La energía solar facilita el acceso a cuidados de salud las 24 horas de los refugiados rohingyas y las comunidades receptoras en Bangladesh

Posted: 
11/17/17

Cox’s Bazar – La OIM, en su calidad de Organismo de las Naciones Unidas para la Migración, está proveyendo energía solar a sus remotos puestos de salud localizados en los inmensos asentamientos temporarios de Kutupalong y Balukali, Cox’s Bazar, que ahora albergan a aproximadamente 440.000 refugiados rohingyas llegados de Myanmar.

La violencia en el Estado de Rakhine en Myanmar ha obligado a más de 620.000 refugiados a huir de Bangladesh desde el 25 de agosto, llevando la cifra total de personas que buscan seguridad en los asentamientos de Cox’s Bazar a más de 833.000.

Muchos de los recién llegados y los que ya estaban viviendo en los asentamientos, lo mismo que las comunidades que los han recibido, padecen una necesidad imperiosa de recibir cuidados de salud.

Antes del último influjo de refugiados, la OIM coordinó el trabajo de las agencias que realizan tareas en el sector de la salud, en estrecha colaboración con la Organización Mundial de la Salud (WHO por su sigla en inglés) y con el Ministerio de Salud y de Bienestar Familiar de Bangladesh.

A medida que las personas han llegado a los asentamientos en los últimos tres meses, la presión sobre el sector de salud ha ido aumentando de manera sostenida. Desde el 25 de agosto, la OIM ha atendido más de 75.000 consultas de salud tanto para los refugiados rohingyas como para la comunidad local en los sub-distritos de Teknaf y de Ukhiya (upazilas). En el mes de octubre solamente, más de 3.865 mujeres recibieron cuidados de salud específicos para estado de gravidez, incluyendo 3.030 controles pre-natales, 525 controles post-natales y 310 partos.

Antes de que comenzara a usarse la energía solar, los equipos de salud de la OIM solamente podían trabajar durante las horas del día, debido a que la falta de luz hacía imposible atender a los pacientes desde el atardecer hasta el amanecer. Se está desarrollando actualmente un plan para implementar un sistema de cuidado de la salud durante las 24 horas.

La flamante provisión de energía también se usa para los pozos de agua y los sistemas de purificación de la misma, asegurando que se disponga de agua potable en los puestos sanitarios. También significa que tales puestos no se verán afectados por cortes de electricidad y que los pacientes podrán cargar sus teléfonos mientras esperan.

La introducción de la energía solar fue posible gracias al apoyo de Solevolt, empresa especializada en energía solar, a Kopernik, una organización sin fines de lucro que distribuye tecnologías de bajo costo a beneficiarios en países menos desarrollados, y a BPO Data Exchange, empresa con fines sociales de Bangladesh.  

“A medida que la demanda de servicios de cuidados de salud aumenta, la luz generada por medio de la energía solar significa que podemos atender consultas de emergencia y entregar medicación las 24 horas,” explicó Mariam Abdelkerim-Spijkerman, funcionaria de Salud de Emergencia de la OIM en Cox’s bazar. “Las necesidades de salud de los refugiados son inmensas – tener luz las 24 horas ayuda a salvar vidas,” agregó.

La clínica de salud de la OIM en Leda, una aldea en la que los refugiados rohingyas se han estado instalando, al sur de los asentamientos principales, usa también energía solar como una fuente adicional de electricidad, asegurando que la clínica nunca se quede sin ese servicio.

Con tantas necesidades en aumento, la OIM pone el foco de atención en incrementar la provisión de servicios de salud con el fin de cubrir las necesidades inmediatas en los asentamientos existentes, y las necesidades de los que están asentados en zonas lejanas a las áreas que cuentan con servicios. El principal desafío en los nuevos asentamientos sigue siendo la falta de acceso por caminos.

Actualmente la OIM brinda su apoyo a 13 instalaciones sanitarias, a siete equipos médicos móviles (seis en Ukhiya y uno en Teknaf) y diez ambulancias para el transporte de casos urgentes de emergencia. En colaboración con sus asociados, también trabaja con más de 350 trabajadores de la salud comunitarios a lo largo de todo Cox’s Bazar.

La comunidad humanitaria se encuentra ahora respondiendo a las necesidades de más de 833.000 refugiados rohingyas en Bangladesh, incluyendo a recién llegados y a personas que han escapado de anteriores brotes de violencia. La OIM ha hecho un llamamiento por 120 millones de dólares destinados a paliar las necesidades de los refugiados más vulnerables y de las comunidades de Bangladesh que los alberga a febrero de 2018. Ello incluye 9 millones destinados a salud. Usted puede encontrar más información sobre tal llamamiento aquí.

La respuesta de la OIM en materia de salud en Cox’s Bazar es actualmente financiada por el Fondo Central de Respuesta a Emergencias de la ONU (CERF por su sigla en inglés), por la Oficina de Población, Refugiados y Migración del Departamento de Estado de los EE.UU. (PRM por su sigla en inglés), por la Dirección General de Ayuda Humanitaria y Protección Civil de la Comisión Europea (ECHO por su sigla en inglés), por la Agencia Sueca de Cooperación para el Desarrollo Internacional (Sida por su sigla en inglés),  y por el Departamento para el Desarrollo Internacional del Reino Unido (DFID por su sigla en inglés).

Para mayor información por favor contactar a  Olivia Headon en la OIM Cox’s Bazar, Tel: +8801733335221, Email: oheadon@iom.int 

  • Una refugiada rohingya espera con su pequeño hijo en un puesto de salud de la OIM en Kutupalong.  Foto: OIM/Olivia Headon