La OIM acoge con agrado el consenso de los Estados miembros de la ONU previo a la Cumbre de Refugiados y Migrantes

Posted: 
08/05/16

Suiza - En preparación de la Cumbre de 19 de septiembre sobre grandes movimientos de refugiados y migrantes, los Estados miembros de las Naciones Unidas, reunidos en Nueva York el 2 de agosto, alcanzaron un consenso sobre la Declaración de Nueva York para los Refugiados y Migrantes.

La Cumbre será la primera reunión de Jefes de Estado sobre los refugiados y migrantes en las Naciones Unidas, y es una oportunidad histórica para mejorar la respuesta colectiva de la comunidad internacional.

El evento se está llevando a cabo en un contexto de movilidad humana sin precedentes en todo el mundo, junto con situaciones de desplazamiento prolongado en muchos países, y el peligroso aumento de los sentimientos hostiles hacia los migrantes, xenofobia, racismo y discriminación.

El Director General de la OIM, Embajador William Lacy Swing, señaló que es alentador que el 19 de septiembre los Jefes de Estado y de Gobierno puedan hacer compromisos y preparar el terreno para mejorar considerablemente la vida y el bienestar de los migrantes en todo el mundo y para mejorar la gestión de la migración.

“Felicito a los Estados miembros por su compromiso expreso de proteger plenamente los derechos humanos de todos los refugiados y migrantes, independientemente de su estado, y su compromiso de combatir con todos los medios a su disposición los abusos y la explotación que sufren innumerables refugiados y migrantes en situaciones vulnerables”, declaró.

“También los elogio por el reconocimiento de una responsabilidad compartida para gestionar grandes movimientos de refugiados y migrantes en forma humana, sensible, compasiva y centrada en las personas a través de la cooperación internacional. En estos tiempos de migración sin precedentes en todo el mundo, hay que asegurarse de que exista un compromiso mundial para una migración más ordenada que beneficie a todos, donde se celebre a los seres humanos detrás de los números”, agregó.

Asimismo, el Embajador Swing acogió con beneplácito la condena enérgica de la Declaración de Nueva York contra los actos y manifestaciones de racismo, discriminación racial, xenofobia y formas conexas de intolerancia contra los refugiados y los migrantes, y los estereotipos que se les suelen aplicar, en particular por motivos de religión o creencia.

La adopción formal de la Declaración de Nueva York para los Refugiados y Migrantes en la Cumbre de septiembre pondrá en marcha un proceso de negociaciones intergubernamentales que llevarán a la adopción prevista de un Pacto Mundial sobre la migración segura, ordenada y regular, en una conferencia intergubernamental sobre la migración internacional en 2018. A la OIM le complace que la Cumbre iniciará también un proceso para un Pacto Mundial sobre la distribución de responsabilidades para los refugiados, a ser realizado por el ACNUR en consulta con los gobiernos, lo que la OIM apoya plenamente.

Para la OIM, el objetivo de un Pacto Mundial sobre la migración debe ser mejorar considerablemente la cooperación internacional en materia de migración y fomentar la aplicación de las políticas nacionales que reconocen que la migración es una realidad que, si se gestiona adecuadamente, genera beneficios para el desarrollo sustancial de los migrantes y las sociedades por igual.

El enfoque debe ser asegurar que la migración es una cuestión de decisión auténtica y no una necesidad desesperada; que se establezcan los derechos de los migrantes; y que los gobiernos gestionen la migración de manera justa, integral y humana, incluso mediante el establecimiento de canales seguros,

regulares y ordenados que sean adecuados para la migración, en cumplimiento de la Agenda de Desarrollo Sostenible 2030 para los migrantes y la migración.

La OIM espera poder trabajar con todos sus socios para desarrollar el Pacto Mundial en los próximos años y espera que a partir de este proceso los gobiernos adopten un enfoque adecuado respecto a la migración.

En este Pacto la prioridad es facilitar y no restringir la migración; que la migración sea un proceso a gestionar en lugar de un problema a resolver; trabajar por ampliar las posibilidades para que las personas hagan realidad sus aspiraciones y su potencial de desarrollo humano a través de la movilidad; reducir la incidencia y el impacto de la migración irregular; y mejorar el impacto de la migración en el desarrollo de las sociedades de origen y acogida por igual.

Para obtener más información, por favor ponerse en contacto con Leonard Doyle en la sede de la OIM, Tel: +41792857123, Email: ldoyle@iom.int

 

Foto de las Naciones Unidas / Joao Araujo Pinto