Más de 60 nigerianas retornan desde el Líbano mientras empeoran las condiciones de los trabajadores migrantes

Posted: 
08/18/20
Themes: 
COVID-19

Abuja – El domingo (16 de agosto) 68 mujeres nigerianas varadas en el Líbano regresaron a sus hogares en condiciones seguras en un vuelo chárter coordinado por el Gobierno Federal de Nigeria que llegó al Aeropuerto Internacional Nnamdi Azikiwe en Abuja.

Esta semana la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) está brindando alojamiento y alimentos a las retornadas – cuyas edades oscilan entre los 18 y los 35 años – el tiempo de su estadía en Abuja. Durante este período se podrá evaluar sus necesidades y vulnerabilidades.

Desde mayo, 165 migrantes nigerianos retornaron desde el Líbano y 13 de ellos pudieron viajar gracias al Programa de Retorno Voluntario Asistido y Reintegración (AVRR). La OIM le brindó asistencia a todos los que retornaron por medio de apoyo para el manejo de los diferentes casos y de la promoción del acceso a alimentos, alojamiento, kits de higiene y asesoramiento legal antes de su partida desde el Líbano.

“Estamos todos en Nigeria ahora y apreciamos la amabilidad y los esfuerzos para a ayudarnos a volver a nuestros hogares”, dijo uno de los migrantes que retornó a Nigeria a finales de julio. “Estoy muy agradecido pues siempre estuvieron a mi lado”.

A su llegada a Nigeria, la OIM brinda apoyo a los recién llegados incluso durante el período de cuarentena de 14 días, derivación para recibir asistencia legal, testeos de COVID-19 antes de la partida, provisión de equipo personal de protección, albergues y apoyo médico psicosocial. La OIM brindará apoyo adicional de reintegración a los recién llegados tras la evaluación de sus necesidades.

“Desde el inicio de la pandemia, las operaciones de retorno voluntario para nigerianos y nigerianas varados se han visto demoradas”, explicó Abrham Tamrat, Encargado de Programa en la OIM Nigeria.

“Con la actual situación en el Líbano, estamos aumentando nuestros esfuerzos de coordinación con el Gobierno de Nigeria para asegurar que los migrantes nigerianos puedan retornar en condiciones seguras mientras se mantiene la salud de las comunidades de origen”.

“Debemos seguir garantizando que los migrantes vulnerables sean examinados adecuadamente y se les brinde asistencia, labor en conjunto con los gobiernos de los países de origen y destino y también junto a las organizaciones de la sociedad civil y líderes comunitarios que han estado muy activos en lo relativo a la provisión de asistencia a los migrantes en el Líbano”, dijo Dima Hadad, Oficial de Programa de la OIM Líbano para el Proyecto Regional del Levante.

Los migrantes están varados por diversas razones incluyendo, pero sin limitarse a, las restricciones a los viajes y la disminución consiguiente de los vuelos internacionales. La pérdida de puestos de trabajo y de los ingresos, el aumento del desempleo, la pérdida de los permisos de residencia y la falta de permisos de residencia para retornar a los hogares han tenido impacto sobre la movilidad.

A nivel mundial las medidas extraordinarias—entre ellas las restricciones a los viajes y a la movilidad—están teniendo un impacto sobre todas las personas. Pero algunas de ellas están exacerbando las situaciones precarias y las vulnerabilidades de las poblaciones migrantes y en particular, han llevado a que una amplia cantidad de migrantes queden varados.

Un total de 219 países, territorios y áreas habían impuesto 60.711 restricciones a principios de mayo, lo cual históricamente no tenía precedentes. Mientras las visas y los permisos vencen, los migrantes enfrentan también situaciones de deportación. Esto aumenta la posibilidad de acceso más limitado (o de que no haya acceso) a los cuidados de la salud y apoyo social, estigmatización y xenofobia, y el riesgo de detención en instalaciones que ya se encuentran atestadas y de no contar con un techo. Los que están varados también corren el peligro de ser explotados, incluyendo la trata de personas y – a causa de la desesperación – aceptar empleos en condiciones de mayor exposición al virus del COVID-19.

La semana pasada, la OIM informó que aproximadamente el 8% de las cerca de 300.000 personas afectadas por las explosiones en el Puerto de Beirut son trabajadores migrantes, muchos de los cuales están viviendo en zonas con desventajas económicas y en el Gran Beirut. Al menos 150 trabajadores migrantes han sufrido heridas. Se sabe que quince han fallecido a causa de la explosión.

De acuerdo con la Embajada del Líbano en Abuja, hay aproximadamente 5.000 nigerianos viviendo en el Líbano. Muchos de estos migrantes que a menudo trabajan en el servicio doméstico, han informado que han sufrido maltratos de parte de los empleadores y que se han visto expuestos a otras situaciones de vulnerabilidad tras este trágico incidente.

La OIM sigue promoviendo el diálogo entre el gobierno nigeriano y los gobiernos de los países de tránsito y de destino a fin de establecer los corredores humanitarios que permitirán que quienes soliciten el retorno voluntario puedan acceder al mismo. Tras el cierre del espacio aéreo en Nigeria a todos los vuelos comerciales internacionales, los corredores humanitarios son una alternativa muy necesaria para permitir que los nigerianos varados puedan retornar a sus hogares.

El 28 de julio, con el apoyo del Departamento de Desarrollo Internacional del Reino Unido (DFID) y del Fondo Regional de Asistencia Directa de la Unión Europea, 109 migrantes nigerianos retornaron en condiciones de seguridad desde Mali en el primer vuelo chárter al país desde el cierre del espacio aéreo por la pandemia de COVID-19. El 29 de julio, un grupo de 158 nigerianos—entre ellos 32 niños—fueron asistidos en su retorno desde Níger.

La asistencia de la OIM a los retornados durante la pandemia está alineada con medidas tales como el testeo y la cuarentena recomendadas por la Organización Mundial de la Salud y las autoridades sanitarias locales.

La OIM sigue asistiendo a los retornados nigerianos en medio de las restricciones a los movimientos impuestas por la COVID-19. Tan solo de junio a julio, 1.500 retornados recibieron asistencia para la reintegración, asesoramiento, y capital para iniciar sus propios negocios de acuerdo con sus necesidades.

Recientemente (14 de agosto) la OIM lanzó un llamamiento para recaudar fondos para su respuesta de emergencia tras las explosiones en Beirut. Desde finales del año pasado, el Líbano se ha hundido en una recesión económica que se ha visto acentuada por la crisis de la COVID-19, teniendo un impacto directo sobre las vidas de los trabajadores migrantes y sus familias.

La asistencia para brindar alojamiento y entregar alimentos a los retornados recién llegados recibe el apoyo del Fondo de Asistencia Global.

 

Para más información por favor contactar a Jorge Galindo en la OIM Nigeria, Tel: +234 906 273 9168, Correo electrónico: jgalindo@iom.int, y Florence Kim en la Oficina Regional para África Central y Occidental, Correo electrónico: fkim@iom.int, Tel: +221 78 620 6213

  • Desde mayo, la OIM ha brindado asistencia para el retorno de casi 300 migrantes nigerianos varados desde Líbano, Níger y Mali (en la foto). Foto: OIM