La OIM insta a una solución digna y ordenada de la situación de los migrantes en Calais

Posted: 
03/04/16

Bélgica -Esta semana, el cierre de una parte del campamento de migrantes en Calais ha desatado una violencia desafortunada que pone a los migrantes en mayor riesgo y complica el avance hacia una solución sostenible, advirtió la OIM hoy.

La OIM considera con preocupación la situación de Calais e insta a que se tomen medidas inmediatas para proteger a los migrantes más vulnerables, incluidas las mujeres y los niños en los campamentos y sus alrededores, quienes corren el riesgo de caer víctimas de trata.

La OIM hace un llamamiento a las autoridades y a los propios migrantes para que se abstengan del uso de la violencia porque ello amenaza con exacerbar las tensiones existentes y la falta de confianza entre las autoridades y los migrantes.

“La violencia y la ruptura del orden en Calais es muy preocupante. Se necesita una solución digna y a largo plazo para esta situación”, declaró el Director General de la OIM, Embajador William Lacy Swing.

“Las medidas para manejar la situación de migrantes en Calais deben tomarse con sumo cuidado, y a la vez, es necesario intensificar los esfuerzos para proteger y ofrecer alternativas viables a los migrantes afectados”, recalcó el Embajador Swing.

Se requiere del fortalecimiento de la provisión de información y asesoramiento independiente a los migrantes y solicitantes de asilo en los asentamientos, quienes en este momento no ven otra alternativa que permanecer en el Reino Unido. Para superar este impasse se necesita la mediación cultural y el desarrollo de la confianza entre las autoridades y los migrantes.

La OIM considera que sería del interés de los migrantes aprovechar las disposiciones oficiales mejoradas de recepción, identificación, registro y tramitación de las solicitudes de asilo.

Al mismo tiempo, la OIM hace un llamamiento a las autoridades para mejorar y acelerar la reunificación de los miembros de las familias que residen en el Reino Unido, en particular en el caso de los niños migrantes no acompañados.

La OIM está convencida de que las acciones que se tomen considerando las circunstancias individuales de los migrantes pueden reducir las tensiones, aumentar la cooperación y disminuir el riesgo de que se establezcan otros asentamientos informales.

Además, como parte de la solución debe haber intervenciones más amplias y a más largo plazo para afrontar en forma humana y coherente el fenómeno general de los flujos de migrantes y refugiados que se dirigen hacia Europa.

El Director Regional de la OIM para la Unión Europea, Noruega y Suiza, Eugenio Ambrosi, advirtió que la situación actual en Calais es otro recordatorio de que la falta de un enfoque amplio y unido frente a la migración ocasiona que problemas similares se perpetúen y queden irresueltos.

“En primer lugar, los países europeos deben considerar una protección internacional más duradera para la mayoría de personas que llegan a la Unión Europea. Es preciso trabajar con urgencia en la mejora de las vías legales adecuadas para que las personas puedan entrar en la Unión Europea en forma segura y digna, y en el caso de Calais, lo más importante es que haya opciones legales para obtener protección, residir o continuar el viaje, en especial para los menores de edad y las personas que están separadas de sus familias”, expuso el funcionario.

El desmantelamiento de la parte sur del campamento de Calais ha afectado a entre 800 y 3.500 hombres, mujeres y niños, según estimaciones que varían entre las autoridades locales y organizaciones no gubernamentales.

Se calcula que entre un 10% y un 20% de los migrantes en Calais son niños, ya sea con familia o no acompañados. Esto incluye a 300 menores no acompañados, según ONG locales. En la parte norte del campamento, entre 1.000 y 3.000 personas siguen viviendo en tiendas de campaña.

Las autoridades de Francia están pidiendo a los migrantes que se trasladen a un centro temporal de recepción en Calais que puede albergar a 1.500 personas y donde todavía hay 200 lugares disponibles, o bien, que se instalen en uno de los 102 centros temporales de recepción y derivación que hay disponibles a lo largo de Francia.

Según las autoridades locales, más de 2.800 personas han sido reubicadas de Calais a otras ciudades de Francia desde octubre de 2015, pero entre el 15% y el 20% de ellas han regresado a Calais.

Muchos de los migrantes que se encuentran actualmente en Calais proceden de Afganistán, Sudán, Eritrea, Etiopía, Irán, Iraq y Siria. Además, hay un número considerable de personas de África subsahariana.

Para obtener más información, por favor ponerse en contacto con Ryan Schroeder en la Oficina Regional de la OIM en Bruselas, Tel. +32 2 287 71 16, Email: rschroeder@iom.int

El “New Jungle”, un asentamiento de migrantes en la ciudad portuaria de Calais, Francia. Agosto de 2015. © OIM/Amanda Nero 2015