La olvidada ‘Caravana de Migrantes’: histórico lanzamiento del movimiento mundial de familias de desaparecidos.

Posted: 
11/06/18
Themes: 
Missing Migrants

Ciudad de México — Cada año la Caravana de Madres de Migrantes Desaparecidos cruza territorio mexicano a la búsqueda de los hijos e hijas que han desaparecido al intentar el cruce a los Estados Unidos.

Por primera vez a la Caravana de Madres se le unieron en la Ciudad de México otras madres procedentes de otros continentes, con el objetivo de desarrollar un movimiento trasnacional para recordarle a la comunidad internacional que tan solo una muerte, una sola desaparición, es de por si algo sumamente grave.

Más de 40 madres y otros miembros de las familias que buscan a migrantes desaparecidos de El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua, México, Senegal, Mauritania, Túnez y Argelia se reunieron para compartir sus historias, desarrollar vínculos e intercambiar experiencias en la búsqueda de información sobre el paradero de sus hijos e hijas.

El Proyecto Migrantes Desaparecidos de la OIM asistió a este evento histórico en calidad de observador.

La cumbre fue convocada por el Movimiento Migrante Mesoamericano y por la Carovani Migranti, de Italia, que son dos ONG que asisten a madres y a familias de migrantes desaparecidos en Centroamérica e Italia, respectivamente. Diversas asociaciones que representan a las familias de los desaparecidos también enviaron delegaciones a la cumbre, entre ellas la Asociación Tunecina Mères des Disparus, el Collectif de Familles des Harraga d'Annaba de Argelia, la Association des Femmes Chefs de Famille de Mauritania,  el Comité de Migrantes Desparecidos de El Salvador, el Comité de Familiares de Migrantes Desaparecidos del Progreso de Honduras y la Red de Enlaces Nacionales de México.

Rosa Idalia Jiménez ha estado buscando a su hijo Roberto Adonai Bardales Jiménez desde el 28 de mayo de 2013. Desapareció a los 14 cuando huyó de la pobreza y de la violencia en su país natal hacia la frontera con EE.UU. Quería una vida mejor y más segura. La última vez que Rosa tuvo noticias de Roberto fue cuando se estaba preparando para emprender el cruce de la frontera entre México y los EE.UU. rumbo a Texas, desde Reynosa, del lado mexicano.

Rosa compartió su historia este fin de semana en la primera Cumbre Mundial de Madres de Migrantes Desaparecidos. La misma tuvo lugar en la ciudad de México del 2 al 4 de noviembre de 2018, como parte del 8º Foro Mundial Social sobre Migración.

No solo han sido las madres la que han participado en la mencionada Cumbre, también han participado hermanas, hermanos, padres, abuelas. Usan fotos de los desaparecidos colgadas en sus cuellos con la esperanza de que haya alguien que pueda reconocer a sus seres queridos y pueda ayudarlos a encontrarlos. Prometen no bajar los brazos hasta que las búsquedas hayan logrado su cometido.

La desaparición de un ser querido, sin importar el contexto, hace que la familia siga llorando semejante pérdida, o esperando recibir noticias de un padre, esposo, esposa, madre, hijo o hija que hubieran desaparecido. Atrapados entre la pena y la esperanza, las familias comienzan a buscar información sobre sus seres amados, tarea que puede llevar años e incluso toda una vida. Al haberse reunido en torno a circunstancias tan dramáticas, las madres pueden compartir sus historias de dolor, pena, y sobre todo, amor eterno por sus hijos desaparecidos.

Durante tres días, las madres e integrantes de la familia presentes en la Cumbre discutieron los numerosos obstáculos que deben enfrentar cuando emprenden la búsqueda de sus seres queridos. Sin mecanismos de búsquedas nacionales o internacionales, las familias se ven obligadas a navegar por una confusa red de instituciones y de burocracia, con muy poco apoyo estatal.

Sin embargo, siguen perseverando: la caravana de madres ha organizado marchas anuales a través de México a fin de concientizar y buscar a sus seres queridos desde 2015. A la finalización de esta primera Cumbre Mundial de Madres de Migrantes Desaparecidos, los participantes han diseñado un plan para globalizar la lucha de las familias que buscan a migrantes desaparecidos. También en el día de cierre de la Cumbre, se redactó un manifiesto de forma colaborativa el cual estableció las demandas de las madres en pos de lograr verdad y justicia para sus hijos e hijas desaparecidos.

Para el futuro, las madres han acordado una lista de acciones que incluyen campañas conjuntas para defender estas causas en torno a los eventos claves, el apoyo a las iniciativas regionales que cada asociación plantee, y la creación de una plataforma en línea para coordinar tales esfuerzos.

De esta manera la Cumbre marca el inicio de un movimiento a nivel mundial de madres y familias de los desaparecidos: hay una necesidad urgente de concientizar acerca de las muertes y desapariciones durante los procesos migratorios y de luchar contra la indiferencia frente a estas tragedias mundiales.

 

Para mayor información por favor contactar a Marta Sanchez Donis, en el Centro de Análisis de Datos de la OIM sobre Migración Mundial, Tel: +49 1511 0001 187, Email: msanchez@iom.int

  • El Proyecto Migrantes Desaparecidos de la OIM asistió al evento de la Caravana de Madres de Migrantes Desaparecidos. Foto: IOM