Declaraciones y discursos del Director General
16 Dic 2021

Declaración del Director General de la OIM António Vitorino en el Día Internacional del Migrante: “Aprovechar el potencial de la movilidad humana”

Este año, la conmemoración del Día Internacional del Migrante tiene lugar casi exactamente 70 años después de la Conferencia de Bruselas que dio lugar a la creación de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM).

A lo largo de estas siete décadas, la OIM ha prestado asistencia a millones de migrantes en todo el mundo y ha trabajado incansablemente con sus Estados Miembros para que la migración se gestione de forma segura, ordenada y digna.

La evolución de la Organización ha ido al mismo ritmo que el de la movilidad humana.

Más allá de las imágenes de fronteras cerradas, familias separadas e inestabilidad económica, la pandemia mundial, que ya perdura dos años, ha generado una nueva ola de rechazo hacia los migrantes, y la creciente instrumentalización de los migrantes con fines políticos internos.

Ambos hechos son inaceptables.

También lo es la relativa impunidad con la que actúan los traficantes de personas inescrupulosos a lo largo de las rutas migratorias de todo el mundo. En este contexto, cabe respetar el estado de derecho y tomar medidas contra quienes explotan a los más vulnerables.

La respuesta frente a la COVID-19 ha dejado firmemente patente la importancia de la función de los trabajadores migrantes para que todos estemos a salvo.

La repercusión económica positiva de su trabajo en los países en los que residen y los 540.000 millones de dólares EE.UU. en remesas enviados el año pasado a comunidades de países de ingreso bajo y mediano son prueba de su diligencia, espíritu empresarial y la comunidad de la que nos beneficiamos todos.

Sin embargo, para aprovechar verdaderamente el pleno potencial de la movilidad humana, deben ocurrir dos cosas.

Los gobiernos deben pasar de las palabras a la acción e incluir a los migrantes, independientemente de su situación jurídica, en sus planes de recuperación social y económica.

Y la OIM debe renovar su compromiso de establecer y reforzar las vías legales para la migración que permitan proteger tanto la soberanía nacional como los derechos humanos de las personas en movimiento.

A fin de adoptar un enfoque integral es preciso dejar de lado las posturas defensivas que, con demasiada frecuencia, victimizan a las personas a lo largo de sus travesías migratorias.

Ello exige esfuerzos y compromisos inmediatos y colectivos para instaurar políticas que maximicen el potencial de la migración para todos, garantizando al mismo tiempo la protección de los derechos humanos fundamentales de los migrantes.

El Foro de Examen de la Migración Internacional, que se celebrará en mayo, ofrecerá la oportunidad de examinar los avances realizados en la aplicación del Pacto Mundial para la Migración Segura, Ordenada y Regular, que no solo es un marco para abordar los retos relacionados con la migración, sino que además refuerza la contribución de los migrantes y la migración al desarrollo humano.

Juntos podemos materializar el pleno potencial de la movilidad humana.