La OIM y socios buscan obtener 18 millones de dólares para brindar asistencia inmediata dado el ingreso de más de 123.000 rohinyás a Bangladesh en los últimos 11 días

Posted: 
09/05/17
Themes: 
Humanitarian Emergencies, Refugee and Asylum Issues

Dhaka – La OIM, en su calidad de Organismo de las Naciones Unidas para la Migración, emitió hoy un comunicado en Bangladesh diciendo que la asistencia humanitaria en Cox’s Bazar (Bangladesh) debe ser aumentada de manera urgente dado que cientos de miles de nuevos nacionales de Myanmar (UMNs) han llegado recientemente y continúan ingresando a los asentamientos temporales del distrito en búsqueda de ayuda.

La OIM y las agencias asociadas que se encuentran operando en el distrito, el cual se encuentra en las fronteras de Myanmar, han identificado una brecha de necesidad de financiamiento inmediato por 18 millones de dólares para los próximos tres meses, los cuales permitirán que los servicios vitales puedan aumentarse y de ese modo hacer frente a las nuevas llegadas. Tras este llamamiento habrá una evaluación de necesidades y un plan de respuesta integrales. 

Hoy 06/09 el Grupo de Coordinación entre Sectores (ISCG) (https://cxbcoordination.org) de agencias humanitarias que trabajan en Cox’s Bazar y que fueron convocadas por la OIM, anunciaron que aproximadamente 123.600 personas han cruzado rumbo a Bangladesh desde Myanmar desde el último estallido de violencia ocurrido el 25 de agosto. (Las estimaciones del ISCG están basadas en observaciones recopiladas por las agencias de ISCG y puede que no sean precisas. No hay un registro formal de las nuevas llegadas).
Thousands of people are still arriving daily, looking for space to settle down in, and there are clear signs that more will cross before the situation stabilizes.

Miles de personas están aún llegando a diario, buscando un espacio en el cual poder asentarse, y hay claros signos de que más individuos cruzarán ni bien la situación se estabilice.

Con anterioridad al último influjo, la OIM Bangladesh estaba coordinando la provisión de asistencia humanitaria a cerca de 200.000 UNMs que estaban viviendo en asentamientos temporales en Cox’s Bazar.

Los servicios vitales que han sido brindados por la OIM y por sus agencias asociadas incluyen el suministro de agua potable y de servicios de sanidad, albergue, seguridad alimentaria, cuidado de la salud, educación y apoyo psicosocial para los individuos más vulnerables, muchos de los cuales padecen traumas mentales severos o han sobrevivido a ataques sexuales. 

“Las nuevas llegadas significan una presión inmensa sobre las estructuras de apoyo existentes. Las mismas necesitan ser aumentadas de manera inmediata con el fin de asegurar que las vidas no corran riesgos,” dijo la Jefa de Misión en Bangladesh, Sarat Dash.

“Nos estamos quedando sin espacio en los asentamientos existentes y las nuevas personas que llegan pujan por obtener un lugar en el campamento en donde puedan instalar al menos unas láminas plásticas que puedan protegerlos del mal tiempo. Tienen una comprensión muy limitada de los servicios de los que se dispone. Necesitamos ocuparnos de manera urgente de sus necesidades de albergue y asegurarnos de que esta gente disponga de espacios seguros en los cuales quedarse,” agregó.

La mayor parte de las personas que cruzan las fronteras son mujeres, niños y ancianos, muchos de los cuales se encuentran en estado de vulnerabilidad y no tienen la posibilidad de cuidarse a sí mismos.

Bangladesh ya está albergando a aproximadamente 400.000 UMNs, la mayor parte de los cuales viven en la zona del gran Chittagong, la cual es extremadamente vulnerable a embates externos, incluidos los ciclones.

Para mayor información por favor contactar a Peppi Siddiq en la OIM Bangladesh. Email: pksiddiq@iom.int, Tel. +8801755568894  

  • Miembros de la comunidad rohinyá cruzan la frontera rumbo a Bangladesh. Foto: OIM / Azam Sheikh Ali Haider

  • .Miembros de la comunidad rohinyá cruzan la frontera rumbo a Bangladesh. Foto: OIM/  Azam Sheikh Ali Haider

  • .Miembros de la comunidad rohinyá cruzan la frontera rumbo a Bangladesh. Foto: OIM/  Azam Sheikh Ali Haider