Las instalaciones de salud en Cox’s Bazar luchan por hacer frente a las nuevas llegadas que sobrepasan las 415.000 personas, mientras la OIM aumenta los equipos móviles y el apoyo a las clínicas del gobierno

Posted: 
09/19/17
Themes: 
Humanitarian Emergencies, Migrants Rights, Refugee and Asylum Issues

Cox’s Bazar – La OIM, en su calidad de Organismo de las Naciones Unidas para la Migración, se encuentra trabajando con el Gobierno y con las agencias asociadas a fin de reforzar los servicios de salud fijos y móviles en el distrito de Cox’s Bazar en Bangladesh para poder brindar ayuda a cerca de 415.000 personas que han huido de la violencia reinante en el Estado de Rakhine al norte de Myanmar en las últimas tres semanas.

Muchos de los recién llegados, que han caminado durante días a través de la jungla en medio del calor y de la lluvia de los monzones ya se encuentran enfermos y desnutridos al momento en que llegan a los atestados asentamientos de Cox’s Bazar en Bangladesh. Habiendo acampado al aire libre, con muy poco o sin albergue, sobre las laderas de las colinas llenas de lodo, sin tener acceso a agua potable o letrinas, los más jóvenes y los ancianos son quienes están en mayor riesgo de padecer enfermedades contagiosas originadas en el agua.

“Los niños recién llegados están en riesgo de contraer enfermedades que son prevenibles mediante la vacunación. Bangladesh está ya libre de polio y casi libre de rubéola y de sarampión. De modo que el Gobierno, la Organización Mundial de la Salud y los asociados humanitarios han lanzado un plan de inmunización urgente el día sábado para poder vacunar a 150.000 niños recién llegados. También se requiere con urgencia para estos niños, apoyo en materia de nutrición y abordaje de la desnutrición, en especial de la desnutrición aguda severa,” sostuvo el Dr. Samir Kumar Howlader, Funcionario del Programa de Salud Nacional de la OIM.

“La falta de agua potable y de instalaciones para higiene personal y para sanidad ha traído ya como consecuencia la aparición de diarrea aguda acuosa y de otras enfermedades originadas en el agua no segura. De modo que se hace necesario fortalecer de manera significativa los sistemas de prevención y de vigilancia de tales dolencias,” agregó.

Otros han llegado a Bangladesh con heridas sufridas en Myanmar. “Yo he estado viviendo con una herida de arma de fuego durante cinco días. Podría haber perdido la pierna de no haber recibido el tratamiento adecuado,” dijo Anayet Ullah, de 18 años, quien se encontraba en una situación crítica cuando recibió tratamiento de parte de un equipo médico de la OIM en el complejo gubernamental de salud en Ukhiya. Los doctores lo derivaron al Hospital Sadar en Cox’s Bazar, en donde se recuperó.

Los doctores y las enfermeras de Ukhiya son uno de los 12 equipos de la OIM que están operando en las instalaciones sanitarias gubernamentales de los sub-distritos de Ukhiya y Teknaf, en Cox’s Bazar, en donde la población rohingya que se encuentra en las afueras de los dos campamentos de refugiados manejados por el ACNUR ahora totalizan aproximadamente unas 600.000 personas, dos tercios de las cuales han llegado desde el 25 de agosto. Tres equipos médicos móviles de la OIM han también comenzado a proveer servicios básicos para el cuidado de la salud primaria en tres asentamientos espontáneos en la zona.

Además del cuidado primario de la salud y de las derivaciones, los equipos ponen el foco en la salud sexual y reproductiva, y en la salud materna e infantil. También proporcionan servicios psicosociales y en materia de salud mental a cerca de 120 personas diariamente. Dicen que todos esos servicios deberán ser masivamente ampliados a fin de poder manejar el influjo de recién llegados.

En las últimas tres semanas, los equipos de la OIM han brindado servicios de cuidados de salud primaria de emergencia a cerca de 15.000 personas recién llegadas y a otras 9.500 pertenecientes a la población rohingya y a la población receptora. Asistieron 64 partos y proveyeron servicios de derivación a otros 226 pacientes.

Las agencias que se encuentran trabajando en el sector de la salud en Cox’s Bazar le han dicho al Grupo de Coordinación entre Sectores (ISCG por su sigla en inglés) que ya le han suministrado tratamiento a cerca de 52.000 personas recién llegadas. Pero las instalaciones existentes informan acerca de un aumento de entre un 150-200 por ciento de pacientes, habiendo sobrepasado la capacidad actual y los recursos disponibles.

Dicen que aproximadamente 171.800 personas recién llegadas no han recibido aún servicios de cuidados de salud primaria. La cobertura de cuidados de salud primaria debe también ser ampliada lo más pronto posible para abarcar a todas las poblaciones que llegan tanto a los asentamientos espontáneos como a los ya existentes, advirtieron.

Las agencias también han declarado que aproximadamente 14.000 mujeres embarazadas necesitan cuidado de la salud materno e infantil. De esa cifra, aproximadamente un 50 por ciento presentan embarazos complicados y podrían llegar a necesitar cuidados de emergencia neonatales y obstétricos.

Además de la campaña de inmunización, el Ministerio de Salud, que está liderando la respuesta del sector de salud con el apoyo de la OIM, dice que 16 equipos médicos móviles y clínicas satelitales han sido movilizados en los asentamientos existentes y en los nuevos, cubriendo aproximadamente la cifra de 217.206 nuevas llegadas. Entre esas clínicas se encuentran las destinadas a salud reproductiva. Tres equipos móviles más se encuentran proveyendo servicios diarios en tierras de nadie ubicadas en la frontera y ocho ambulancias están operando en el sector. El Ministerio de Salud también ha establecido una Habitación de Control en la Oficina del Cirujano Civil en Cox’ Bazar, a fin de poder coordinar la respuesta. 

La semana pasada la OIM solicitó la cifra de 26.1 millones de dólares estadounidenses para poder responder a las necesidades inmediatas de los 400.000 recién llegados que se encuentran en este momento alojados en Cox’s bazar. Este Pedido Urgente, destinado a cubrir las necesidades emergentes en los próximos tres meses, incluye 3 millones de dólares para cuidado de la salud. El pedido de la OIM es parte de un pedido de mayor envergadura (el Plan de Respuesta Preliminar del ISCG) por parte de todas las agencias que se encuentran operando en Cox’s Bazar y el mismo ha sido hecho por la suma de 77.1 millones de dólares para ser usados hasta fines de año.

Para mayor información por favor contactar a:

Peppi Siddiq en la OIM Dhaka, Tel: +8801755568894, Email: pksiddiq@iom.int

Chris Lom en Cox’s Bazar, Tel. +8801733335221, Email: clom@iom.int

 

  • La gente hace fila fuera de una clínica móvil en el asentamiento espontáneo de Unchiprang. Foto: OIM

  • Balukhali makeshift settlement residents, who face growing risks of water borne diseases, cross floods to reach the main road. Photo: Chris Lom / UN Migration Agency (IOM) 2017