A finales de 2019 la cantidad total de personas internamente desplazadas por conflictos, violencia y desastres alcanzó una cifra record: 50 millones. Más de 33 millones de esas personas lo habían sido recientemente, en el transcurso del año.  

El 17 de abril de 1998, la Comisión de Derechos Humanos adoptó las Directrices sobre Desplazamiento Interno. Siguen siendo los patrones más ampliamente reconocidos para prevenir, responder a y resolver la cuestión del desplazamiento interno. El volumen sin precedentes y la duración del desplazamiento interno en la actualidad nos recuerda que es necesario trabajar aún mucho más.  

El Plan de Acción GP20, lanzado en ocasión del 20° aniversario de las Directrices sobre Desplazamiento Interno en 2018, urge a la comunidad internacional y humanitaria para que haga más a fin de prevenir las condiciones que llevan al desplazamiento y también para avanzar en el ámbito de la protección y en cuanto a encontrar soluciones para las personas internamente desplazadas (IDPs)  

Es una oportunidad en curso para empoderar y amplificar las voces de las personas desplazadas internamente, involucrar a las comunidades desplazadas en las respuestas y soluciones que las afectan, fortalecer las alianzas y las respuestas operativas y promover una agenda política más sólida sobre desplazamiento interno.