Según la OIM las muertes de migrantes en la zona oeste del Mediterráneo este año duplican a las registradas en 2017

Posted: 
10/26/18
Themes: 
Migration Research, Missing Migrants

Berlín – El equipo del Proyecto Migrantes Desaparecidos (MMP por su sigla en inglés) de la OIM, que tiene su centro de tareas en el Centro de Análisis de Datos de la OIM sobre la Migración Mundial (GMDAC por su sigla en inglés) en Berlín, ha confirmado que dos botes con migrantes se han perdido en el Mar de Alborán a finales de agosto y principios de septiembre y que por lo menos 113 personas han fallecido. Desde que el año se inició, se estima que 547 personas han perdido la vida en esas aguas, más del doble de las 224 muertes documentadas en la totalidad del año 2017.

 

El 30 de agosto, un bote que transportaba a 52 migrantes, entre ellos seis mujeres (una de las cuales estaba en estado de gravidez) desapareció, de acuerdo con informaciones de la ONG Alarm Phone. El mencionado bote partió el 29 de agosto de Nador en Marruecos y tanto las autoridades españolas como las argelinas estuvieron involucradas en una infructuosa búsqueda del bote perdido.

Días más tarde, el 3 de septiembre, otro bote con 61 migrantes a bordo se perdió en el Mar de Alborán tras partir de la España continental. Los cuerpos de 13 personas fueron hallados en las playas de Marruecos y de Argelia en los días posteriores.

“Lo que nos preocupa es que hemos visto un aumento consistente en la cifra de muertes de migrantes registradas en la zona oeste año tras año desde que la OIM comenzó con el registro,” sostuvo el Director del Centro de Análisis de Datos de la OIM Frank Laczko. “Estas cifras sin embargo dan cuenta de tan sólo una parte de la tragedia que se está dando en el Mediterráneo. Por cada persona perdida en el mar, hay por detrás una gran cantidad de familias que se preguntan si sus seres queridos están con vida o no”.

Las familias de las 113 personas que desaparecieron en estos dos naufragios se ven forzadas a permanecer en el limbo, sin saber a ciencia cierta cuál ha sido el destino de sus familiares. No tendrán lugar alguno en el cual llorarlos ni donde depositar sus restos para que descansen.

Desgraciadamente las muertes en las aguas entre el norte de África y España no son un fenómeno nuevo. La Asociación de Derechos Humanos de Andalucía ha documentado las muertes de más de 6.000 personas en esta ruta desde el año 1997.

Laczko destacó que “El aumento en las muertes registradas en el año 2018 está relacionado con el aumento en los cruces marítimos que se intentan desde el norte de África hacia España, en comparación con los pasados cinco años, y también con el número de fallecimientos ocurridos en cada naufragio”. De las 547 muertes y desapariciones registradas hasta ahora en 2018, más de la mitad (289) ocurrieron en siete naufragios en los cuales más de 20 personas perdieron la vida o desaparecieron en alta mar. Entre 2014 y 2017, dos o menos de tales incidentes fueron registrados cada año.

Hay también fuertes indicadores de que muchos migrantes se han perdido sin dejar huella alguna en la zona oeste del Mediterráneo este año. Restos de más de 60 personas que no están asociados a ningún naufragio del que se tenga noticia han sido encontrados en playas de España, Marruecos, y Argelia en 2018.

Asimismo, organizaciones no gubernamentales que operan en España y en Marruecos han recibido numerosos mensajes de familiares que daban cuenta de seres queridos que se habían perdido en el Mar de Alborán en naufragios que no han podido ser confirmados.

El Proyecto Migrantes Desaparecidos de la OIM recopila datos sobre muertes de migrantes de varias Fuentes, incluyendo las guardias costeras, organizaciones no gubernamentales y de la sociedad civil, así como también informes periodísticos. Sin embargo, los informes en relación a las muertes de migrantes están dispersos y son incompletos, y no existen datos integrales sobre muertes en zonas fronterizas emitidos por las autoridades españolas o marroquíes.

En general, los datos del Proyecto Migrantes Desaparecidos de la OIM, en relación a muertes y desapariciones de migrantes se comprenden de mejor manera si son estimaciones mínimas: el verdadero número de muertes durante la migración posiblemente sea muy superior. Esta falta de información refuerza la marginalidad y la invisibilidad de las muertes de migrantes y conduce a un entorno en el cual las muertes parecieran ser toleradas como un riesgo asumido que la migración irregular conlleva

 

Mustafa T. era un marroquí cuyo cuerpo fue recuperado en las aguas cercanas a Ceuta el 13 de septiembre de este año. Poco se conoce sobre él aparte de su nombre, su nacionalidad y su fecha de nacimiento: su familia en Marruecos no pudo ser localizada antes de su entierro en el cementerio de Sidi Embarek en Ceuta, pocos días después de haber sido encontrado.

 

La mayor parte de quienes perecen en la ruta oeste del Mediterráneo nunca llegan a ser identificados: muchos de los que se reportan como desaparecidos nunca son hallados, y rastrear a las familias de los migrantes que han perecido puede resultar extremadamente complicado. El equipo del Proyecto Migrantes Desaparecidos de la OIM solamente ha tenido acceso a información relacionada con los nombres de tan solo 17 de los 547 migrantes que perdieron la vida en la ruta oeste del Mediterráneo este año.

Para los últimos datos sobre muertes de migrantes en cruces por la ruta oeste del Mar Mediterráneo visite el sitio web del Proyecto Migrantes Desaparecidos aquí. Se pueden descargar datos no editados en  missingmigrants.iom.int/downloads.

Para mayor información por favor contactar a Julia Black, en el GMDAC de la OIM, Tel: +49 30 278 778 27, Email: jblack@iom.int