Las llegadas de rohingyas a Bangladesh suman 655.000 mientras el invierno se acerca y genera nuevos desafíos en materia de salud y albergue

Posted: 
12/22/17
Themes: 
Humanitarian Emergencies, Refugee and Asylum Issues

Cox’s Bazar - En el día de Navidad se cumplirán cuatro meses desde el inicio del influjo de refugiados rohingyas a Bangladesh. Las últimas cifras muestran que 655.000 personas han llegado en ese período, llevando la cantidad total estimada de rohingyas en Cox’s Bazar a 867.500.

La Ronda 7 de Monitoreo de Población y sus Necesidades (NRM por su sigla en inglés), que la OIM difundió recientemente, evaluó 1.635 lugares que albergan a refugiados rohingyas en sitios colectivos y comunidades de acogida. Los hallazgos claves son que el 73 por ciento de los refugiados se encuentran viviendo en nuevos asentamientos espontáneos, 13 por ciento en asentamientos temporarios, 9 por ciento en lugares de la comunidad receptora y 5 por ciento en campamentos formales de refugiados. En comparación con la ronda anterior, ha habido una reducción en la proporción de refugiados en los lugares de la comunidad de acogida y una proporción aumentada respecto de los que residen en sitios colectivos.

Mientras el invierno se acerca, la OIM y sus socios están distribuyendo más albergues y artículos no alimentarios en respuesta al clima frío. En la pasada quincena, tales distribuciones incluyeron más de 88.500 frazadas y materiales para albergues de emergencia, incluso fardos de bambú para más de 1.500 familias. Hasta la fecha, la OIM ha distribuido 124.000 lonas impermeables, las cuales han beneficiado a cerca de 563.000 nuevos llegados. Cerca de 32.000 personas también han recibido otros artículos no alimentarios.

La OIM también está dando su apoyo a los rohingyas y a la población local afectada mediante la provisión de servicios de agua, sanidad e higiene. Cerca de 1.400 metros cúbicos de agua limpia potable han sido transportados en camiones hasta los asentamientos espontáneos que tenían acceso limitado a servicios de agua y más de 68.000 personas han recibido kits de higiene. Aproximadamente 1.500 letrinas de emergencia se han construido hasta la fecha, beneficiando a 75.000 personas. Cerca de 29 pozos por tubería profunda han sido terminados y están funcionando.

Para dar respuesta a un brote de difteria, conjuntamente con el Ministerio de Salud y Bienestar Familiar y la OMS, la OIM está apoyando una campaña de vacunación para niños menores de seis años, con trabajadores comunitarios, y también apoyando a equipos de vacunación en campo. La OIM también ha construido tres centros de aislamiento y tratamiento con 40 camas para aumentar de manera urgente el manejo de casos y la capacidad de internación, y para dar apoyo al seguimiento de los posibles contactos en varios lugares.

Como parte de su respuesta en curso a la violencia basada en género (GBV por su sigla en inglés) y para combatir la trata de personas, la OIM y sus socios ofrecen apoyo grupal el cual incluye información acerca de los riesgos implicados en la trata, y sesiones individuales de asesoramiento para refugiados de sexo femenino en espacios seguros especialmente construidos. Las mujeres y adolescentes que visitan dichos espacios pueden participar en actividades recreativas y psicosociales.

Los trabajadores sociales de la OIM ya han identificado a 14.340 personas en situación de vulnerabilidad. Cerca de 409 personas que padecían violencia basada en género han sido asistidas por medio de la gestión de casos de la OIM; 3.720 han recibido primeros auxilios psicológicos; y 1.666 han sido derivadas por cuestiones de salud.

La OIM también ha organizado talleres a cargo de expertos en lucha contra la trata de personas para policías y militares que trabajan en Cox’s Bazar a fin de crear conciencia y de sensibilizarlos en materia de casos de trata de personas.

Para mayor información por favor contactar a:

 Fiona MacGregor en la OIM Cox’s Bazar, Tel: +8801733335221, Email: fmacgregor@iom.int 

Shirin Ahkter en la OIM Dhaka, Tel: +880 2 55044811-13, Email: sakhter@iom.int

  • Una vista del campamento de Kutupalong en Cox’s Bazar, Bangladesh. Foto: OIM/Muse Mohammed