La OIM advierte que en junio 800.000 sudaneses del sur podrían perder el acceso a atención médica vital

Posted: 
05/04/21

Ginebra – La Organización Internacional para las Migraciones (OIM) advierte que más de 800.000 personas en Sudán del Sur que dependen de la OIM para cuidar su salud tal vez deban enfrentar una reducción en el acceso a los servicios vitales en el mes de junio en el supuesto caso de que los llamamientos urgentes para recibir ayuda humanitaria no tengan eco. 

Las personas desplazadas internamente (IDP), los retornados y las poblaciones afectadas por los conflictos, que ya están viviendo en situaciones extremas tal vez en breve deban enfrentar mayores peligros a sus vidas y a su salud debido a la pandemia de COVID-19 y al inicio de la temporada de lluvias y las consiguientes inundaciones.  

Las mujeres y los menores, los ancianos y las personas discapacitadas se encuentran en riesgo de no contar con acceso a servicios primarios para el cuidado de la salud. Entre tales servicios pueden mencionarse la salud materna e infantil, incluyendo el control de los menores de cinco años a fin de detectar situaciones de mal nutrición; servicios de salud sexual y reproductiva y testeo y tratamientos para VIH/SIDA y Tuberculosis. 

La OIM brinda estos servicios esenciales en sitios de la ONU que con anterioridad se destinaban a la protección de civiles, en las comunidades de acogida y en lugares remotos y de difícil acceso que reciben los servicios de los equipos móviles de respuesta rápida de la Organización. La inminente temporada de lluvias trae consigo un mayor riesgo de cólera, malaria e infecciones respiratorias que pueden llegar a tener impactos devastadores.  

“El año pasado aprendimos a la fuerza que cuando alguien no tiene acceso a los servicios sanitarios, todo el mundo queda expuesto”, dijo Jacqueline Weekers, Directora de Salud y Migración en la OIM.   

“La salud no es un lujo, es un derecho y una necesidad. Debemos movilizarnos para asegurarnos de que nadie sea dejado atrás”.  

Antes del brote de la COVID-19, el sistema sanitario de Sudán del Sur ya se encontraba bajo una gran presión y dependía en gran medida de los actores humanitarios que ahora deben enfrentar una escasez de fondos muy problemática.  

Hoy (04/05), la OIM hizo un llamamiento urgente pidiendo fondos para poder seguir con la provisión de servicios para el cuidado de la salud, efectivos en cuanto a costos y con un verdadero impacto, destinados a las poblaciones más vulnerables en Sudán del Sur.  

La OIM es un asociado clave en la provisión de servicios sanitarios en el país y, si la Organización no puede proveer estos servicios debido a la falta de fondos, dejará una gran brecha y pondrá a los más vulnerables en una situación desesperante.  

“Nuestra capacidad para responder depende de la disponibilidad de recursos; si tuviéramos que retirar nuestros servicios, tendríamos en nuestras manos una crisis humanitaria aun mayor”, dijo Peter Van der Auweraert, Jefe de la OIM en Sudán del Sur.  

”También corremos el riesgo de echar por la borda las ganancias obtenidas gracias a la provisión de acceso a cuidados adecuados de la salud primaria en Sudán del Sur y en pos de la concreción de los Objetivos de Desarrollo Sostenible. En ningún otro momento ha sido tan importante para nosotros trabajar juntos y mostrar nuestro apoyo a los cientos de miles de sudaneses del sur cuyas vidas están en peligro”. 

La OIM necesita unos 744.175 dólares por mes para poder seguir brindando cuidados sanitarios vitales. Esta suma significa asignar unos 11 dólares por año por cada beneficiario, cifra que es mucho más baja que el precio aprobado por el Cluster de Sanidad que estableció 63.50 dólares por año, dando fe de la efectividad del trabajo de la Organización en cuanto a costos, lo cual es crucial en un paisaje financiero que ya de por sí está muy presionado.  

Cliquear aquí para leer la Solicitud Urgente de Fondos para las Actividades Sanitarias en Sudán del Sur   

Para más información contactar con:    

Liatile Putsoa en la OIM de Sudán del Sur, Tel: +211 929 4444 02, Correo electrónico: [email protected]    

  • Un niño recién nacido recibe su primera vacuna en una clínica manejada por la OIM en el sitio de Protección de civiles en Malakal, Sudán del Sur. Foto: OIM 2021/Aleon Visuals.  

  • IOM doctor prescribes medicine at an IOM-operated Primary Health Clinic in Bam, Malakal, South Sudan. Photo: IOM 2021/Aleon Visuals 

  • Inside the pharmacy at an IOM-operated primary health care centre in the Malakal Protection of Civilians site in South Sudan. Photo: IOM 2021/Liatile Putsoa