potable, áreas de cocina o
instalaciones higiénicas.  Con frecuencia
múltiples familias se apiñan en pequeñas
habitaciones junto con los animales que viajan con ellos.  La
desnutrición infantil y las enfermedades diarreicas son
comunes, y las tasas de vacunación son extremadamente
bajas.

En un esfuerzo por dar respuesta a sus necesidades de salud, la
Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) ha estado enviando
equipos móviles a las fincas cafeteras desde el año
2003, y recientemente ha expandido sus esfuerzos a una segunda zona
que hace parte de la ruta migratoria.  En el 2007, la OIM
unió esfuerzos con la CCSS, capacitando a indígenas
para convertirlos en promotores de salud y puedan llevar
educación sobre salud a las fincas, como parte del proyecto
Finca Sana.

Los trabajadores migrantes indígenas son comunes a lo
largo de Centroamérica, y enfrentan con frecuencia niveles
extremos de marginalización y exclusión.  La OIM
espera que el proyecto Finca Sana sirva como modelo que pueda ser
aplicado en otros lugares de la región, y actualmente
discute con contrapartes la forma de expandir este proyecto a
Panamá.

Para mayor información por favor contactar:

Daniel Redondo

OIM Costa Rica

Tel: +506. 2221.5348 ext 242

E-mail: "mailto:dredondo@iom.int">dredondo@iom.int

Para conocer más sobre el proyecto Finca sana visite class="paragraph-link-no-underline" href=
"http://www.iom.int/jahia/Jahia/pid/2001">http://www.iom.int/jahia/Jahia/pid/2001

Para saber más sobre migración transfronteriza
visite: "http://www.iom.int/jahia/webdav/site/myjahiasite/shared/shared/mainsite/published_docs/books/Indiginous_route_final.pdf"
target="_blank" title="">This Link