Las evidencias demuestran que los cuidados de la salud primaria de los migrantes no implican necesariamente grandes desembolsos

Posted: 
10/26/18
Themes: 
Migration Health

Astana – La OIM en su calidad de Organismo de las Naciones Unidas para la Migración ha señalado que “no dejar a nadie atrás”, tal como ha sido formulado en los Objetivos de Desarrollo Sostenible 2030 no necesariamente implica una mayor carga para los presupuestos en materia de salud.

Durante un evento paralelo celebrado en ocasión de la Conferencia Mundial sobre Cuidados de la Salud Primaria, celebrada en Astana, Kazajstán, en el día de ayer (25/10), Jacqueline Weekers, Directora de la División de Salud Migratoria de la OIM destacó que “Los altos costos son a menudo citados por los gobiernos como los motivos principales por los cuales no se incluye a los migrantes en los sistemas de salud. Pero sin embargo, los migrantes contribuyen más en impuestos que lo que reciben en beneficios, envían remesas a sus comunidades de origen y logran cubrir brechas en el mercado laboral en las sociedades de acogida. Un acceso igualitario de los migrantes a cuidados de salud primaria de bajo costo podría reducir los gastos en ese ámbito, mejoraría la cohesión social y permitiría que los migrantes contribuyeran sustancialmente al desarrollo”.

Weekers inauguró el foro de expertos  Cuidados de la Salud Primaria de los Migrantes – el Argumento Económico, presentando investigaciones de vanguardia acerca de experiencias tanto en Europa como en Asia acerca del costo que implica excluir a migrantes y a solicitantes de asilo de los cuidados de la salud.

La co-presidencia del panel estuvo a cargo de Santino Severoni, Coordinador de Salud Pública y Migración de la Oficina Regional para Europa de la Organización Mundial de la Salud y por Lyazat Aktaeva, Viceministro de Salud de la República de Kazajstán.

Ambos oradores en la sesión inaugural – Ursula Trummer, a cargo del Centro de Salud y Migración y Kai Hong Phua, Profesor en la Escuela de Políticas Públicas Lee Kuan Yew – enfatizaron que el discurso en materia de derechos humanos en relación a la salud de los migrantes debe complementarse con un modelo de optimización económica.

“Agregar la perspectiva económica puede brindar los costos y beneficios necesarios para poder llegar a un consenso balanceado”, sostuvo Hong Phua. “La necesidad de los trabajadores migrantes en la economía, de mantener bajos los costos privados para las compañías que hacen negocios y asegurar el bienestar de los trabajadores migrantes justifica desde un punto de vista económico una política justa en materia de cuidados de la salud para los migrantes,” agregó.

Trummer dijo: “Diferentes estudios que se han realizado acerca de los grupos de migrantes más vulnerables tales como solicitantes de asilo y migrantes indocumentados, todos ellos llegan a las mismas conclusiones: restringir el acceso a los cuidados de salud no reducirá los costos. La evidencia brindada por nuestro  estudio en Europa muestra que el potencial ahorro en el costo de un tratamiento de cuidados primarios brindado oportunamente va del 49 al 100% en comparación con los costos en los que se llegaría a incurrir si debieran tratarse condiciones de salud mucho más severas en un hospital”.

Este punto de vista recibió el apoyo del Ministerio de Salud de Tailandia, que cuenta con casi dos décadas de experiencia en lo relacionado con seguros de salud tanto para sus trabajadores migrantes como para las personas que tienen a cargo, y por el Ministerio de Salud de Turquía que se encuentra asegurando la cobertura de necesidades de salud primaria de refugiados sirios que cuentan con protección temporaria en dicho país.

En sus acotaciones, Weekers también hizo referencia al Pacto Mundial para una Migración Ordenada, Segura y Regular (GCM por su sigla en inglés), cuya adopción por parte de los Estados Miembros ha sido programada para el mes de diciembre en Marrakech  y que proporciona un marco unificador de principios y compromisos comunes entre los Estados Miembros en un mundo cada vez más atravesado por la migración.

“El Pacto Mundial sobre Migración nos brinda la oportunidad histórica de mejorar las vidas y la dignidad de los migrantes, como así también la habilidad de los Estados para encauzar la migración. La salud debe estar allí, y lo está, entre los 23 objetivos del mencionado Pacto. La implementación del Pacto puede funcionar de la mano de la implementación de una cobertura universal de salud y de la agenda de cuidados de salud primaria,” dijo ella.

Para mayor información por favor contactar a Joe Lowry en la Oficina Regional de la OIM en Viena, Tel: +436603776404, Email: jlowry@iom.int

 

  • Jacqueline Weekers (3º desde la izquierda), Directora de la División de Salud Migratoria de la OIM y otros panelistas reunidos en Astana. Foto: IOM