La asistencia para el tifón en Micronesia excede los USD 10 millones

Posted: 
09/08/15

Los Estados Federados de Micronesia - Más de USD 10 millones –en su mayoría aportados por la USAID– se asignaron para apoyar a algunas de las comunidades más remotas y delicadas del planeta en los Estados Federados de Micronesia.

El tifón Maysak azotó el norte del Pacífico a principios de este año, causó millones de dólares en daños y reclamó cinco vidas. En su calidad de principal socio de implementación de la USAID, la OIM ha distribuido alimentos de emergencia, agua, equipos de saneamiento y materiales de refugio en las zonas más afectadas y en este momento está emprendiendo un ambicioso plan de reconstrucción.

Además, las contribuciones de los gobiernos de Australia, Nueva Zelanda y Japón han permitido prestar asistencia práctica y ayuda técnica a estas comunidades sumamente aisladas.

Con la financiación de la USAID la OIM podrá realizar en las comunidades afectadas la reconstrucción y reparación de más de 600 casas y al menos 100 proyectos de infraestructura clave, tales como escuelas y clínicas, a lo largo de los próximos 18 meses.

Asimismo, la OIM está distribuyendo tiendas de campaña financiadas por la USAID para garantizar que el desastre no interrumpa la educación de los niños en las islas exteriores remotas mientras que sus escuelas se reconstruyen.

Paralelamente a estas actividades centradas en la recuperación, la OIM trabajará con las poblaciones afectadas para desarrollar planes de preparación para desastres dirigidos por las comunidades que reflejen sus experiencias durante la tormenta, lo que aumentará su capacidad de resistencia y su seguridad antes del próximo desastre.

“Aunque el número de muertes en Maysak no fue suficientemente grave como para atraer una gran atención por parte de los medios de comunicación, la ferocidad de la tormenta sirve como un recordatorio enérgico del hecho de que los patrones climáticos están cambiando y se están volviendo cada vez más violentos”, destacó el Jefe de Misión de la OIM en los Estados Federados de Micronesia, Stuart Simpson.

En los próximos días, la Embajadora de los Estados Unidos de América, Doria Rosen, se unirá a un equipo de la OIM que viajará a las islas de Yap y Ulithi, en las que se llevará a cabo una gran parte de la reconstrucción.

El Jefe del Equipo de la USAID para Proyectos del Pacífico, Dr. Muhammad Khan, señaló que la OIM y el Gobierno de los Estados Unidos tienen una fructífera historia de colaboración en la respuesta y mitigación de desastres en la región del Pacífico al haber trabajado con éxito en el alivio de los efectos más graves de una sequía en la vecina República de las Islas Marshall.

“Nos preocupa sobremanera el efecto que los desastres más frecuentes e intensos están causando en estos ecosistemas frágiles”, enfatizó el Dr. Khan. “Décadas de desarrollo se pueden destruir en pocas horas. La ayuda humanitaria de emergencia, respaldada por programas de mitigación impulsados a nivel local, es el camino correcto a seguir y nos complace poder trabajar en colaboración con la OIM para mejorar la vida de estas comunidades singulares y en peligro de extinción”.

 
Los Estados Federados de Micronesia y la República de las Islas Marshall son dos naciones que juntas constan de 1.800 islas que se extienden a lo largo de 2.000 millas en el noroeste del Océano Pacífico. Los más de 155.000 habitantes de estas islas son vulnerables a los desastres de inicio lento y rápido relacionados con el cambio climático, entre estos el aumento del nivel del mar y los patrones cambiantes de lluvias y tormentas.

En virtud de los Pactos de Libre Asociación entre el Gobierno de los Estados Unidos y los gobiernos de la República de las Islas Marshall y los Estados Federados de Micronesia, la USAID presta asistencia para complementar las iniciativas de gestión de desastres y reconstrucción de estas naciones independientes.

El programa de cinco años de Preparación para Desastres de la USAID para una Respuesta Eficaz (PREPARE por sus siglas en inglés) es posterior al programa de Mitigación de Desastres, Alivio y Reconstrucción (DMRRP por sus siglas en inglés) en cuyo marco la OIM estableció una presencia operativa y logística en cinco localidades de los dos países. Esto implicó el posicionamiento anticipado de suministros de ayuda humanitaria y equipos, y una mayor capacidad de reserva de logística, respuesta médica y reconstrucción de viviendas e infraestructura pública.

El tifón Maysak alcanzó la categoría 5 a finales de marzo, por lo que es la tormenta más fuerte del Pacífico Norte registrada en esa época del año. El fenómeno asoló los Estados de Yap y Chuuk, causó millones de dólares en daños y reclamó cinco vidas.

Inmediatamente después, el personal local e internacional de PREPARE se puso en marcha y, en coordinación con las autoridades nacionales y estatales los Estados Federados de Micronesia, la OIM inició las acciones de asistencia vital en Micronesia. En los días posteriores al suceso –con el apoyo de la Oficina de la USAID de Asistencia de los Estados Unidos para Desastres en el Extranjero, Asesores de Registro de Micronesia y el Gobierno de Australia– la OIM comenzó a distribuir alimentos, agua potable, y materiales de vivienda e higiene entre las poblaciones afectadas.

Además, se actualizó un componente clave de preparación del programa: el uso de artículos de asistencia posicionados con anterioridad con financiación de la USAID, almacenados y mantenidos por la OIM en bodegas en los Estados Federados de Micronesia y la República de las Islas Marshall. Esto significa que los artículos de ayuda humanitaria, tales como grandes rollos de lona de plástico para refugios, máquinas de filtración de agua de ósmosis inversa, contenedores de agua de alta capacidad, puestos de distribución de agua y recipientes herméticos de agua, se pudieron utilizar de inmediato en estas comunidades sumamente aisladas.    

Para obtener más información, por favor ponerse en contacto con Stuart Simpson in Pohnpei, Micronesia, Email: ssimpson@iom.int, Tel: +691 9262460

Non-food aid is delivered to the worst typhoon-affected areas in Micronesia. © IOM/Joe Lowry 2015