La falta de datos sobre migración dificulta la cooperación y la integración en África Meridional

Posted: 
02/04/10

Tal y como muestra un nuevo informe publicado por la OIM, los
empeños realizados para fomentar la cooperación
socioeconómica y la integración en la Comunidad del
África Meridional para el Desarrollo (SADC, por sus siglas
en inglés) y para una mejor gestión de la
migración en la región se han visto mermados a causa
de la debilidad en materia de recopilación y medición
de la información relativa a la migración
internacional.

El informe, titulado "Evaluación de los datos
estadísticos sobre migración de trabajadores en la
región SADC: Sudáfrica, Zambia, Zimbabwe,"
evalúa las infraestructuras estadísticas existentes y
los sistemas de recopilación, análisis e intercambio
de información sobre migración internacional en estos
tres países de África Meridional.

El estudio ha sido llevado a cabo en colaboración con el
Programa Estadístico de la Comunidad del África
Meridional para el Desarrollo y se inscribe en los empeños
de la OIM de fomento de una recopilación de datos coherente
y coordinada a nivel regional y de intercambio de mecanismos
cruciales para la gestión de la migración y una
integración económica eficaz a nivel regional.

A pesar de que la migración internacional no cesa de
aumentar en la región, la debilidad de los sistemas de
recopilación de datos sobre migración implica que la
información no es comparable y que existe cierta dificultad
para aceptar definiciones comunes.  Igualmente, la verdadera
magnitud de la migración así como su impacto en los
países emisores y receptores no puede ser calculado de
manera eficaz, lo cual dificulta el desarrollo de políticas
migratorias bien fundadas.

Los tres países elegidos para el estudio representan
diferentes realidades económicas y políticas en la
región.  Sudáfrica, con una población de
50 millones de personas, es el motor económico de la
región.  A pesar de ser principalmente un país
receptor de migrantes (inclusive de Zambia y Zimbabwe), está
experimentando igualmente una emigración importante de
trabajadores altamente cualificados.

Zambia, por otro lado, atrae a migrantes de toda la
región debido a la situación de paz y estabilidad
aunque, debido a su débil economía, pierde un
número significativo de especialistas y profesionales
altamente cualificados.

Por último, Zimbabwe, con una población declarada
de 13 millones de personas, está experimentando unas
elevadas tasas de emigración.  Según
cálculos conservadores, la diáspora zimbabwense
está formada por tres millones de ciudadanos.

El estudio evalúa cómo estos países
recopilan y analizan la información relativa a la
migración internacional.  Si bien las herramientas de
recopilación de información son parecidas, tan
sólo Sudáfrica dispone de un sistema de ordenadores
centralizados para analizar los resultados.  Este sistema, que
ha sido puesto en marcha recientemente, debe hacer frente a una
serie de problemas iniciales de ejecución.

Asimismo, el informe señala que el proceso de
recopilación de la información suele descuidar la
migración irregular -importante tendencia en la
región- y que, si bien los tres países cuentan con
registros sobre demandantes de asilo y refugiados, existen
también problemas relacionados con una recopilación y
procesamiento adecuados de la información.

Algunas de estas carencias pueden ser cubiertas gracias a los
censos y a las encuestas domésticas, aunque ninguno de los
dos suele considerar las tendencias migratorias.

El estudio ofrece una serie de recomendaciones para afrontar
dichos problemas. Entre ellas se incluyen una mejor
utilización de las fuentes documentales existentes y la
necesidad de normalizar términos y definiciones.

Igualmente, propone la automatización de los controles
fronterizos y de la información relativa a los permisos, la
capacitación de funcionarios para la mejora de la
recopilación y el análisis de la información
así como el fortalecimiento del intercambio de
información y de las líneas de comunicación
entre los actores.

Finalmente, recomienda la creación de un equipo de tareas
interinstitucional en cada país para mejorar la
comunicación con el Gobierno y propone fortalecer la
capacidad del Comité Estadístico de la SADC
uniformando los sistemas de recopilación de
información y estableciendo una base de datos
común.

El informe ha sido financiado por el Fondo 1035 de la OIM, que
brinda apoyo especial a los estados miembros en desarrollo de la
OIM y a sus estados miembros con economías en
transición, para el desarrollo y la ejecución de
proyectos conjuntos entre la OIM y los gobiernos a fin de afrontar
áreas específicas de gestión de
migración. Para descargarlo, visite: "paragraph-link-no-underline" href=
"http://iom.org.za/site/index.php?option=com_docman&task=cat_view&gid=42&Itemid=238">http://iom.org.za/site/index.php?option=com_docman&task=cat_view&gid=42&Itemid=238.

Para más información, póngase en contacto
con:

Yukiko Kumashiro

OIM Pretoria

Tel. +27 12 342 2789 (Ext. 210)

E-mail: "mailto:[email protected]">[email protected]