Las Naciones Unidas aportan fondos de emergencia para apoyar la respuesta frente al ébola en Uganda

Posted: 
04/09/19
Themes: 
Migration Health

Kisoro – La preparación e implementación de medidas y estrategias anticipadas para mitigar la propagación de algún riesgo para la salud que ha sido identificado son claves para evitar que el brote de una enfermedad se convierta en una pandemia.

Con esa finalidad, la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) ha lanzado un proyecto para apoyar la preparación y vigilancia nacional en los puntos de ingreso a lo largo de las fronteras que el país comparte con la República Democrática del Congo (RDC), donde un brote de cólera ocurrido hace ocho meses se ha llevado las vidas de casi 680 personas de acuerdo con datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Para evitar que el brote se extienda a la vecina Uganda, el Fondo Central de Respuesta a Emergencias de la ONU (CERF por su sigla en inglés) aprobó recientemente una subvención por 717.000 dólares para que la OIM ponga el foco en las estrategias nacionales de preparación y respuesta en materia de salud pública, por medio de información integral relacionada con la movilidad poblacional. La OIM se encuentra implementando el proyecto en sinergia con otras agencias de la ONU y ha formado una sociedad con el Gobierno de Uganda.

“El sistema de salud, liderado por el Ministerio de Salud, se encuentra desarrollando estrategias y estructuras que serán los cimientos de un sistema más sólido para el control de la enfermedad, el cual no solamente pondrá el foco en los brotes de ébola, sino de todas las enfermedades que pudieran estar diseminándose a lo largo del país”, dijo el Jefe de Misión de la OIM Uganda, Ali Abdi, en un evento para el lanzamiento de la nueva iniciativa celebrado la semana pasada en la zona sudoeste de Uganda.

“Los voluntarios y trabajadores de la salud que estamos capacitando serán también los recursos con los que contaremos en el futuro puesto que las capacidades no pueden desaparecer, sino que por el contrario deben fortalecerse a partir de la experiencia”.

Si bien ninguno de los nueve brotes anteriores en la RDC se extendió fuera del país, esta vez la OMS ha catalogado el riesgo como “muy alto” debido a la proximidad con los centros urbanos y las fronteras internacionales. El transporte y los vínculos comerciales también se consideran como potenciales vías por las cuales la enfermedad podría llegar a diseminarse.

Países como Uganda y Rwanda también albergan y siguen recibiendo refugiados y solicitantes de asilo procedentes del Congo. Estos factores han aumentado la necesidad de que los vecinos de la RDC mejoren la preparación para  poder contener un potencial brote entre las fronteras sin afectar la posibilidad de viajar o realizar actividades comerciales.

El proyecto financiado por el CERF Mejoramiento de la Preparación Nacional y Manejo de la Información para el Control de la Enfermedad del Virus del Ebola en los Puntos de Ingreso de Uganda fue lanzado el 2 de abril en Kisoro, uno de los distritos en la frontera con la RDC.

Según había sido previsto, treinta y dos teléfonos móviles y cuatro computadoras han sido entregados a los distritos con el objeto de apoyar la captura y el envío de datos poblacionales vinculados a la movilidad a las sedes de cada distrito y al centro nacional de operaciones de emergencia en Kampala. La OIM ha enviado también analistas de datos a cada uno de los mencionados distritos.

La capacidad local y nacional en los puntos de ingreso para prevenir, detectar y manejar con efectividad el virus de la enfermedad del ébola y cualquier otro riesgo a la salud de las personas serán aumentadas mediante la capacitación de personal de salud y de fronteras en técnicas para el control y la vigilancia, y la OIM fortalecerá también la capacidad de los funcionarios para que puedan alertar y mejorar la reacción frente a posibles amenazas a la salud en las zonas de frontera por medio de un mejoramiento de la coordinación en los puntos de ingreso, tanto a nivel local como nacional.

Encabezando el lanzamiento del proyecto se encontraba el Comisionado Asistente Allan Muruta, Líder del Incidente de Ebola del Ministerio de Salud de Uganda, con cuyo personal la OIM trabajará en los distritos de la zona sudoeste (Kisoro, Kanungu, Rukungiri y Rubirizi) para apoyar la preparación en los puntos de ingreso y de tal modo poder prevenir, detectar y responder frente a un eventual brote de ébola.

Entre otras intervenciones adicionales de la OIM en Uganda pueden mencionarse:

Capacitación para que los funcionarios de fronteras puedan manejar las mismas en el caso de que hubiera emergencias humanitarias,
Entrevistas a los refugiados que han sido confirmados para el reasentamiento y
Establecimiento del monitoreo de flujos por medio de la Matriz de Seguimiento de Desplazamiento de la OIM (DTM por su sigla en inglés)

Los datos de la DTM sirven para dar forma a la respuesta puesto que la dinámica de la movilidad poblacional es crucial para tomar decisiones relacionadas con la epidemiología y la salud pública que procuran prevenir, detectar y responder a incidentes de salud pública. La OIM ha también armonizado procedimientos operativos estándares en los puntos de ingreso a fin de reforzar la cooperación y aliviar el impacto.

Durante el brote de ébola 2013-2016 en África Occidental, la OIM desarrolló el Marco para la Gestión de la Salud, de las Fronteras y la Movilidad (HBMM por su sigla en inglés) a ser utilizado en lugares en donde los riesgos de transmisión de la enfermedad entre los migrantes y las comunidades sedentarias eran altos. Este marco empodera a los gobiernos y a las comunidades para que puedan prevenir, detectar y responder a las amenazas de salud en los puntos de ingreso, tránsito y retorno.

Para mayor información por favor contactar a Richard M Kavuma en la OIM Uganda, Tel: +256 772 709 917 / 700 646 403, Email: ugandapiu@iom.int.

  • El Jefe de Misión de la OIM Uganda, Ali Abdi (centro), y el Comisionado Asistente, Dr. Allan Muruta, dialogan con la prensa tras el lanzamiento. Foto: OIM.