Más de 417.000 desplazados internos en Libia: Informe de la OIM

Posted: 
05/13/16

Libia- Esta semana, la oficina de OIM en Libia dio a conocer su último informe de la Matriz de Seguimiento de Desplazados (DTM por sus siglas en inglés). La tercera ronda de la DTM aporta una visión general de los últimos números y patrones de movilidad de desplazados internos, solicitantes de asilo, migrantes y repatriados en el país, lo que es una línea de referencia para la coordinación y planificación de la asistencia humanitaria en todo el país.

En el informe se identifica a 417.123 desplazados en Libia (la mitad de ellos son menores de 18 años). Esta cifra es la suma de tres oleadas de desplazamientos: la primera, en 2011; la segunda, entre 2012 y mediados de 2014; y la tercera y mayor, desde mediados de 2014.

Además, en el informe se identifica a 234.699 migrantes en el país por una variedad de razones, como trabajo, tránsito o migración forzada. Se observa que los migrantes y solicitantes de asilo en Libia siguen siendo objeto de marginación y discriminación, lo que, unido al debilitamiento de las redes sociales o consulares, los vuelve cada vez más vulnerables a la explotación.

Las poblaciones migrantes en tránsito contienen flujos mixtos de migrantes y solicitantes de asilo, muchos de los cuales son grupos vulnerables en riesgo de explotación. La OIM contó 14 incidentes marítimos entre el 30 de marzo y el 1 de mayo de 2016 en la ruta del Mediterráneo Central entre Libia e Italia. Se rescató a unas 1.580 personas, mientras que 753 están desaparecidas, presuntamente ahogadas.

Tan solo el 35% de los migrantes se acoge en alojamientos privados; el resto se alberga en espacios informales, mercados, centrales de transporte o edificios en construcción. Además, un 4% está recluido en centros de detención. Los hombres constituyen el 89% de la población migrante, y sus principales países de origen son Níger, Egipto, Ghana y Malí.

Las cifras de la OIM indican que el 47% de todos los desplazados internos en Libia procede de Bengasi, el centro metropolitano que también acoge a la mayor parte de desplazados internos del país. Además, hay un número considerable de desplazados internos originarios de Sirte y Trípoli.

El desplazamiento reciente de Sirte a Bani Walid y Tarhouna debido a un aumento de los conflictos militares en Sirte es una preocupación creciente. La DTM ha identificado a 20.000 desplazados internos en Bani Walid, sobre todo de Sirte (82%). Sin embargo, esta población podría aumentar dado que diariamente miles de personas son desplazadas de Sirte.

Las poblaciones desplazadas se ven obligadas a huir debido al conflicto y la falta de seguridad, la destrucción de la propiedad, y el acceso limitado a servicios de salud y educación. Gran parte del conflicto se concentra en áreas urbanas. Muchas veces los desplazados huyen de un barrio a otro, pero algunos recorren distancias más largas.

Debido a las tensiones derivadas de los numerosos desplazamientos, la inseguridad financiera y la dificultad de acceso a la protección, se está desgastando la capacidad de adaptación de muchos desplazados internos, así como la capacidad de las comunidades de acogida de atender sus necesidades.

La DTM define las condiciones de vida de muchas familias desplazadas como inseguras o insalubres. Aunque en su mayoría los desplazados se alojan en entornos privados en zonas urbanas, el 16% se refugia en sitios colectivos o informales, compartiendo espacios habitables en edificios en construcción o abandonados, tiendas de campaña, caravanas o refugios improvisados.

Por consiguiente, a menudo carecen de acceso a servicios básicos como agua, saneamiento, higiene y electricidad: los requisitos mínimos para un entorno seguro, digno y saludable. Estas situaciones son especialmente agudas en las áreas de Al Kufrah, Dirj, As Sidr y Marandah.

Al mismo tiempo, se encontró que está aumentando el número de desplazados internos que retornan a su lugar de origen. Actualmente hay 149.160 retornados en total. En su mayoría regresan a Warshefanah y al sur de Trípoli, y otros, a Sabratah, Derna, Gwalesh y Ajdabiya.

Sin embargo, los centros de salud y educativos dañados, la falta de seguridad –que se caracteriza por una mayor delincuencia y por la presencia de artefactos explosivos improvisados– obstaculizan las perspectivas de un retorno seguro y sostenible para muchos desplazados internos. Esto se ha exacerbado por el aumento de los precios y por los recursos financieros limitados de los desplazados internos, lo que restringe su capacidad para llevar a cabo las reparaciones necesarias a sus viviendas.

El informe se elaboró utilizando la tercera ronda de recolección de datos de la DTM. La DTM es un sistema que permite el desarrollo y mantenimiento de información de referencia sobre las poblaciones desplazadas y que aporta evidencia para la asistencia específica y una mejor comprensión de los factores impulsores del desplazamiento y/o la migración. En Libia la DTM se centra en el seguimiento de los desplazados internos, repatriados y migrantes mediante la publicación de informes mensuales, notas de alerta, mapas y datos básicos, con financiación conjunta de la Unión Europea y el DFID del Reino Unido.

El informe completo puede consultarse en: http://www.globaldtm.info/libya/

Para obtener más información, por favor ponerse en contacto con la oficina de  OIM en Libia, Othman Belbeisi, Tel. 216 296-00-389, Email: obelbeisi@iom.int o Daniel Salmon, Tel. 216 292-35-097, Email: dsalmon@iom.int