News
Global

La OIM aumenta su respuesta sanitaria mientras la segunda ola de COVID-19 azota a Cox’s Bazar

Para el mejoramiento del diagnóstico precoz y los controles, la OIM ha inaugurado seis sitios de vigilancia centinela para recoger muestras de COVID-19. Foto: OIM/Mashrif Abdullah Al  

Cox’s Bazar  – Mientras una segunda ola de COVID-19 está asolando el sur de Asia, incluyendo a Bangladesh, la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) se encuentra trabajando muy estrechamente con el Gobierno y la comunidad humanitaria para aumentar la provisión de una amplia gama de servicios de apoyo para los refugiados rohingyas y las comunidades de acogida. 

“Resulta imperativo fortalecer nuestra asistencia y no dejar que la situación se deteriore aún más antes de que se vuelva imposible para los servicios sanitarios existentes poder enfrentar la situación”, dijo Manuel Marques Pereira, Jefe de Misión Adjunto de la OIM en Bangladesh. 

Tras una escalada de casos de COVID-19 en mayo, las autoridades locales impusieron una cuarentena estricta en cinco campamentos de refugiados rohingyas, en los sub distritos de Teknaf y Ukhiya en Cox’s Bazar. Se están haciendo los preparativos necesarios para proceder a la vacunación de los más de 900.000 refugiados rohingyas que se encuentran viviendo en los campamentos, pero debe aún confirmarse la fecha de lanzamiento de la campaña. 

Para mejorar los controles y la detección temprana, desde principios de 2020 la OIM ha estado administrando dos centros para el tratamiento de infecciones respiratorias severas agudas dentro de los campamentos de refugiados. Tras las recomendaciones hechas por el Gobierno y los Sectores Sanitarios en el mes de mayo, la OIM con gran rapidez aumentó su capacidad de 120 camas a 173. 

Los dos centros de salud, junto a otras 10 instalaciones sanitarias, se encargan de recoger muestras de los potenciales pacientes de COVID-19 y les brindan asesoramiento en materia de prevención y tratamiento. Las muestras son transportadas para la realización de pruebas al laboratorio oficial dentro del Instituto de Epidemiología para la Investigación  y el Control de Enfermedades  (IEDCR) y los resultados suelen estar listos a las 48 horas. 

Tan solo en mayo, 2.293 muestras pudieron ser recogidas en estas instalaciones y transportadas para ser analizadas, 133 pacientes cuyas pruebas dieron positivo fueron ingresados y 73 contactos estrechos fueron puestos en cuarentena. Desde que la respuesta comenzó, a estas instalaciones ingresaron unos 900 pacientes. 

Para mejorar los controles y el diagnóstico precoz la OIM ha abierto recientemente seis sitios de vigilancia centinela para recoger muestras, en colaboración con la Organización Mundial de la Salud.  A tal fin, 15 trabajadores de la salud, incluyendo a seis oficiales médicos, siete asistentes médicos, una partera y una enfermera fueron capacitados intensivamente en las tareas de recoger muestras de COVID-19, su transporte y cuestiones de bioseguridad.  

La OIM forma parte del Equipo de Investigación y Respuesta Rápida, establecido por el Sector Sanitario para hacer un seguimiento para la identificación de los casos de COVID-19 y un seguimiento de los contactos en los campamentos. Desde que la pandemia empezó, estos equipos han estado implementando la campaña de concientización “No al ingreso sin tapabocas”, movilizando a todos los proveedores de servicios para asegurar que las medidas de prevención de la COVID-19 se respeten en los puntos humanitarios de servicios.  

Como parte de sus medidas de prevención y control de la infección la OIM opera asimismo tres instalaciones de desinfección de ambulancias para minimizar el riesgo de transmisión entre el personal y los beneficiarios. Adicionalmente, los equipos distribuyen con regularidad equipo personal de protección a las instalaciones sanitarias que cuentan con el apoyo de la OIM. 

Una instalación para el cumplimiento de la cuarentena con 93 albergues para contactos estrechos de casos de COVID-19 se ha establecido también recientemente en los campamentos. Esta instalación ofrece alimentos, chequeos de salud y derivaciones a otros servicios de apoyo, y hasta ahora ha alojado a 114 contactos que han cumplido cuarentena.  

Como parte de las actividades de comunicación de riesgos y participación comunitaria de la OIM, 350 trabajadores sanitarios de la comunidad llevan a cabo con regularidad sesiones de promoción de la salud a través de visitas a los hogares y sesiones que tienen lugar en patios. Adicionalmente, hay una oficina especial y una unidad de derivación que tienen a su cargo la tarea de transportar a los casos sospechosos y confirmados de COVID-19, a los fallecidos y a los pacientes dados de alta.  

Para aliviar aún más las preocupaciones y la angustia de los pacientes, los equipos de apoyo en materia de salud mental y psicosocial de la OIM que funcionan en las instalaciones sanitarias asisten a todos los pacientes con COVID-19 por medio de asesoramiento individual, poniendo el foco en el impacto de la pandemia, en el bienestar psicosocial y en las estrategias de adaptación.  

El apoyo especial de la respuesta de la OIM ante la COVID-19 en Cox’s Bazar es brindado por la Dirección General de Protección Civil y Operaciones de Ayuda Humanitaria Europeas  (ECHO), la Oficina de Población, Refugiados y Migración (PRM) del Departamento de Estado de los Estados Unidos, el Departamento de Asuntos Exteriores y Comercio de Australia (DFAT), el Ministerio de Relaciones Exteriores del  Commonwealth y Desarrollo (FCDO), y el Banco Mundial. 

Para más información por favor contactar con Mónica Chiriac, Tel: +880 1880 094 048, Correo electrónico: mchiriac@iom.int, o Tarek Mahmud, Tel: + 880 1752 380 240, Correo electrónico: tmahmud@iom.int, en la OIM Bangladesh en Cox’s Bazar.