Más de 90 nacionales de Mali retornan a sus hogares en condiciones de seguridad en un vuelo chárter desde Chad

Posted: 
06/08/21
Themes: 
Assisted Voluntary Return and Reintegration

N’Djamena – La Organización Internacional para las Migraciones (OIM) ha brindado asistencia a 95 nacionales de Mali, incluyendo entre ellos a 72 mujeres y menores, para que pudieran regresar a su hogar desde Chad, en coordinación con los Gobiernos de Chad y de Mali. Los migrantes abordaron un vuelo chárter especial el 1° de junio como parte del Programa de Retorno Voluntario Asistido (AVR) de la OIM. 

Entre quienes se vieron beneficiados por la asistencia de este programa se encontraban personas que se habían ido de Mali con la esperanza de llegar a Europa, pero que terminaron varadas en Chad, y otras cuyos medios de subsistencia se encontraban en situación de precariedad socioeconómica a raíz de la pandemia de COVID-19. 

Chad es un punto importante para la migración en África, que atrae a cientos de miles de personas de todo el continente. En el norte sobre todo, miles de migrantes viajan para trabajar en las minas de extracción artesanal del oro o para cruzar las fronteras hacia Libia con la esperanza de ir luego hacia Europa, o retornar desde Libia tras escapar de experiencias traumáticas.  

Un informe reciente de la OIM muestra que entre agosto de 2019 y septiembre de 2020, más de 9.700 migrantes que cruzaron a Libia desde Chad fueron observados por Puntos de Monitoreo de Flujos (FMP) en la zona norte. Durante ese mismo período, unos 11.700 migrantes más fueron también observados desplazándose desde Libia a Chad. 

“Estos viajes migratorios pueden ser muy peligrosos puesto que las rutas no siempre son seguras y los migrantes son muy vulnerables a los abusos, entre ellos la explotación laboral y sexual”, señala  Jean-Claude Bashirahishize, Encargado del Programa de Asistencia y Protección de Migrantes en la OIM Chad.  

Sékou Coulibaly, nacional de Mali de 22 años de edad nunca pensó que su viaje lo llevaría de regreso a Chad.  

“Yo trabajaba en la extracción artesanal de oro en una mina en el Círculo de Kangaba [sudoeste de Mali]. Un día llegó una gran empresa que se hizo cargo del negocio y yo quedé afuera”, recuerda Sekou. 

Debiendo enfrentar una reducción en sus ingresos y con pocas perspectivas para el futuro, Sekou decidió vender su equipamiento e irse de Mali con la esperanza de llegar a Europa. 

“Tengo amigos que habían hecho el viaje y que me habían contado cómo encararlo. Viajé desde Mali a Níger, y de allí a Argelia y finalmente desembarqué en Libia”, relata. 

“En Libia pagué 300 euros a un coxeur [traficante] quien logró subirme a un bote inflable. Pero el bote se pinchó en medio del mar y la guardia costera nos trajo de regreso. Logré escapar a Benghazi en donde trabajé algunos meses para hacer algo de dinero. Luego me fui a Kufra, después a  Faya [Norte de Chad] y finalmente a N’Djamena por carretera. Cuando llegué a N’Djamena ya no tenía absolutamente nada”. 

La Embajada de Mali en Chad fue la que derivó a Sekou a la OIM para que recibiera asistencia. La OIM ha estado trabajando muy estrechamente con el Gobierno de Chad desde 2019 y con Misiones Diplomáticas en ese país para poder desarrollar un mecanismo de derivación por medio del cual los migrantes vulnerables puedan ser derivados con rapidez a los mecanismos de protección adecuados. 

“Las actividades de la OIM de protección y asistencia a migrantes, incluyendo su retorno voluntario asistido, aseguran que los migrantes vulnerables que están varados tengan acceso a formas seguras y dignas de regresar a sus hogares si así lo desearan, y reunirse con sus familias”, sigue diciendo el Sr. Bashirahishize.   

El vuelo chárter fue posible gracias al Programa Regional de Protección y Desarrollo en el Norte de África (RDPP-NA), un importante programa implementado en el norte de África para mejorar la protección de los migrantes vulnerables y brindarles asistencia inmediata y directa, como la relacionada con el retorno voluntario y la reintegración.  

Desde su lanzamiento en 2019 el programa ha ayudado a más de 300 migrantes varados en Chad a retornar en condiciones de seguridad a más de 9 países como Benín, Burkina Faso, Camerún, República Democrática del Congo, Mali, Níger, Nigeria, Senegal, y Sierra Leona.  

A su regreso, los migrantes que reúnan los requisitos necesarios pueden acceder a asistencia para la reintegración la cual incluye asesoramiento psicosocial, capacitación para adquirir determinadas habilidades, derivación, o asistencia en especie para establecer proyectos socioeconómicos individuales, colectivos o de base comunitaria. 

 

Para más información por favor contactar con François-Xavier Ada +221 773457454 , [email protected] 

 

  • Sékou Coulibaly, un migrante de Malí quien recibió asistencia de AVR. Foto: OIM

     

  • 95 migrantes, entre ellos 50 mujeres pudieron volver a sus hogares de manera segura gracias al retorno voluntario y asistencia a la reintegración de la OIM. Foto: OIM