La crianza de ganado en Burkina Faso: Una oportunidad de reintegración para 99 migrantes que retornan

Posted: 
02/19/19
Themes: 
Assisted Voluntary Return and Reintegration, Capacity Building

Ouagadougou – El ganado es sinónimo de prosperidad. Es una ecuación atemporal relacionada con la posibilidad de existir en África rural, la cual sigue siendo tan verdadera en la actualidad como lo ha sido desde hace miles de años, cuando las familias comenzaron su largo viaje por todo el planeta, buscando siempre mejores tierras para poder progresar.

Pero el ganado también significa algo más profundo: comunidad, cultura, un compromiso con los valores tradicionales y familiares – todas herramientas cruciales para restaurar a los migrantes vulnerables hacia vidas significativas y dignas luego de que regresan a sus hogares, en especial tras un proceso migratorio fallido que puede haber dejado al retornado desesperanzadamente endeudado.

La Organización Internacional para las Migraciones (OIM), en colaboración con el Gobierno de Burkina Faso y con financiación de la Unión Europea, está brindando su apoyo al establecimiento de grupos dedicados a la cría de ganado en Burkina Faso.

En las zonas centro-este y centro-sur de Burkina Faso, las dos principales regiones de origen para migrantes que parten de este país, la OIM ha hecho entrega de unas 500 ovejas, carneros, bueyes y burros a 99 pobladores que regresaron de Libia y Argelia en 2018, para poder asegurarles la reintegración socioeconómica en su país.

Para brindar apoyo a su reintegración sostenible, los retornados recibieron, además de la mencionada asistencia en especie, capacitación en temas de gestión de negocios, operación cooperativa y técnicas para la crianza de ganado. Las sesiones de capacitación, que fueron brindadas a lo largo de todo el año por los socios técnicos de la Agencia Nacional de Empleo (ANPE por su sigla en inglés) y por los Directorios Regionales de Recursos Animales y de Pesca, les ha permitido adquirir las cualificaciones necesarias para asegurar la sostenibilidad de sus actividades.

“La capacitación me ha permitido aprender las técnicas para engordar ganado. Las visitas a las granjas nos han permitido no solamente poner en práctica las diversas técnicas sino poder ser testigos de cómo el ganado engorda; las técnicas, si se aplican correctamente, son eficaces”, dijo Iryassa, procedente de la Región Centro- Sur.

“Los granjeros nos dieron consejos sumamente útiles”, agregó. “Ahora podemos trabajar en nuestro país y Dios mediante, tendremos éxito. Es mejor tener 500.000 CFA en tu propio país y no millones en otro”.

Osseni, otro migrante de Burkina Faso que regresó en septiembre de 2017, recibió asistencia de reintegración. Procede de la Región Centro-este del país y había vendido todo para irse a Libia.

“Comencé con mis actividades de cría de Ganado con la ayuda de la OIM, que me entregó bueyes y equipamiento. Me gusta la cría de Ganado porque me sale bien y con este negocio he podido construir mi casa. Mis padres están muy felices de verme vivo y de regreso en casa”, explicó.

En 2018, los migrantes de Burkina Faso recibieron asistencia de reintegración en el marco de la Iniciativa Conjunta UE-OIM para la Protección y Reintegración de Migrantes. Este proyecto es financiado por la UE y apunta a contribuir con el fortalecimiento de la gobernanza migratoria, la protección, el retorno voluntario asistido y la reintegración sostenible de los migrantes que retornan.

Para mayor información por favor contactar a Andreas De Boer, en la OIM Burkina Faso, Tel: +226 74 93 81 28; Email: adeboer@iom.int.

  • El dibujo al azar para la distribución de ganado. Los migrantes retornados tuvieron que elegir un papel de una bolsa para descubrir qué ganado habían ganado. Foto: OIM/Alexander Bee.

  • El dibujo al azar para la distribución de ganado. Los migrantes retornados tuvieron que elegir un papel de una bolsa para descubrir qué ganado habían ganado. Foto: OIM/Alexander Bee.

  • El dibujo al azar para la distribución de ganado. Los migrantes retornados tuvieron que elegir un papel de una bolsa para descubrir qué ganado habían ganado. Foto: OIM/Alexander Bee.