Se moviliza a las comunidades rurales para hacer uso de las remesas en aras del desarrollo

Posted: 
09/07/06

Mientras que todo se dispone para el Diálogo de Alto Nivel
de Naciones Unidas sobre Migración y Desarrollo, la semana
que viene, un programa conjunto de la OIM y el PNUD muestra en
qué medida las remesas de los migrantes pueden ayudar al
desarrollo de las comunidades pobres.

Tayikistán, que tiene a más de 620.000
trabajadores migrantes en el extranjero (una de cada cuatro
familias tiene a un migrante), es uno de los países
más pobres y económicamente frágiles de los
países de la CEI.  La migración laboral se
percibe a menudo como la única manera de escapar de la
pobreza en un país donde los terremotos se dan con
frecuencia y en el que un 93% por ciento del territorio es
montañoso.

Las remesas que envían a sus lugares de origen los
migrantes, más de US$650 millones el año pasado y muy
por encima de los US$100 millones de 2001, han dado lugar a un
aumento de la demanda interna de bienes y se encuentran
detrás del crecimiento económico. Tayikistán
está experimentando un influjo de capital en las zonas
rurales, donde vive el 72% de la población. Sin embargo, el
dinero se suele dedicar a una vida de subsistencia o se ahorra para
acontecimientos familiares, dada la escasez de recursos para apoyar
la iniciativa empresarial y el desarrollo de la economía
rural.

“Alrededor del 30% de la población masculina
está en el extranjero. No deberíamos subestimar la
migración laboral como agente de cambio, sobre todo en las
zonas rurales pobres del país, y para eso hay que movilizar
a los migrantes que retornan para que inviertan y a las comunidades
en su conjunto”, afirmó Mahmoud Naderi, Jefe de
Misión de la OIM en Dushanbe.

Un proyecto piloto conjunto de la OIM y el PNUD destinado a
fomentar el uso de las remesas en aras del desarrollo
económico y social de dos comunidades rurales ha hecho
posible la puesta en marcha de varios proyectos de infraestructuras
de pequeña escala, como la mejora de escuelas,
reconstrucción de puentes y limpieza de los depósitos
de agua, mediante fondos procedentes de las remesas de los
migrantes y de la OIM y el PNUD.

Más de 170 migrantes en situación de retorno y
familias de migrantes con mujeres al frente recibieron
formación sobre cómo iniciar sus propios negocios, de
los que 152 acabaron por invertir casi US$40.000 de su dinero para
hacer realidad sus ambiciones, con fondos de apoyo de ambas
organizaciones.

El programa se ha ampliado ahora a 15 comunidades del valle de
Zarafshon, donde hay muchas familias migrantes y donde ya hay
Centros de Recursos Jamoat (centros de recursos rurales). Otras 15
comunidades de la región de Khatlon y Rasht recibirán
asistencia gracias a la nueva financiación del programa
Aeneas de la UE, que presta asistencia financiera y técnica
a terceros países en materia de migración y
asilo.

Las comunidades determinarán qué proyectos de
infraestructuras son necesarios e importantes, dando prioridad a
los que mejoren sus vidas y en los que las familias de migrantes
estén dispuestas a invertir más recursos financieros.
La OIM y el PNUD complementarán dichos recursos y, hacia
finales del proyecto, se crearán Asociaciones de Familias de
Migrantes para ayudar a aunar las remesas a favor del desarrollo de
las comunidades.

“En el proyecto piloto comprobamos que sólo con unos
pocos miles de dólares se puede mejorar mucho la vida de las
comunidades pobres. Sabemos que, al ampliar el programa,
habrá incluso más mejoras, no sólo por lo que
se está construyendo o reparando, si no por la semilla que
estamos plantando con las inversiones y la formación y con
el vínculo que establecemos, de manera muy práctica,
entre migración y desarrollo”, afirmó Mahmoud
Naderi.

El programa también formará a las familias de
migrantes sobre presupuestos familiares para que hagan un uso
más eficiente de las remesas.

Además, la OIM formará a al menos 2.000 familias
en determinadas comunidades sobre la realidad de la
migración laboral, la trata de personas y el VIH/Sida,
mediante asesores del Centro de Información para Migrantes
Laborales que dirige la OIM en Dushanbe. La Organización
trabajará también para desarrollar la capacidad de
los centros de recursos comunitarios en cuestiones de
migración laboral, en la colaboración con las
familias de migrantes y sobre cómo movilizarlas para que
inviertan sus remesas en el desarrollo de las comunidades. Esto
dará lugar a una fuente sostenible de conocimientos que
puede contribuir a mejorar la textura socioeconómica de las
comunidades rurales, una vez finalizado el programa.

Si desea más información, póngase en
contacto con:

Mahmoud Naderi

OIM de Dushanbe

Tel +99 23 72 21 03 02

Email: "mailto:Mnaderi@iom.tajnet.com">Mnaderi@iom.tajnet.com

© IOM 2006