La Oficina del Inspector General (OIG) abarca las funciones de Auditoría, Monitoreo y Evaluación, así como el desarrollo de Investigaciones e Inspección. Al fusionar las diferentes funciones en la OIG, se crea una sinergia de mayor efectividad respecto de las funciones de supervisión dentro de la Organización. La autonomía en la realización de las tareas es un aspecto clave del trabajo de la OIG.

Respecto de su función, la Auditoría Interna tiene como propósito brindar un marco de seguridad objetiva e independiente y proveer servicios de consultoría diseñados especialmente para agregar valor y mejorar las operaciones de la Organización. Ayuda a que la Organización pueda cumplir con sus objetivos y pueda mantener un marco de control interno sólido por medio de un enfoque sistemático y disciplinado para evaluar y mejorar la efectividad de los procesos de gestión de riesgos, control y gestión integral.

La OIM está comprometida con la publicación de los resultados de sus auditorías internas a fin de lograr una mayor transparencia y una mejor rendición de cuentas junto a la ONU y a otras agencias internacionales, habiendo comenzado en 2018 con la publicación de los informes de Resúmenes Ejecutivos de Auditorías Internas difundidos desde 2017 en adelante.

Los Resúmenes Ejecutivos de Auditorías Internas están disponibles aquí.

La Evaluación es una herramienta de gestión importante. Es una parte integral de las funciones centrales de la OIM. Es esencial poner en un primer plano los resultados de la evaluación en el contexto del trabajo de la OIM. La evaluación está ahora bien establecida en el seno de la OIM y cada vez se le pone mayor énfasis. El Inspector General informa directamente al Director General, quien respalda las conclusiones y recomendaciones de las evaluaciones llevadas a cabo por la OIG.

La Función de Investigación brinda su apoyo a la OIG llevando adelante investigaciones e inspecciones de carácter administrativo.

Como parte de las tareas a su cargo, a la OIG se le requiere que “…las acusaciones de irregularidades (fraude, uso indebido, abuso de autoridad y otras conductas inadecuadas) sean evaluadas y, si hubiera garantías suficientes, investigadas". La función de investigación concede al Inspector General la capacidad necesaria para poder cumplir con la responsabilidad a su cargo.

Adicionalmente y de conformidad con el Acta Constitutiva de la OIG, a la función de investigación le corresponde llevar a cabo investigaciones de conformidad con los patrones establecidos por los Principios y Directrices Uniformes para las Investigaciones de la Conferencia de Investigadores

Internacionales. De acuerdo con ello, las investigaciones administrativas de la OIM deben adherir a los principios de “…objetividad, imparcialidad y justicia…”

El propósito fundamental de la función de investigación, similar al de la función de evaluación y auditoría interna, es apoyar al Inspector General y a la OIG para que puedan brindar a la OIM “garantías de independencia y objetividad, revisiones sistemáticas y asesoramientos que agreguen valor y mejoren el diseño de programas y proyectos, su cumplimiento y las respectivas operaciones” y, por medio de investigaciones e inspecciones administrativas, permitir que el Inspector General garantice un “mecanismo interno de supervisión consolidado”.