La asociación entre la OIM y TMEA para la realización de pruebas de COVID-19 a choferes de camiones ayudarán en la reapertura del comercio

Posted: 
07/24/20
Themes: 
COVID-19

 

Nairobi – La Organización Internacional para las Migraciones (OIM), está realizando pruebas de COVID-19 a miles de choferes de camiones que se encuentran en las fronteras de Kenya.  

Este accionar forma parte de un esfuerzo nacional y regional para luchar contra la pandemia de COVID-19 y reabrir el comercio en África Oriental y el Cuerno de África. Más de 4.500 choferes de camiones y sus tripulantes están siendo testeados para detectar la infección en Malaba y en Busia, en la frontera que Kenya comparte con Uganda, en donde los cierres de fronteras han llevado a que ellos deban esperar durante semanas para poder volver a ponerse en movimiento nuevamente.  

Estas actividades forman parte de los esfuerzos desplegados por la OIM en todo el mundo.  

Las medidas de control de la COVID-19 implementadas en todo el mundo están teniendo un impacto sin precedentes sobre la movilidad humana. Más de 52.000 restricciones extraordinarias a la movilidad han sido implementadas por los gobiernos y las autoridades en todos los países, en tanto que millones de migrantes al interior de los países internos han perdido sus medios de subsistencia en ciudades en las que habían estado trabajando y ahora están retornando a sus lugares de origen.  

Al mismo tiempo—a lo largo de 10 países en África Oriental y en el Cuerno de África – cientos de miles de choferes de camiones no han podido transportar mercaderías esenciales y vitales como alimentos, agua, medicinas, equipos y provisiones médicas – que son artículos necesarios para poder paliar las necesidades de las comunidades vulnerables como las Personas Desplazadas Internamente (IDPs).  

Desde que la pandemia comenzó, los gobiernos de la región han debido hacer un esfuerzo muy grande para poder testear a los choferes de camiones y reducir la propagación de la enfermedad, principalmente debido a que la capacidad de testeo no era adecuada. Al 15 de julio, más de 2.000 choferes de camiones en África Oriental y en el Cuerno de África han dado positivo en la prueba de COVID-19. 

“Los puntos fronterizos se han convertido en focos de contagio tanto para la transmisión como para el repentino aumento de los casos de COVID-19”, explicó el Dr. Rashid Aman, Secretario Administrativo Principal del Ministerio de Salud de Kenya.  

La frontera Malaba-Busia es un lugar estratégico para realizar las pruebas de COVID-19 puesto que gran parte del comercio de esta región se origina en los billones de dólares en concepto de mercaderías y provisiones que entran y salen del puerto de Mombassa en Kenya.  

Por otra parte, la ruta Malaba-Busia es una ruta comercial para Uganda, Ruanda y Burundi, países que han cerrado fronteras y que dependen del libre movimiento de mercaderías y suministros.  

“El comercio y la migración están interconectados. Las personas, en especial los choferes de camiones que son tan vitales para el comercio, necesitan poder transportar mercaderías y provisiones para que las economías se pongan en movimiento, para que haya empleo, para que el desarrollo no se detenga”, sostuvo Sharon Dimanche, Jefa de Misión de la OIM Kenya. “De modo tal que las pruebas facilitarán el comercio, el cual contribuirá con la recuperación económica de la COVID-19 en Kenya y en toda la región”. 

De acuerdo con la Matriz de Desplazamiento de la OIM, un 50% de los ‘Puntos de Acceso’ o de las fronteras en la región siguen parcialmente cerrados debido a la pandemia.  

Se había proyectado que el PBI de la Comunidad de África Oriental (EAC) iba a crecer en un porcentaje del 5.7% este año. Pero las proyecciones realizadas tras la COVID-19 indican un crecimiento del 1.3 % dependiendo de cuánto vaya a durar la pandemia y con qué velocidad la región pueda recuperarse. Adicionalmente hay estimaciones que indican que los cargamentos en el Corredor del Norte se han desplomado en un porcentaje del 30%. 

“El comercio es la cuerda salvavidas de la economía y millones de trabajos tanto formales como informales dependen de él. Si los Gobiernos de Kenya y Uganda trabajan en conjunto podrán asegurar que el comercio pueda continuar entre los puestos fronterizos de Busia y Malaba durante la crisis de la COVID-19,” dijo Frank Matsaert, CEO de TMEA. 

El testeo a cargo de la OIM ha sido posible gracias a una asociación con TradeMark East Africa (TMEA), agencia para el desarrollo fundada en 2010 con el objetivo de aumentar la prosperidad en la zona este de África a través del fomento de las actividades comerciales. TMEA se encuentra actualmente implementando una Instalación de Emergencia para el Comercio Seguro (STEF) por un monto de 23 millones de dólares destinada a apoyar a los gobiernos de África Oriental en la toma de medidas cruciales a lo largo de las rutas de transporte y comerciales que asegurarán que el comercio continúe en condiciones de seguridad y a la vez se protejan los medios de subsistencia.  

TMEA está comprometida con el apoyo a las autoridades fronterizas y a quienes transitan por las fronteras a fin de asegurarles un comercio que cumpla con las normas médicas entre los Estados adyacentes en la región, dijo Matsaert, agregando que: “Esta asociación con la OIM para la provisión de pruebas en las fronteras es sumamente importante para poder de tal modo facilitar la consecución segura de las actividades comerciales y sobre todo para proteger los medios de subsistencia”. 

La asociación entre la OIM y TMEA para testear a los choferes de camiones tiene como objetivo aliviar el cúmulo de miles de camiones varados en los puestos fronterizos Malaba-Busia y de tal modo liberar cientos de miles de dólares en concepto de comercio esencial. TMEA ha podido observar una disminución del 90% en el nivel de comercio formal e informal realizado por millones de micro y pequeñas empresas, mayormente dirigidas por mujeres.  

La OIM está planificando extender las pruebas de COVID-19 a miles de choferes de camiones en Mombasa en las próximas semanas de modo tal que miles de choferes de camiones que comienzan sus viajes en la región puedan transportar suministros vitales y mercaderías desde Kenya hasta regiones tan distantes como la República Democrática del Congo.  

Además, TMEA está trabajando con la Secretaría de la EAC para implementar el Sistema Regional Electrónico de Seguimiento de Conductores y Cargamentos (RECDTS) el cual permitirá que las autoridades compartan los resultados de las pruebas realizadas a los choferes y tripulantes de camiones, haciendo posible que se pueda compartir esta información a lo largo de los corredores de transporte en África Oriental. 

Para más información por favor contactar a la Oficina Regional para África Oriental y el Cuerno de África en Nairobi: Yvonne Ndege, Tel: +254 797735977, Correo electrónico: yndege@iom.int    

Sede de TradeMark East Africa en Nairobi: Nelson Karanja, Tel: +254731500596, Correo electrónico: nelson.karanja@trademarkea.com 

  • Desde que comenzó la pandemia, los gobiernos de la región han luchado para poder testear a los choferes de camiones e intentar reducir de tal modo la propagación de la enfermedad, en especial porque la capacidad de testeo no era la adecuada. Foto:  Kennedy Njagi/OIM

  • Más de 4.500 choferes de camión y sus tripulantes están siendo testeados para detector la infección en Malaba y Busia en la frontera de Kenya con Uganda. Foto: Kennedy Njagi/OIM 

  • La ruta Malaba-Busia es una ruta comercial vital para Uganda, Ruanda y Burundi, que son países cuyas fronteras terrestres han sido cerradas en la región y que dependen del libre movimiento de mercaderías y provisiones en esta ruta para su comercio y sus economías. Foto: Kennedy Najagi/OIM