Un futuro sin malaria: Migrantes saludables en comunidades libres de malaria

Date Publish: 
Viernes, Abril 25, 2014 - 07:27
Region-Country: 
Suiza
Europe es
La Malaria no conoce fronteras

Ginebra – 25 de abril de 2014 – En 2012, en el mundo se registraron alrededor de 207 millones de casos de malaria y unas 627.000 personas perdieron la vida a causa de la enfermedad.[1] En países endémicos, entre los que se encuentran algunas de las naciones más pobres del mundo, la carga que pesa sobre las comunidades y familias debido a la malaria contribuye en forma considerable al ciclo de la pobreza.

El tema del Día Mundial de la Malaria, Invertir en el futuro: Derrotar la malaria, trata del impacto de la enfermedad en las personas y sociedades y analiza las implicaciones mayores de la malaria en la Agenda de Desarrollo post-2015.

Los migrantes y sus familias constituyen uno de los grupos marginados con un mayor riesgo de contraer la enfermedad.  El aumento de la movilidad humana –en la actualidad, más de mil millones de personas son migrantes internos o transfronterizos– también expone a los migrantes, incluso a aquellos que han sido obligados a desplazarse, a un riesgo mayor en comparación con las poblaciones no móviles.  Su movilización entre áreas endémicas y no endémicas de malaria acrecienta su exposición a la enfermedad.

Muchas veces considerados como “ocultos o difíciles de alcanzar”, con frecuencia los migrantes también enfrentan dificultades complejas en la continuidad de acceso a atención esencial de la salud y control de la malaria en los países de origen, tránsito y destino, así como al volver a su país de origen.

La OIM trabaja con los gobiernos, la Organización Mundial de la Salud (OMS) y socios humanitarios para lograr la cobertura universal de la salud para todos los migrantes, en línea con la Resolución sobre la Salud de los Migrantes de la Asamblea Mundial de la Salud 2008, en donde se exhorta a los Estados Miembros y socios de la OMS a promover políticas y prácticas de salud que tomen en consideración a los migrantes.

Sin duda, se han hecho progresos en la lucha contra la malaria.  No obstante, para desarrollar políticas más inclusivas es preciso intensificar el diálogo multisectorial dentro y entre los países, así como la coordinación y el intercambio de mejores prácticas entre muchos sectores, tales como salud, inmigración, trabajo, servicios sociales, transporte, medio ambiente y los sectores privado y público.

Las iniciativas y programas más extensos de control de la malaria en sectores relacionados y no relacionados con la salud son de importancia fundamental para lograr la erradicación de la malaria, en particular en países con un número considerable de migrantes, ya sea que se hayan establecido o que estén en movimiento.

Los migrantes, en especial los indocumentados o los que entran en los países utilizando rutas irregulares, o aquellos que se han visto obligados a desplazarse debido a desastres naturales o conflictos, a menudo quedan fuera de las estrategias de control y planes de acción tradicionales, lo que da lugar a infecciones no detectadas o no tratadas por haber sido descubiertas demasiado tarde.

Por lo tanto, es crucial facilitar la prevención y tratamiento de la malaria a los migrantes y sus comunidades anfitrionas, independientemente del origen y la situación migratoria legal de las personas, con el objeto de evitar la reintroducción de la enfermedad a través de casos importados.

“La OIM desea un futuro libre de malaria.  Seguiremos abogando por el derecho de los migrantes a la salud, lo que incluye la prevención, diagnóstico temprano y atención de la malaria.  Los migrantes saludables que viven en entornos libres de malaria pueden integrarse mejor en sus comunidades anfitrionas, contribuir positivamente al desarrollo social y económico de sus comunidades anfitrionas y de origen, y reducir posibles problemas de salud pública”, declaró el Director General de la OIM, Embajador William Lacy Swing.

En estrecha colaboración con gobiernos y socios, en particular en Asia y África, la OIM implementa diferentes programas de control y eliminación de la malaria que toman en cuenta a los migrantes.

En Tailandia, los programas incluyen el mapeo de las comunidades y la distribución de mosquiteros tratados con insecticidas de larga duración, al igual que la concienciación y la creación de redes de migrantes para promover el intercambio de información en las comunidades de origen, tránsito y destino.

En el Estado de Mon en Myanmar, los programas amplían el alcance del control de la malaria y las estrategias de contención del gobierno.  Entre las actividades comunitarias de control de la malaria que toman en cuenta a los migrantes están: el mapeo de comunidades, equipos móviles con servicios comunitarios de pruebas de diagnóstico rápido, concienciación dirigida, mosquiteros tratados con insecticidas de larga duración y distribución de repelentes de insectos.

Además, hay campañas dirigidas a los migrantes en zonas urbanas de la subregión del Gran Mekong para hacer conciencia sobre los períodos de incubación de la malaria y para promover la realización de pruebas de malaria a más tardar dos semanas después de visitar áreas forestales.

En el sur de África, los desafíos que representa la migración para la erradicación de la malaria son ampliamente reconocidos por los gobiernos.  Además del desarrollo de alianzas multisectoriales de cooperación, es prioritario velar por la operatividad de las alianzas existentes.

La OIM apoya la cooperación transfronteriza en la Comunidad de Desarrollo de África Meridional (SADC por sus siglas en inglés) y la eliminación de la malaria en los países E-8.

A principios de este mes, la OIM participó en una campaña regional transfronteriza de 17 días, titulada Racing Against Malaria (RAM 2), para reducir y eliminar la transmisión de la malaria en comunidades fronterizas específicas de la SADC.

Para obtener más información, por favor ponerse en contacto con

Nenette Motus
en la Sede Central de la OIM
Email: nmotus@iom.int
Tel: +41.22.717.93.55


[1] OMS, Centro de Prensa,  Paludismo Nota descriptiva N°94.  Marzo de 2013. http://www.who.int/mediacentre/factsheets/fs094/es/