Las conclusiones de diversos organismos de las Naciones Unidas sobre los niveles de malnutrición en Yemen generan una gran preocupación en torno a los menores desplazados

Posted: 
10/27/20
Themes: 
Internal Displacement

Sana’a – El más reciente análisis sobre Subnutrición Aguda de la Clasificación Integrada de las Fases de la Seguridad Alimentaria (CIF) difundido hoy por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), el Programa Mundial de Alimentos (WFP) y otros asociados es verdaderamente preocupante. Con un acceso sumamente limitado a los alimentos, a servicios humanitarios y a cuidados de la salud, los menores desplazados en Yemen corren el riesgo de sufrir los graves impactos de la inseguridad alimentaria severa.

Cerca del 26 por ciento de las más de 156.000 personas desplazadas este año, en las áreas en las que la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) tiene acceso, mencionó los alimentos como su necesidad más urgente. Es la segunda necesidad más mencionada tras los albergues y la vivienda, que un 65% de las personas menciona como su necesidad principal. En zonas en donde hay niveles más altos de desplazamiento, como Al Hudaydah, Taizz, Al Dhale’e y Marib, también se han informado altos niveles de necesidades alimentarias.

“Los yemenitas desplazados se ven forzados a dejar sus hogares sin llevarse nada y a menudo buscan seguridad en lugares en donde no hay empleo y apenas si hay servicios disponibles, entre ellos los sanitarios”, dijo la Jefa de Misión de la OIM Yemen, Christa Rottensteiner.

“Esto puede dejar a las personas vulnerables sin suficiente comida alimentar a sus familias. Dado que los asociados de Naciones Unidas informan que las tasas de subnutrición entre menores de cinco años son las más altas entre las registradas en diversas zonas de Yemen, estamos muy preocupados por los niños y niñas de las familias desplazadas”.

La situación en Marib es especialmente preocupante dado que un aumento en las hostilidades ha desplazado a más de 90.000 personas a la ciudad y también los servicios se han reducido drásticamente. Las personas desplazadas en Marib manifiestan que la comida es una de sus necesidades más urgentes. En los sitios de desplazamiento evaluados por la OIM en octubre, algunos informaron que la escasez de alimentos eran una de las preocupaciones de mayor relevancia para aproximadamente el 50 por ciento de los residentes”.

En respuesta a la inseguridad alimentaria, los kits de asistencia de emergencia que fueron entregados por la OIM en el marco del Mecanismos de Respuesta Rápida a las familias recientemente desplazadas incluyen raciones de alimentos de emergencia. La OIM también está desarrollando actividades de apoyo a medios de subsistencia para ayudar a las comunidades desplazadas a que puedan generar un ingreso. Recientemente la Organización también le brindó su apoyo a las mujeres desplazadas para la confección de tapabocas que ayudarán a sus comunidades a evitar la propagación del virus COVID-19.

La OIM está también manejando un centro de salud en el Campamento de Al Jufainah, el mayor sitio de desplazamiento en Yemen, y numerosas clínicas para el cuidado de la salud. Además de brindar cuidados primarios de la salud a más del 55 por ciento de la población desplazada en Marib, las clínicas móviles de la OIM en coordinación con UNICEF ofrecen a las comunidades acceso a controles de subnutrición para menores de cinco años y derivación para su tratamiento. Dada la alta demanda de este tipo de apoyo para combatir la subnutrición, una intervención oportuna y temprana es vital para poder reducir la morbilidad y mortalidad prevenibles entre los menores desplazados.

 

Para más información por favor contactar a Olivia Headon, OIM Yemen, Tel: +251926379755, WhatsApp: +967730552233, Correo electrónico: oheadon@iom.int

  • Una madre desplazada, originaria de Al Hudaydah, sostiene a su hijo enfermo en un centro de salud que recibe el apoyo de la OIM. Foto de archivo de la OIM.