Tres años después, la comunidad de Kilip continúa progresando gracias al apoyo de la OIM, USAID y la Comisión Europea

Posted: 
08/06/19
Themes: 
Migration and Climate Change, Migration and Environment

Port Moresby – Una delegación del Gobierno de los Estados Unidos de América visitó la comunidad Kilip durante el fin de semana (03/08), deseosa por ver el proyecto de suministro sostenible de agua y agricultura resistente al clima instalado aquí en 2016 en respuesta a la sequía ocasionada por el fenómeno El Niño.  

Como parte del proyecto, la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) realizó 17 pozos, dando acceso a agua potable y segura a más de 65.000 personas a lo largo de tres provincias, específicamente Jiwaka, Enga y Chimbu.

Con el apoyo financiero en conjunto de USAID y la Comisión Europea, el proyecto de la OIM Mejorar la agricultura resistente al clima y el suministro de agua en comunidades afectadas por la sequía en Papúa Nueva Guinea apuntaba a los pueblos más afectados de las tres provincias.

La OIM también realizó clases participativas sobre salud e higiene a unos 15.777 beneficiarios en las comunidades más afectadas por la sequía. El proyecto también incluyó capacitación para encargados de bombas para los 30 miembros de las comunidades elegidos en las áreas seleccionadas. Allí la OIM brindó a los beneficiarios habilidades prácticas, herramientas y equipos de protección necesarios para realizar el mantenimiento de 17 pozos, lo que ayudará a garantizar el mantenimiento y la sostenibilidad.  

Estas capacitaciones para encargados de bombas fueron complementadas con concientización del comité del uso de agua. Dicha concientización se llevó a cabo con 150 defensores comunitarios seleccionados para garantizar la propiedad local y la equidad del acceso a los sitios de agua.

Tres años más tarde, las personas de Kilip y comunidades vecinas continúan experimentando los beneficios de este proyecto.

Durante la visita de la delegación del Gobierno de EE.UU., los miembros de las comunidades resaltaron varios beneficios que surgen del proyecto, incluyendo la mejorada seguridad de los alimentos, el acceso a agua potable y segura y la disminución de los brotes de enfermedades. “Antes, nuestros hijos se enfermaban mucho.  Ya no vamos regularmente a las clínicas como lo hacíamos antes de que ustedes [OIM] vinieran a la comunidad Kilip. La educación que la OIM nos dio y el pozo que perforaron aquí benefician a más de 5.000 personas en Kilip. Somos una comunidad saludable”, dijo uno de los beneficiarios.

La OIM también implementó una intervención de agricultura sostenible mediante capacitación técnica a 100 agricultores experimentados lo que refleja la comprensión y el desarrollo de las prácticas agrícolas locales e indígenas. La capacitación se centró en fomentar la resistencia de la comunidad mientras se alentaba el uso de variedades de cultivos y vegetales localmente desarrolladas.

Al mejorar la resistencia de las comunidades locales y al incrementar la capacidad de los agricultores locales para las prácticas agrícolas sostenibles, contribuimos con los impactos de larga duración. Los beneficiarios de los cultivos de arroz (capacitación, herramientas y distribución de semillas) ya realizan tres cosechas por año e informan una mejora en la seguridad de los alimentos y un sustento resiliente.

Los productores de arroz se enorgullecieron de las 20 toneladas de arroz cosechadas en sus campos y notaron que, aunque su capacidad de cosechar arroz aumenta, su habilidad para procesarlo es limitada. Es por eso que solicitaron apoyo para poder contar con capacidad adicional de molienda.

Para mayor información por favor contactar a OIM Port Moresby: Lance Bonneau, Tel: +675 3213655, Email: lbonneau@iom.int o Peter Murorera, Email: pmurorera@iom.int  

  • El Jefe de Misión de OIM, los representantes de USAID y los miembros de la comunidad Kilip posan para una foto en el punto de agua financiado por la OIM. Foto: OIM/Tomoko Sato