La OIM y USAID presentan un programa ampliado de prevención y tratamiento del VIH destinado a migrantes y comunidades de acogida

Posted: 
06/21/12

La OIM y USAID, con la financiación del Plan de emergencia
del Presidente de los Estados Unidos para paliar los efectos del
SIDA (PEPFAR), ampliarán hasta 2016 el proyecto Ripfumelo,
que aborda la vulnerabilidad al VIH de los trabajadores agrarios en
las provincias de Limpopo y Mpumalanga (Sudáfrica).

Ripfumelo, que significa “creer” en Tsonga,
está valorado en US$7,1 millones y cubrirá una serie
de distritos en las provincias de Gauteng y KwaZulu-Natal. 
Con el propósito de aumentar la prevención y el
tratamiento del virus, incluirá a poblaciones migrantes y en
movimiento como, por ejemplo, trabajadores migrantes, trabajadores
móviles y migrantes irregulares, además de las
comunidades con las que se relacionan.

Huyendo de crisis políticas y económicas en
países vecinos, son miles los migrantes que, en busca de una
vida mejor, trabajan en granjas sudafricanas.  No obstante,
muchos son vulnerables a la explotación y tienen un acceso
limitado a la atención médica.  Entre los
riesgos para la salud se incluyen las situaciones de hacinamiento y
escasos espacios de ocio, lo que dispara su exposición a
enfermedades contagiosas como el VIH/SIDA y la tuberculosis.

Desde que el proyecto Ripfumelo (valorado en US$ 4,6 millones)
se iniciase en 2009, más de 2.000 migrantes han conseguido
acceso a la atención médica.  Con su
prolongación hasta 2016, se pretende llegar a trabajadores
migrantes del sector agrario de lugares de difícil acceso,
así como a nuevas zonas geográficas, al mismo tiempo
que cobra impulso la prevención, el asesoramiento y las
pruebas de la tuberculosis y el SIDA.

“El nuevo proyecto apoya el plan estratégico
nacional del Gobierno de Sudáfrica para reducir la
incidencia del VIH y la tuberculosis y mitigar las consecuencias
para así conseguir el objetivo final de lograr cero nuevas
infecciones”, afirma Mathata Madibane, responsable de las
actividades de USAID.

El plan estratégico nacional identifica a los migrantes
como uno de los grupos de población a los que dirigir los
programas del VIH, enfermedades de transmisión sexual (ETS)
y tuberculosis debido al elevado riesgo que presentan de padecer
enfermedades transmisibles y a las dificultades a la hora de
acceder a los servicios de salud.

“Ripfumelo consiguió buenos resultados en el sector
agrícola comercial en cuanto a una provisión integral
de servicios de prevención y tratamiento del VIH/SIDA, pero
será necesario realizar esfuerzos colectivos para superar
esta pandemia del SIDA”, expone Alex Nemakode, gerente del
servicio comunitario en el municipio de Vhembe.

“Este proyecto constituye, a todos los niveles, una
alianza estratégica con las ONG y el Gobierno que facilita
el acceso a los servicios y programas de salud, especialmente de la
prevención, tratamiento y apoyo del VIH, ETS y la
tuberculosis.  Aborda los obstáculos estructurales para
así reducir la vulnerabilidad y genera información
estratégica para propiciar la formulación de
políticas y la planificación basadas en datos
empíricos”, afirma el Dr. Erick Ventura, coordinador
regional de migración y salud y jefe interino de la
misión de la OIM en Sudáfrica.

“Si bien Sudáfrica cuenta con políticas y
programas inclusivos, la aplicación de ambos a nivel local
sigue planteando desafíos.  Ripfumelo II
contribuirá a salvar las distancias entre la política
y la práctica.  A lo largo de los tres últimos
años, USAID y el PEPFAR han apoyado a la OIM a establecer
importantes redes y colaboraciones con diferentes actores, incluido
el Gobierno, para garantizar la accesibilidad y la disponibilidad
de los servicios y programas a las poblaciones de difícil
acceso como los trabajadores agrarios”, concluye
Madibane.

Para más información, póngase en contacto
con

Gaone Dixon

OIM Pretoria

Tel.: +27 82 815 5161

E-mail: "mailto:gdixon@iom.int">gdixon@iom.int