OIM: la COVID-19 lleva a una disminución del 73 por ciento en la migración desde el Cuerno de África a los Países del Golfo

Posted: 
02/23/21
Themes: 
IOM

Addis Abeba – Nuevos datos publicados por la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) esta semana, confirman una disminución en 2020 de casi tres cuartos en la migración desde las regiones del Este y el Cuerno de África rumbo a países del Consejo del Golfo. 

En la Segunda Conferencia Científica sobre Migración y Desplazamiento que la OIM organizó junto a la Autoridad Intergubernamental para el Desarrollo (IGAD) y a la Corporación Alemana para la Cooperación Internacional (GIZ), un nuevo estudio destacó que la COVID-19 llevó a un descenso del 73 por ciento en la cifra de migrantes desde el Cuerno de África que viajaban a los países del Golfo a través de Yemen.

Estas conclusiones son muy significativas, en especial porque la migración africana a través de Yemen hacia el Golfo de Arabia ha sido elevada en los últimos cuatro años — a pesar de los riesgos de seguridad en Yemen, país que los migrantes deben cruzar para poder llegar el Reino de Arabia Saudita y aún más allá. A pesar de la reducción en llegadas en 2020—debidas en parte a las restricciones relacionadas con la COVID-19 —los riesgos aumentaron con mayores detenciones, explotación y traslados forzosos.

Los datos difundidos por la OIM muestran que la cifra de migrantes que cruzan por Yemen desde el Cuerno ha menguado, yendo de un pico de 138.213 en 2019 a 37.537 en 2020. Los retornos forzosos desde el Reino de Arabia Saudita se redujeron significativamente también, pasando de casi 121.000 migrantes etíopes en 2019 a 37.000 en 2020.

La OIM se está reuniendo aquí esta semana con referentes, investigadores académicos, legisladores y asociados para el desarrollo a fin de discutir el impacto inmediato y a largo plazo de la COVID-19 en países de la región de la IGAD.

La OIM se encuentra también trabajando y brindando su apoyo a los países de la IGAD a fin de desarrollar e implementar enfoques regionales integrados en respuesta a las necesidades de los migrantes y otros grupos móviles vulnerables. El objetivo es también aprovechar los beneficios de la migración y reducir los impactos de la COVID-19, ya que las naciones en toda esta región luchan contra el impacto económico de la pandemia. Entre tales impactos puede mencionarse la pérdida de millones de puestos de trabajo, el cierre de negocios y el descenso del nivel de remesas en efectivo enviadas por los trabajadores migrantes en el exterior, las cuales brindan apoyo a millones de personas en toda la región.

El Banco Mundial proyecta que el flujo de remesas hacia países de bajos y medianos ingresos va a disminuir a causa de la COVID-19, en aproximadamente un 14 por ciento  en 2021, en comparación con los niveles anteriores a la pandemia. Es esperable que esto tenga un impacto financiero y social muy fuerte sobre los países de la IGAD, y que se genere un mayor nivel de pobreza y una reducción del acceso a los servicios básicos como los de cuidados de la salud y educación.

Los migrantes, incluyendo a personas desplazadas internamente y refugiados en la región, tampoco pueden acceder a tratamiento médico contra la COVID-19 ni tampoco a Equipo de Protección Personal. Además, sufren un alto riesgo de ser víctimas de discriminación, estigmatización y xenofobia.

Asimismo, los cierres de frontera por la COVID-19, que han dejado a miles de trabajadores varados, han hecho también que muchos trabajadores de países de la IGAD queden expuestos a explotación por parte de traficantes de personas cuando intentan regresar a sus hogares. Al mes de septiembre de 2020, cerca de 3.000 migrantes se encontraban en la región Este y del Cuerno de África, en adición a otros cientos de miles de migrantes de la región varados en Yemen.

“Mientras el mundo, incluyendo la región de IGAD, lucha contra los devastadores efectos de la pandemia de COVID-19, es sin duda oportuno y adecuado volver a examinar la Movilidad Humana, en especial en el contexto de la COVID-19”, dijo el Secretario Ejecutivo de IGAD, Workeneh Gebeyehu.

“Necesitamos perfilar políticas y programas conformados por la evidencia. Espero que esta conferencia ayude a expandir la base de evidencia de los beneficios de la migración, a promover una narrativa africana sobre migración, y ayudar a arrojar una luz sobre las buenas prácticas que pueden asistir a los legisladores y profesionales para el logro de una mejor gestión de la migración”, agregó Mohammed Abdiker, Director Regional de la OIM para el Este y el Cuerno de África.

La conferencia ha recibido apoyo financiero de la Iniciativa Conjunta Unión Europea (UE)-OIM. El Centro de Datos Regionales de la OIM para el Este y el Cuerno de África (RDH EHoA) está brindando apoyo técnico a la organización de este evento y presentó dos contribuciones de la OIM. Establecido a principios de 2018, el RDH EHoA tiene como objetivo apoyar la discusión sobre migración basada en evidencias, estratégica y a nivel de políticas, por medio de una combinación de iniciativas.

La conferencia concluirá el 24 de febrero.

 

Para más información por favor contactar a Kenneth Odiwuor, Oficina Regional para el Este y el Cuerno de África, Tel:  +254722560363, Correo electrónico: Kodiwuor@iom.int

 

 

  • A pesar de los riesgos de seguridad, el número de migrantes que viajan desde el Cuerno de África hacia Arabia Saudita a través de Yemen ha ido en aumento durante los últimos cuatro años. Foto: OIM

  • Mohammed Abdiker, IOM Regional Director for East and Horn of Africa in his address to the conference participants called for programs and policies informed by evidence. Photo: IGAD