World Trafficking Day

La OIM trabaja para luchar contra la trata de personas desde mediados de los años noventa. Sus principales objetivos son prevenir la trata de personas y proteger a las víctimas, tanto en contextos normales como de crisis, a la vez que les ofrece apoyo en su proceso de recuperación, en particular a través de la (re)integración segura y sostenible, y la asistencia para el retorno a sus países de origen o, en determinadas circunstancias, a través del reasentamiento en terceros países.

 A escala mundial, la OIM ha brindado asistencia a más de 85.000 víctimas de la trata; en 2015, una de cada siete víctimas de la trata identificadas en todo el mundo recibió protección especializada y servicios de asistencia de la OIM. A fin de garantizar la libertad de las víctimas de la trata y velar por que tengan la oportunidad de iniciar una nueva vida, la asistencia de la OIM comprende el alojamiento seguro, el apoyo médico y psicosocial, y la ayuda para el retorno voluntario asistido y la reintegración.

 La OIM trabaja con los gobiernos, el sector privado, las organizaciones de la sociedad civil, y otras organizaciones de las Naciones Unidas para proteger a las víctimas de la trata y de otras formas de explotación y abusos conexas; prevenir tales abusos; y apoyar la elaboración y la implementación de políticas para la prevención y el enjuiciamiento de estos delitos y la protección de las víctimas. El enfoque de la OIM se basa en: el respeto de los derechos humanos; el apoyo para el bienestar físico, mental y social de las víctimas y sus comunidades; y la sostenibilidad a través del fortalecimiento de la capacidad y la facilitación de soluciones duraderas para todos los beneficiarios.