La OIM responde a las inundaciones en Sudán del Sur que afectan a 900.000 personas

Posted: 
11/08/19
Themes: 
Refugee and Asylum Issues

Juba – La Organización Internacional para las Migraciones (OIM) ha aumentado sus esfuerzos para aliviar las necesidades de las personas desplazadas internamente, refugiados y comunidades de acogida en respuesta a las devastadoras inundaciones que han afectado a más de 900.000 personas en Sudán del Sur.

“Fue realmente angustiante ser testigo de los niveles de destrucción y sufrimiento que las inundaciones han causado”, dijo el Jefe de Misión de la OIM en Sudán del Sur, Jean-Philippe Chauzy tras una reciente visita a zonas inundadas en la región de Jonglei.  

“Hablé con un residente mayor desplazado que había procurado refugio en una iglesia atestada que se encontraba situada sobre un solar de terreno seco en medio de una insalubre ciénaga. Me dijo que no recordaba otras inundaciones de semejante magnitud”.

Más de tres meses de precipitaciones que no tienen precedente alguno han dejado bajo las aguas a comunidades enteras y han derivado en el desplazamiento masivo temporal de personas y en la interrupción de los servicios básicos. Miles de hogares y albergues han sido destruidos, las cosechas que brindaban medios de subsistencia a nivel local también fueron arrasadas, y hay temor de que el agua contaminada genere un brote de enfermedades.

Antes de las inundaciones, casi dos tercios de las zonas afectadas dieron cuenta de niveles críticos de desnutrición que afectaron principalmente a los niños y a las mujeres embarazadas.

El 26 de octubre, el Gobierno de Sudán del Sur declaró el estado de emergencia en 32 condados en  las regiones de Jonglei, Upper Nile, Warrap, Eastern Equatoria y Northern Bahr el Ghazal,  un avance que fue ponderado por los socios humanitarios en el país.

Por medio de una respuesta integrada y coordinada a la crisis en curso, la OIM como forma de apoyar al gobierno ha: 

  • Participado en las misiones de evaluación iniciales en la mayor parte de los lugares que resultaron afectados y distribuido tabletas Aquatab a 3.680 familias. 
  • Provisto Servicios de Agua, Sanidad e Higiene (WASH), de albergue, y de artículos no alimentarios (S/NFIs) tales como tabletas Aquatab, frazadas, mosquiteros, láminas impermeables, sogas de goma, bidones tipo jerry plegables, y filtros de agua a ser distribuidos entre unas 1.500 familias identificadas en la ciudad de Pibor en Jonglei que se ha visto seriamente afectada. Adicionalmente la OIM sigue con el pre posicionamiento de provisiones desde la capital Juba y desde Rumbek a Bore en Jonglei para brindar a poyo a la respuesta de emergencia a las inundaciones con el objetivo integral de brindar asistencia a 70.000 familias afectadas. 
  • Apoyado a los socios en la implementación en cuanto a la provisión de asistencia vital relacionada con las inundaciones en las comunidades afectadas por medio del Fondo de Respuesta Rápida (RRF por su sigla en inglés).
  • Producido un conjunto de mapas que han provisto un análisis geo-referenciado de más de 250 lugares afectados por las inundaciones.

La OIM también ha hecho entrega de láminas de plástico, mosquiteros, frazadas y bolsas de dormir a 16.711 poblaciones afectadas en las zonas de la Administración de Abyei.

A pesar de los esfuerzos coordinados de la OIM y de otros socios humanitarios, la asistencia no ha llegado a algunas de las comunidades debido a que hay caminos intransitables y pistas de aterrizajes anegadas lo cual ha provocado que muchas de las necesidades de las comunidades vulnerables no hayan podido ser atendidas.

“Las limitaciones al acceso a algunas de las zonas afectadas están ejerciendo presión sobre la respuesta a las inundaciones,” sostuvo Chauzy.

“Y mientras que la OIM sigue usando artículos de asistencia que en realidad estaban destinados a la temporada de sequía para responder a esta emergencia, se necesita reemplazar estas provisiones que serán indispensables este año, en especial debido a las necesidades humanitarias que las inundaciones han provocado, que han surgido anticipadamente y que se prolongarán en el tiempo”.

La respuesta de emergencia de la OIM a las poblaciones afectadas en Sudán del Sur y la Zona de la Administración de Abyei son apoyadas por el Departamento de Desarrollo Internacional (DFID), la Dirección General de Ayuda Humanitaria y Protección Civil de la Comisión Europea (ECHO), por la Oficina de los Estados Unidos para Desastres en el Extranjero (OFDA) y por la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID).

Las copiosas lluvias han azotado a zonas que ya estaban enfrentando graves necesidades humanitarias. A lo largo de los 32 condados anegados, más de tres millones de personas necesitaban asistencia incluso antes de la caída de las precipitaciones. 63% de los condados afectados por las inundaciones han sido incluidos en la Fase 4 (crítica) de Desnutrición Severa (niveles extremos), impactando sobre todo a los niños y a quienes recientemente se han convertido en madres.  

Entre las necesidades críticas pueden mencionarse el acceso al agua potable, drogas contra la malaria y otros medicamentos básicos, y láminas de plástico a ser utilizadas como albergues temporarios. La degradación o pérdida de cosechas y de otros medios de sustento, y unas 17.000 hectáreas de tierras productivas afectadas por las inundaciones generarán más necesidades humanitarias a largo plazo y reducirán la seguridad alimentaria hacia 2020.

Son necesarios unos 61.5 millones de dólares adicionales que no han sido presupuestados en el Plan de Respuesta Humanitaria actual para Sudán del Sur a fin de poder brindar apoyo a quienes necesitan tal asistencia, para asegurar la protección de los más vulnerables y para evitar pérdidas de vidas humanas.

 

Para más información por favor contactar a Liatile Putsoa en la OIM de Sudán del Sur, Tel: +211912380104, Email: lputsoa@iom.int o Paul Dillon en la Sede de la OIM en Ginebra, Tel: +41796369874, Email: pdillon@iom.int

  • Las aguas de las inundaciones han arruinado las economías de base agrícola-rural en toda la región, amenazando los medios de subsistencia y hacienda surgir el fantasma de la escasez de alimentos en zonas en las que la desnutrición aguda afecta a casi dos tercios de la población.  Foto: OIM

  • Las aguas de las inundaciones han arruinado las economías de base agrícola-rural en toda la región, amenazando los medios de subsistencia y hacienda surgir el fantasma de la escasez de alimentos en zonas en las que la desnutrición aguda afecta a casi dos tercios de la población.  Foto: OIM

  • Las aguas de las inundaciones han arruinado las economías de base agrícola-rural en toda la región, amenazando los medios de subsistencia y hacienda surgir el fantasma de la escasez de alimentos en zonas en las que la desnutrición aguda afecta a casi dos tercios de la población.  Foto: OIM

  • Las aguas de las inundaciones han arruinado las economías de base agrícola-rural en toda la región, amenazando los medios de subsistencia y hacienda surgir el fantasma de la escasez de alimentos en zonas en las que la desnutrición aguda afecta a casi dos tercios de la población.  Foto: OIM