Migración y Salud

MIGRANTES SALUDABLES EN COMUNIDADES SALUDABLES

A través de su División de Migración y Salud, la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), en su calidad de Organismo de las Naciones Unidas para la Migración, organiza y promueve programas de atención de salud exhaustivos, preventivos y curativos que han de ser beneficiosos, accesibles y equitativos para migrantes y poblaciones móviles. Al colmar las necesidades tanto de los migrantes como de los Estados Miembros de la OIM, la División de Migración y Salud, en estrecha colaboración con sus asociados, contribuye al bienestar físico, mental y social de los migrantes, y les permite, tanto a ellos como a las comunidades de acogida, alcanzar un desarrollo socioeconómico.

Hoy en día, la migración es un fenómeno mundial, con casi 244 millones de migrantes internacionales (DAES, 2014) y unos 740 millones de migrantes internos en situación de desplazamiento (OIM, 2015), por lo que se debe reconocer como un factor social determinante de la salud. La movilidad no sólo repercute en la vulnerabilidad física de la persona, sino también en su bienestar mental y social. Los migrantes y poblaciones móviles se enfrentan a diversos obstáculos a la hora de acceder a los servicios de atención de salud esenciales debido a una serie de factores, entre ellos: su condición de migrantes irregulares, las barreras lingüísticas, la carencia de políticas sanitarias que tengan debidamente en cuenta a los migrantes, y la inaccesibilidad a servicios. Dichas disparidades, que tienen una incidencia en el bienestar de los migrantes y las comunidades de acogida, socavan la consecución de los objetivos globales de salud, tales como la prevención del VIH y la contención de la tuberculosis, el paludismo y la gripe aviar humana. La elevada tasa de morbilidad y mortalidad entre los migrantes, especialmente entre aquellos que se encuentran en situación irregular, forzada o de explotación, también son una preocupación sanitaria fundamental que se subestima y merece la atención de la comunidad internacional.

En los últimos años se han registrado notables avances en la labor de promoción de la agenda de la salud de los migrantes. En la Resolución de la Asamblea Mundial de la Salud de 2008 relativa a la salud de los migrantes, se exhorta a los gobiernos a promover la salud de los migrantes a través de políticas y programas. Ateniéndose a esta Resolución, la Organización Internacional para las Migraciones, la Organización Mundial de la Salud y el Gobierno de España organizaron en marzo de 2010 una Consulta Mundial sobre la Salud de los Migrantes. En dicha Consulta se definieron cuatro esferas prioritarias que reflejan el enfoque global de la OIM respecto de la migración y la salud.      


 

La OIM trabaja en colaboración con múltiples interlocutores, de los que también recibe orientación, en las esferas de la migración y la salud a escala internacional. A nivel nacional, la OIM trabaja estrechamente con los ministerios gubernamentales competentes, especialmente los ministerios de salud e inmigración, así como con las organizaciones no gubernamentales y las entidades del sector privado, como las agencias de empleo. A nivel regional y mundial, los principales asociados incluyen organismos competentes de las Naciones Unidas (especialmente la OMS, el ONUSIDA y la OIT) y asociados de la sociedad civil (entre ellos, asociaciones de migrantes y del mundo académico).

Presencia de la División de Migración y Salud en el mundo: