El reasentamiento es una herramienta de protección internacional que intenta paliar las necesidades específicas de refugiados y otras personas vulnerables que necesitan protección. El reasentamiento es también una solución duradera para los refugiados y una demostración de solidaridad internacional y de responsabilidad compartida con los países que albergan grandes cantidades de refugiados. Brinda la oportunidad de comenzar una nueva vida a muchas personas que de lo contrario no tendrían la chance de contar con un hogar o un país al cual podrían considerar como propios. 

La OIM trabaja muy de cerca con los gobiernos, el ACNUR, ONG y otros asociados, tales como las aerolíneas y otras autoridades aeroportuarias, para permitir el reasentamiento. Tan solo en la última década, la OIM ha organizado movimientos de reasentamiento de más de 1.19 millones de refugiados y de otras personas vulnerables a las que es preciso proteger desde 166 lugares en todo el mundo.  

Cada año en promedio la OIM brinda su apoyo a más de 30 Estados en lo relativo a llevar adelante el reasentamiento, las admisiones humanitarias y la reubicación para más de 100.000 refugiados y otras personas vulnerables. En 2019 una cantidad significativa de operaciones tuvieron lugar en Afganistán, Egipto, Etiopía, Iraq, Jordania, Kenya, el Líbano, Turquía, Uganda, República Unida de Tanzania y Ucrania. Los tres principales países de reasentamiento han sido los Estados Unidos de Norteamérica, Canadá y Australia.  

El reasentamiento seguro y digno de los refugiados y de otros reingresantes requiere de un enfoque integral, humano, y orientado a la protección – un enfoque que reconozca la interdependencia entre los viajes, la salud y la integración como componentes integrales del proceso de reasentamiento. Ciertos elementos esenciales del apoyo de la OIM en el ámbito del reasentamiento benefician tanto a los beneficiarios como a los Estados que se comprometen a recibirlos. La OIM cree que esto es válido con independencia del tipo de programa, el país de destino o el perfil de los migrantes y refugiados que son asistidos.  

Para preparar a los refugiados para el reasentamiento y preparar a los Estados para recibirlos, la OIM trabaja muy de cerca con los gobiernos en el diseño y la implementación de sus programas de reasentamiento. Con anterioridad a la partida, lo antes posible, es crucial que los refugiados comiencen a recibir información precisa y oportuna acerca de su nuevo hogar,  y por extensión que las comunidades receptoras y de acogida estén suficientemente preparadas para asegurar que todo esté listo para que su viaje sea seguro y para que la integración sea significativa.  

Otros programas tales como las vías complementarias aumentan la gama de medios legales y seguros para lograr una solución en un tercer país para quienes necesiten recibir protección internacional. Adicionalmente, en el contexto europeo los Estados pueden apoyarse los unos a los otros para poder manejar mejor la presión sobre sus sistemas de asilo mediante la reubicación de las personas que necesitan protección internacional.

El rol de la OIM en el espectro del reasentamiento 

A lo largo del espectro de reasentamiento que va desde la identificación a la integración, la OIM provee apoyo de reasentamiento que a grandes rasgos se condensa en cinco áreas principales:   

Facilitación de las misiones de selección y del procesamiento de visas 

La OIM puede proveer apoyo logístico a las autoridades de los estados a cargo del reasentamiento, facilitando de tal modo sus misiones de selección y también el procesamiento de visas y de los procedimientos de documentos de viajes en los países en los cuales los refugiados van a reasentarse.  

Provisión de actividades relacionadas con la salud antes de la partida 

Las actividades vinculadas a la salud antes de la partida y la asistencia sanitaria durante el viaje aseguran que las necesidades de salud de los refugiados sean abordadas antes de la partida, que estén aptos para viajar, y que se puedan hacer los arreglos necesarios para su recepción y la garantizar la continuidad de los cuidados cuando fuera necesario.  

Realización de sesiones de orientación previas a la partida 

Las sesiones de orientación previas a la partida son fundamentales para abordar los aspectos de integración y deben brindarse preferentemente en las etapas iniciales de un viaje de reintegración de un refugiado. Tienen por objetivo ayudar a que los refugiados desarrollen capacidades prácticas y actitudes que contribuyan a su rápida integración en la comunidad de acogida. 

Provisión de apoyo para la integración tras la llegada  

La OIM puede también proveer a los refugiados reasentados apoyo de reintegración tras su llegada. Hay una amplia gama de posibles actividades de apoyo que tienen como objetivo facilitar la integración inicial de los refugiados reasentados y empoderarlos para que naveguen mejor en la nueva sociedad en la que vivirán. Entre los ejemplos pueden mencionarse las sesiones de orientación posteriores a la llegada, la provisión de apoyo directo, o la facilitación de una participación mejorada en la comunidad de acogida.  

Implementación de la gestión del traslado y operaciones de viaje 

A fin de asistir a los refugiados que necesitan ser reasentados, la OIM brinda asistencia integral para el traslado la cual incluye transporte dentro y fuera del país. Si bien la mayor parte de los refugiados viajan usando servicios aéreos comerciales programados, ciertas operaciones requieren de acuerdos especiales y el uso de vuelos chárter. Dependiendo de la complejidad de la ruta y de las necesidades de los refugiados, pueden llegar a necesitarse acompañantes operativos y/o médicos que apoyen a los beneficiarios durante sus viajes. Los movimientos para el traslado de la OIM, que siempre están muy bien estudiados, la profesionalidad del personal y las alianzas que crea ayudan a garantizar viajes confiables y seguros, con independencia de cuáles sean los lugares de partida y de destino.  

Vías Complementarias 

Las vías complementarias son caminos seguros y regulados que complementan el reasentamiento de los refugiados y por las cuales ellos pueden ser admitidos en un país logrando que sus necesidades de contar con protección internacional sean cubiertas mientras tienen la capacidad de brindarse apoyo a sí mismos para potencialmente alcanzar una solución sustentable y duradera.  

Las vías complementarias para la admisión pueden incluir una o una combinación de las siguientes:   

  • El patrocinio privado de base comunitaria permite que las personas, grupos de personas u organizaciones se unan para proveer apoyo financiero, emocional, y práctico para la recepción e integración de los refugiados admitidos en terceros países.   
  • Las becas académicas incluyen becas privadas, comunitarias o de base institucional, programas de pasantías y de formación.  
  • La reunificación familiar defiende el derecho humano a reunirse con su familia. Para facilitar el logro de este derecho fundamental, se espera que los Estados provean las vías legales para que los refugiados y los migrantes se reúnan con los miembros de su familia nuclear, en donde sean factibles la protección efectiva, las soluciones a largo plazo y el apoyo familiar.  
  • Los programas de movilidad laboral son caminos seguros y regulados para el ingreso o la estadía en otro país a los fines de trabajar, con el derecho de contar con una residencia temporaria o permanente.  
  • Los programas de admisión humanitaria son un camino que brindan a las personas con necesidad de recibir protección internacional la protección efectiva en un tercer país y que son generalmente implementados por un período definido de tiempo, usando procesos veloces y/o simplificados similares al reasentamiento.  
  • Las visas humanitarias pueden ser usadas para admitir a personas que necesitan protección internacional en un tercer país en el que consiguientemente accederán a la oportunidad de solicitar asilo, incluyendo el camino de los procedimientos abreviados.  
La Iniciativa de Reasentamiento y Vías Complementarias Disponibles (CRISP) 

La Iniciativa de Reasentamiento y Vías Complementarias Sostenibles (CRISP) es una iniciativa liderada por el ACNUR y la OIM que tiene como objetivo brindar apoyo a los Estados y a los actores claves a fin de establecer, expandir o renovar programas de reasentamiento y avanzar en el ámbito de las vías complementarias de admisión. La Iniciativa CRISP provee fortalecimiento institucional focalizado en sociedad con diversos actores, incluyendo los Estados que la impulsan, para el logro de programas de calidad, sostenibles y expansibles. La Iniciativa CRISP es también una forma tangible de que los Estados apoyen la expansión de soluciones de terceros países y hagan compromisos y contribuciones concretas en pos de los objetivos del Pacto Mundial sobre los Refugiados.  

La Iniciativa CRISP parte de y se basa en lecciones de experiencias e iniciativas pasadas, tales como el Mecanismo Conjunto de Apoyo a los Países de Reasentamiento Emergente (ERCM), implementado entre 2016 y 2019. El ERCM fue un mecanismo conjunto entre la OIM y el ACNUR establecido en ocasión de la Cumbre sobre Refugiados de los Líderes de 2016 con el objetivo de expandir la base de reasentamiento. El mecanismo de apoyo fue establecido para proveer a los países “emergentes” el apoyo técnico y financiero que asegure que se hayan implementado políticas y buenas prácticas a lo largo del espectro de reasentamiento.  

Reubicación en el Contexto Europeo 

En el contexto europeo, la reubicación consiste en la transferencia de personas que procuran protección internacional desde un Estado Miembro de la UE a otro Estado Miembro de la UE o Estado Asociado en el que la solicitud de asilo será examinada después que la reubicación haya tenido lugar. La reubicación es una expresión de solidaridad y de responsabilidad compartida, en particular con aquellos países que se encuentran en las fronteras externas de la UE que son los más afectados por los rápidos aumentos de las llegadas de personas que buscan protección internacional.  

La OIM brindó asistencia previa a la partida y para el traslado a más de 35.500 personas que necesitaban protección internacional reubicadas desde Italia y Grecia a 25 Estados Miembros y Asociados de la UE, por medio de un programa de reubicación de emergencia que abarca a toda la UE, y que fue lanzado en septiembre de 2015 y concluyó a principios de 2018. Tras la finalización del programa de la UE, algunos Estados Miembros y Asociados de la UE han seguido haciendo contribuciones en pos de una solidaridad mejorada en el contexto europeo por medio de la reubicación de solicitantes de protección internacional. 

La OIM sigue extendiendo su apoyo a esos estados y facilita los aspectos de la gestión antes de la partida o el traslado, para la reubicación de los beneficiarios. En tal sentido, desde 2018 la Organización ha facilitado las reubicaciones desde Grecia, Italia, Malta, Francia y España. Creemos que las experiencias del programa de reubicación de emergencia, que incluye a toda la UE, y las lecciones aprendidas en cuanto a apoyar a los Estados Miembros en iniciativas ad hoc podrán servir de guía para el establecimiento de un mecanismo de solidaridad en el futuro.