Nuevo Año Nuevo País – La OIM aumenta su asistencia a migrantes irregulares recientemente llegados a Bosnia y Herzegovina

Posted: 
01/05/18

Sarajevo – La OIM en su calidad de Organismo de las Naciones Unidas para la Migración, está brindando respuesta a números cada vez mayores de migrantes que cruzan rumbo a Bosnia y a Herzegovina. Las últimas llegadas proceden mayormente del norte de África, a través de Grecia, Albania, y la vecina Montenegro.

Los números son exiguos en términos mundiales, pero a nivel nacional son significativos. La policía fronteriza detuvo a 735 migrantes irregulares en 2017, en comparación con menos de 100 en todo el 2016.

“Esto ha puesto presión sobre la capacidad de las autoridades relevantes y de las agencias nacionales de asistencia tales como la Cruz Roja,” dijo Peter Van der Auweraert, sub-coordinador de la OIM para la zona oeste de los Balcanes. “De conformidad con nuestro mandato en cuanto Organismo de las Naciones Unidas para la Migración, hemos estado ayudando a la Cruz Roja en Trebinje para que pueda brindar apoyo a los migrantes a su llegada, mediante la compra de alimentos, productos de higiene y ropa”.

Para poder manejar las llegadas adicionales, la OIM ha aumentado también el número de miembros de cada equipo para la protección de migrantes en Mostar y en la zona este de Sarajevo. Son empleados que brindan respuesta en la línea de frente y cuando es necesario, también proporcionan servicios de transporte y asistencia médica y psicosocial, especialmente a migrantes vulnerables.

La OIM ha reclutado a un traductor de lengua árabe para que las autoridades puedan comunicarse con los recién llegados y a un doctor de guardia en Trebinje para asegurar que quienes lo necesiten lo tengan a su disposición.

“Es crucial tratar a cada migrante con dignidad y respeto por sus derechos humanos esenciales, incluyendo su derecho a pedir asilo en Bosnia-Herzegovina,” agregó Van der Auweraert. “Por eso es que nosotros estamos reforzando nuestros equipos para la protección de migrantes, ya que los mismos juegan un rol clave en cuanto a brindar apoyo a las autoridades para la evaluación de las necesidades y para asegurar el acceso a asistencia adecuada”.

Los migrantes llegan con frío, hambrientos y completamente desorientados. La mayoría de los mismos son hombres solteros, pero algunos como Rawas (nombre cambiado para proteger su identidad) llegan con su familia completa. “Vendimos todo lo que teníamos por 5.000 euros y nos mudamos a Europa a través de Grecia, Albania, llegando a Bosnia el 28 de diciembre. Durante el viaje la persona que nos traficó en la frontera entre Montenegro y Bosnia repentinamente pidió 2.000 euros más además de los 5.000 que ya habíamos pagado, y no los teníamos. El traficante destruyó nuestros pasaportes y nos dejó al aire libre en algún lugar de las montañas al este de Bosnia".

“El traficante destruyó nuestros pasaportes y nos dejó en las montañas”

Por Ismar Milak

Mientras que la atención mundial se dirige al grave problema de los migrantes y refugiados en Asia y África, un pequeño pero significativo número de migrantes irregulares continúan llegando a países de Europa Central como Bosnia y Herzegovina, ejerciendo mucha presión sobre las autoridades locales. 

Rawad (nombre cambiado para proteger su identidad) es uno de los 735 migrantes irregulares que han cruzado a Bosnia y Herzegovina en 2017. Llegó hace un par de días con su esposa, un hijo adulto y cuatro hijos e hijas menores.

“Somos de Siria, de una pequeña localidad de la cual tuvimos que escapar hace cinco años,” comienza diciendo.

“Mi familia encontró refugio en Aleppo y se quedó allí hasta hace un mes, cuando decidimos irnos, pues temíamos por la vida de nuestros hijos. Para colmo de males, uno de mis hijos es asmático, y una de mis hijas también está enferma.”

“Vendimos todo lo que teníamos por 5.000 euros y nos fuimos rumbo a Europa a través de Grecia, Albania y Macedonia, llegando a Bosnia el 28 de diciembre. Durante el viaje,“ continúa diciendo tras un breve suspiro, “la persona que nos traficó a través de la frontera entre Montenegro y Bosnia repentinamente nos pidió 2.000 euros más además de los 5.000 que ya habíamos pagado, y no teníamos ese dinero. El traficante destruyó nuestros pasaportes y nos dejó en algún lugar a la intemperie en las montañas del este de Bosnia.

“Fue difícil antes también, pero fue en ese momento en donde la situación empeoró; pasamos cuatro noches en las montañas, expuestos a un frío tremendo sin nada en qué apoyarnos. Luego se nos dijo que las montañas y los lugares por los que pasamos probablemente estaban minados y que tuvimos suerte de llegar hasta acá. Nuestra hija menor está traumatizada. Realmente no sé cómo hemos podido sobrevivir a todo eso.”

Eventualmente la familia fue localizada por la policía local en Pale, una pequeña ciudad no lejos de la capital, Sarajevo, exhaustos, aterrorizados y hambrientos. Una de las posesiones que se les encontraron fue una bolsa de plástico con sus pasaportes hechos triza. Dado que las instalaciones estatales para migrantes están llenas debido al influjo en aumento de migrantes, se les pidió asistencia a los equipos de protección de migrantes de la OIM.

Tales equipos proveyeron a la familia controles psicológicos de emergencia y alojamiento en un hotel de Sarajevo, en donde todavía se encuentran y se están recuperando.

Tras reconocer que la familia de Rawad apenas si pudo escapar de las montañas minadas, la OIM y la Cruz Roja se encuentran preparando materiales informativos y mapas destinados a identificar las zonas de Bosnia-Herzegovina que siguen cubiertas con campos minados tras la guerra que tuvo lugar en los noventa. “Los migrantes no son conscientes de tal peligro”, sostuvo Peter Van der Auweraert, representante de la OIM en Bosnia y Herzegovina. “Si bien no ha habido incidentes hasta ahora, es importante asegurar que todo siga así, ya que algunas de las zonas por las cuales los migrantes transitan son altamente peligrosas.”

La respuesta de la OIM fue provista a través de la actividad de Asistencia Directa del Proyecto Mejoramiento de las Capacidades y de los Mecanismos para Identificar y Proteger a los Migrantes Vulnerables, financiado por la Oficina de Migración, Población y Refugiados (PRM por su sigla en inglés) del Departamento de Estado de EE.UU.

Ismar Milak es un funcionario de programa en la OIM Bosnia y Herzegovina

La OIM también está aumentando su capacidad de ofrecerles a los migrantes que quieren retornar a sus casas el servicio de Retorno Voluntario Asistido y Reintegración (AVRR por su sigla en inglés) a través de sus equipos de protección al migrante que pueden ayudarlos a obtener los documentos de viaje y de identidad que sean necesarios, un billete aéreo de retorno y asistencia financiera al inicio y a la finalización del proceso de retorno.

Van der Auweraert no cree que el país esté en el umbral de un gran influjo de migrantes y de refugiados, pero declaró que: “Juntamente con el ACNUR y con las demás agencias asociadas de Naciones Unidas, la OIM continuará trabajando con las autoridades encargadas del asilo y de la migración para asegurar que puedan gestionar la llegada permanente de pequeños grupos de migrantes y refugiados, también por medio de la readmisión como está pasando actualmente con Croacia, Montenegro y Serbia.”

Para mayor información por favor contactar a Peter Van Der Auweraert en la OIM Bosnia y Herzegovina, Tel: 387 33 293 400, Email: pvanderauweraert@iom.int

 

  • Los equipos de la OIM de Bosnia-Herzegovina trabajan con una familia llegada recientemente. Foto: OIM