Se evitó el caos en la frontera de Camboya, pero hay incertidumbre futura para migrantes irregulares

Posted: 
06/13/14

Camboya - A medida que miles de migrantes irregulares cruzan la frontera de Camboya desde Tailandia, la OIM trabaja en proporcionar transporte a personas vulnerables que carecen de los medios para volver a su lugar de origen.

Anoche, unas 15.000 personas entraron en Camboya, en la ciudad fronteriza de Poi Pet, después de la implementación de una iniciativa de regularización de la migración por parte de las autoridades militares de Tailandia.  La OIM calcula que, desde el sábado, unas 25.000 personas han vuelto a Camboya.

La gran mayoría trabaja en construcción y agricultura, donde ganan unos USD 10 al día.  Muchos son hombres, pero alrededor de un 30 por ciento está conformado por mujeres, y unos 2.000 niños también forman parte del éxodo.

Meng Hout (35) dejó atrás su granja en la provincia de Batambang hace un mes, junto con su esposa Srey Mao (31) y sus hijos, Meng Hak (7) y Slev Hou (15 meses).  “Tengo deudas de casi USD 1.000 y mi granja no estaba produciendo lo suficiente, por lo que acepté un empleo para cosechar fruta del otro lado de la frontera”, refirió.  Debido a la incertidumbre en Tailandia, la familia decidió regresar a su país y se transportó a Poi Pet en un autobús abarrotado, junto con otras 35 personas.

El equipo de la OIM en la frontera ha luchado por encontrar autobuses suficientes para que las personas se alejen de la frontera y vuelvan a sus provincias de origen.  La situación se alivió temporalmente en la noche con la llegada de más de 100 camiones militares camboyanos; otros más llegarán hoy.

“La prioridad absoluta es conseguir suficientes vehículos grandes para evitar que las personas se queden atrapadas aquí por un largo tiempo en condiciones menos que ideales”, comentó Brett Dickson, líder del equipo de la OIM en Poi Pet.  “Muchas de estas personas se encuentran económicamente desfavorecidas y se han gastado todos sus ahorros, si es que los tenían, para llegar hasta aquí.”

A juzgar por el flujo de migrantes y evidencia anecdótica proveniente de Tailandia, el número de personas que cruzan la frontera podría aumentar aún más y la OIM trabaja en colaboración con sus socios para recibirlos.  Las agencias de las Naciones Unidas, organizaciones no gubernamentales y la Cruz Roja comenzaron a llegar a Poi Pet para distribuir agua y proporcionar refugio, y para identificar casos prioritarios, entre estos, mujeres que viajan con niños.

Un número menor de personas está cruzando la frontera en pasos fronterizos de otras provincias, y aún más podrían estar cruzándola en forma no oficial en los bosques y en el campo.  Se estima que hay unos 150.000 migrantes irregulares camboyanos en Tailandia y el impacto social y económico a largo plazo para ambos países es incierto.

“Estos hombres, mujeres y niños están regresando a las partes más pobres y menos desarrolladas del país”, advirtió Dickson.  “En el futuro, sin duda requerirán de apoyo para reintegrarse y construir una nueva vida, pero por el momento nuestra prioridad principal es garantizar su retorno seguro y digno a su lugar de origen.”

Para obtener más información, por favor ponerse en contacto con:

En Phnom Penh: Leul Mekonnen, Email: lmekonnen@iom.int, Tel: +855 12 900 131.  

En Poi Pet: Brett Dickson, Email: bdickson@iom.int, Tel: +855 12 222 132; o Joe Lowry, Email: jlowry@iom.int, Tel: +66 81 870 8081.

Ver también @IOMasiapacific en Twitter y IOM en Facebook.

Meng Hout (35 años) con su esposa Srey Mao (31 años) y sus hijos Meng Hak (7 años) y SLEV Hou (15 meses) en un autobús proporcionado por la OIM en la ciudad fronteriza de Poi Pet. © OIM 2014 (Fotografía: Joe Lowry)